Un recurso natural

Autofagia: regenerando el cuerpo desde el interior

Dra. Isabel Belaustegui

Cuentas con un entramado celular de limpieza y reciclaje diseñado para velar por tu salud. Te explicamos cómo puedes cuidarlo y activarlo si lo necesitas.

Recuerda lo que haces en una limpieza general en casa y entenderás muy bien qué es la autofagia. Pongamos que descubres que en tu cocina hay restos de un plato que preparaste hace días, alguna pieza de fruta o verdura viejas, botes de conservas caducados… Y empiezas a tirar todo aquello que ya no vale.

Al hacer limpieza, como si fuera un milagro, descubres que tenías alimentos ricos que te habían pasado desapercibidos en ese pequeño caos. Un tarro de miso, infusiones que te trajeron de un viaje, frasquitos de especias… Entonces te deshaces de lo viejo y pones a la vista estas pequeñas joyas para aprovecharlas y dar mayor valor a tus platos. En tu cuerpo sucede algo parecido. Es lo que se denomina autofagia.

La autofagia es un sistema natural de reciclaje que sirve para limpiar el organismo de todo lo que ya no es útil y podría causarte daño, y para aprovechar aquello que todavía es válido para generar nuevos componentes celulares y así potenciar tu salud.

Artículo relacionado

ayuno

El ayuno da un respiro a tus células

La digestión celular potencia tu salud

La palabra autofagia procede de los términos griegos autos (uno mismo), y phagien (para comer) y significa "comerse a uno mismo". El término fue elegido por el premio Nobel Christian De Duve, científico belga que describió el principal componente celular implicado en la autofagia, el lisosoma.

Ha pasado casi medio siglo desde entonces y hoy existen decenas de miles de artículos científicos que ahondan en su relación con la salud, su uso terapéutico y los mecanismos subyacentes a este proceso. Por esto último, hace solo unos años le dieron el premio Nobel al japonés Yoshinori Ohsumi.

Artículo relacionado

apetito

¡No comas sin apetito! 11 factores clave

La autofagia es un proceso de digestión celular que se puede ver. Cuando miramos por un microscopio óptico sencillo podemos saber que una célula está en autofagia porque aparecen "vacuolas" o "vesículas", burbujas en el citoplasma de las células, que corresponden a esas lavadoras en miniatura encargadas de la trituración de los residuos celulares.

Al microscopio electrónico, con mayor aumento, se ve con mayor detalle: todo comienza con la formación de una membrana alrededor del material que hay que digerir, de manera que este material queda aislado en un compartimento celular llamado fagosoma. Entonces se aproxima al fagosoma un lisosoma, se funden las membranas de ambos y el lisosoma vierte sus enzimas, las herramientas encargadas de triturar la chatarra.

De este modo se rompen los componentes que degradar y quedan reducidos a sus partes elementales. Y estos fragmentos se liberan al citoplasma de la célula, donde podrán ser utilizados en el reciclaje y la síntesis de nuevos componentes celulares (membranas, proteínas, orgánulos…).

Artículo relacionado

tipos ayuno contraindicaciones efectos secundarios

5 tipos de ayuno y cómo usarlos a tu favor

Equilibrio perfecto

La autofagia es un sistema de supervivencia muy bien calibrado: requiere un punto de equilibrio perfecto. Tanto un defecto de autofagia como un exceso podría ser perjudicial. Tiene que haber un punto de equilibrio entre la autofagia activada y la autofagia frenada.

¿Cómo se consigue? En el ámbito bioquímico, este control en la activación de la autofagia se establece mediante el balance entre una vía metabólica llamada mTOR, que es una proteína ligada al crecimiento, y una vía llamada AMP-K, una proteína ligada a sistemas de alerta por escasez.

Para hacerlo más comprensible, imagina un interruptor: en la rama del circuito mTOR, cuando el interruptor mTOR está on, la autofagia queda inhibida; y cuando está off, la autofagia se activa. En la otra rama del circuito, la denominada AMP-K, cuando el interruptor AMP-K está encendido, la autofagia se activa; y cuando AMP-K está apagado, la autofagia se detiene.

Artículo relacionado

Ayuno de 24 h

Un ayuno de 24 horas favorece la curación del intestino

Veamos ahora qué es lo que activa una u otra vía en nuestro organismo.

1. La vía de la comida

La vía mTOR se activa al ingerir comida, especialmente la rica en hidratos de carbono, por la elevación de los niveles de glucosa en sangre, por el incremento de la insulina y por la presencia del "factor de crecimiento similar a la insulina" (IGF), y también –muy importante– por los niveles altos de aminoácidos. Un exceso de alimento, de carbohidratos y de proteínas estimula la vía mTOR.

