Salud hormonal

Estrógenos a raya: controlar la enzima aromatasa es clave

Martina Ferrer

El exceso de estrógenos se relaciona con diversas enfermedades. Cuidar la alimentación es esencial, para regular la enzima que activa su producción y para reducir la exposición a disruptores endocrinos.

Xevi Verdaguer, en su libro Transforma tu salud (Ed. Grijalbo), explica que la aromatasa es la enzima que sirve para fabricar los estrógenos a partir de las hormonas masculinas androstenediona y testosterona, seamos hombres o mujeres.

La enzima aromatasa se encuentra en muchas partes del cuerpo: en el hipotálamo, en células del hígado, de la piel, en las glándulas suprarrenales, en las mamas, en los huesos, en los ovarios y el endometrio, en las células de Leydig de los testículos y la placenta; también en tejido canceroso mamario y, sobre todo, en las células de grasa, los adipocitos.

Artículo relacionado

dieta bajar estrogenos

Dieta antiestrogénica: la clave para regular las hormonas

El cuerpo te da pistas sobre tu exceso de aromatasa

Si la actividad de la enzima aromatasa está acelerada por un exceso de peso o por un polimorfismo del gen CYP19A, se fabrican estrógenos en exceso que pueden traer consecuencias negativas como:

  • La menarquia precoz

Las niñas con una menarquia antes de los 11 años podrían tener este polimorfismo por una elevada actividad de la aromatasa, que ha fabricado demasiados estrógenos y ha provocado una llegada de la menstruación precoz.

  • La inflamación generalizada

Verdaguer también destaca que el exceso de estrógenos favorece la formación de un tipo de sustancia con actividad proinflamatoria, la Pg E2, provocando cefaleas, dolores crónicos e inflamación y mayor actividad de la aromatasa.

Esta mayor actividad de la enzima aromatasa produce más estrógenos, lo que se convierte en uncírculo vicioso y nos demuestra que la formación en exceso de estrógenos va íntimamente ligada a la inflamación.

Artículo relacionado

reglas-precoces-perimenopausia

Reglas precoces: qué son y cómo tratarlas

¿Qué influye en nuestros niveles de aromatasa?

El exceso de peso acelera la actividad de esta enzima, ya que hay más cantidad de tejido adiposo y es más fácil producir estrógenos. Se ha comprobado que si una persona con sobrepeso realiza actividad física y regula su peso, la actividad de la enzima productora de estrógenos disminuye.

Otro factor que aumenta la actividad de la aromatasa es la insulina en sangre. Cuando comemos algo rico en azúcar o trigo, aumenta el nivel de glucosa. Entonces nuestro páncreas secreta insulina para que la glucosa pueda entrar en las células y la puedan utilizar como combustible para producir energía.

Si hay un exceso de glucosa en sangre, esta es almacenada en forma de grasa (en los adipocitos) gracias a la insulina. Siempre que la insulina está alta, el cuerpo envía la señal para que la aromatasa fabrique más estrógenos.

Una vez la glucosa ya no está en la sangre, el cerebro percibe que no va a tener suficiente energía y reaparece el ansia de dulce. Se vuelve a comer pan, pasta, tostadas, galletas, dulces... Y así la pauta se repite indefinidamente.

Si no cuidamos nuestra alimentación y se producen las diferentes subidas y bajadas de azúcar en sangre, estas vendrán seguidas de las respectivas subidas de insulina, con la consecuente activación de la aromatasa y la producción de más estrógenos.

Artículo relacionado

Los efectos negativos del azúcar

La adictiva trampa del dulce: ¿qué pasa con el azúcar?

¿Tengo los estrógenos altos?

Verdaguer en su libro Transforma tu Salud explica que la capacidad para fabricar estrógenos nos viene determinada desde la etapa fetal. Entre la semana 8 y 12 de gestación se empiezan a fabricar las hormonas masculinas. Estas van a condicionar un mayor o menor crecimiento del cuarto dedo, ya que las falanges de este dedo tienen más receptores de testosterona que otros dedos.

Si la madre está expuesta a muchos estrógenos durante el embarazo, su descendencia tendrá mayor facilidad para fabricar los estrógenos a lo largo de su vida y habrá más predisposición a sufrir algunas enfermedades de predominio estrogénico.

Artículo relacionado

mujer embarazada recogiendo la compra

7 nutrientes esenciales para comer limpio durante el embarazo

Tu mano tiene la información

Si mirándote tu cuarto dedo de la mano derecha, observas que es más largo que el índice, es que tienes tendencia a tener más testosterona. En cambio sí tu dedo anular es más bajo que el índice, es que tienes más estrógenos.

La longitud de este cuarto dedo se ha establecido como marcador biológico para predecir si existe más o menos predisposición a ciertas enfermedades.

Si tu índice es más largo debes:

  • Cuidar tus hábitos alimentarios
  • Mantenerte en un peso saludable
  • Practicar deporte
  • Ayudar al hígado en sus funciones de detoxificación.

En el caso de los hombres, tener el cuarto dedo más largo que el segundo (el índice) sufrirán menos problemas de fertilidad, tendrán más espermatozoides y los testículos más grandes.

Actualmente, se está viendo que tanto en bebés niños como niñas el segundo dedo es más largo que el anular, lo que significa que hay más exposición a estrógenos que fabricación de testosterona, y se relaciona con una mayor exposición de la madre embarazada a estrógenos en el primer trimestre.

Se cree que los alimentos con acción estrógenica (lácteos, carnes, soja, alcohol, etc.) y los tóxicos ambientales que actúan como disruptores endocrinos son uno de los responsables de que las generaciones futuras sufran cáncer y enfermedades autoinmunes.

Artículo relacionado

menos-estrogenos

Menos estrógenos en 3 pasos

Cómo eliminar el exceso de estrógenos

Una vez sabemos que tenemos los estrógenos elevados, podemos intervenir de una forma muy sencilla, incorporando cambios en la alimentación y actividad física en nuestro día a día. Los objetivos son:

1. Evitar los estrógenos exógenos

Debemos ir con cuidado con los estrógenos procedentes de la alimentación y los