2. La vía de la escasez

La otra vía, AMP-K, se estimula por situaciones de escasez, que el organismo identifica como de dificultad y alarma, en las que es necesario ahorrar energía y activar el reciclaje para obtener todos los recursos propios al menor coste posible, como en situaciones de restricción calórica, falta de oxígeno, bajada de temperatura… Y también cuando ayunamos, aunque en este caso es una parada voluntaria en la ingesta de alimentos, el ayuno permite hacer una puesta a punto global del organismo.

Artículo relacionado

Zumo para ayunar

11 pautas para que tu ayuno sea un éxito

Ayuno y autofagia, una práctica milenaria

La depuración y el ayuno son prácticas naturales, comunes a muchas especies. Si convives con animales lo habrás visto: gatos y perros dejan de comer y hacen purgas cuando se han intoxicado; en estado salvaje la mayoría de los animales dejan de comer mientras se curan de fracturas o heridas, las aves migratorias no comen durante largos períodos de tiempo y los osos ayunan durante el periodo de hibernación.

El ser humano está adaptado a periodos de escasez, y de forma natural, el hombre ayuna cuando está enfermo. Las dietas depurativas y los ayunos han estado presentes a lo largo de la historia de la humanidad, tanto en Oriente como en Occidente, por motivos religiosos y de salud. En el siglo XX el ayuno terapéutico reapareció con fuerza y hoy está de gran actualidad por su vínculo con la alimentación y la salud.

Artículo relacionado

ayuno

Cómo se ayuna 2 días a la semana

Ayuda a la desintoxicación

La sobrealimentación actual, el consumo de alimentos procesados y el sedentarismo sobrepasan nuestra capacidad natural de eliminación de toxinas. Y con el ayuno facilitamos el proceso de desintoxicación y depuración del organismo y el mejor funcionamiento de los órganos encargados de estos procesos: el intestino, el hígado, el riñón, la piel y los pulmones.

Al ayunar, podemos expulsar las toxinas procedentes del exterior (químicos del ambiente, tóxicos de los alimentos, del hogar…) y las toxinas del interior del organismo, originadas por el proceso de asimilación, como la urea del metabolismo de las proteínas o los radicales libres de los procesos metabólicos de obtención de energía.

Para nuestra seguridad, nuestro organismo cuenta también con mecanismos de defensa que nos protegen del efecto dañino de las toxinas que no podemos expulsar, como la retención de líquidos (edemas), la unión a grasas (celulitis) o la cristalización y el depósito en diversas estructuras (articulaciones o las paredes de los vasos sanguíneos).

Artículo relacionado

ejercicio cerebro

Ejercicio, ayuno y omega-3: lo mejor para tu cerebro

Cómo actúa el ayuno

Al ayunar, una persona no gasta energía en el proceso de digestión y asimilación de nutrientes, y las células y los órganos encargados de estos procesos descansan. Y esa energía se puede emplear en los procesos de eliminación y depuración de toxinas, células dañadas, fragmentos celulares, microtumores, tejidos enfermos y proteínas alteradas.

  • Durante las primeras 24 horas de ayuno. Obtienes la energía de las reservas de hidratos de carbono (almacenados en forma de glucógeno en el hígado y los músculos).
  • Durante las siguientes horas y hasta 40 días (en términos generales). Obtienes la energía de las grasas.

Durante el ayuno apenas se consumen proteínas. Al comienzo sí podrás emplear proteínas en la obtención de glucosa para el cerebro, hasta que tu organismo se adapte a la utilización de los cuerpos cetónicos como combustible, una fuente de energía alternativa y de gran eficacia que se obtiene a partir de las grasas. Veamos cómo.

Las grasas se liberan en forma de ácidos grasos al torrente sanguíneo; una parte de ellas se emplea como fuente de generación de calor y energía y otra parte es metabolizada por el hígado para convertirse en cuerpos cetónicos. Los cuerpos cetónicos serán el nuevo combustible para tus células, mucho más eficiente que la glucosa.

Artículo relacionado

ayuno intermitente

¡Mantén tu cuerpo limpio con breves ayunos detox!

Señales de desintoxicación

El proceso de depuración cursa con manifestaciones como:

  • Flemas
  • Boca seca
  • Lengua blanca
  • Sudoración
  • Orina con olor fuerte
  • Dolor de cabeza
  • Debilidad
  • Si hay una enfermedad, pueden agravarse los síntomas.
  • Pérdida de peso, sobre todo los primeros días, por la eliminación de agua retenida y de tóxicos.

Para ayudar al organismo, se puede tomar agua, sola o con limón, infusiones, caldos de verduras o agua de mar, para reponer las sales minerales necesarias.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?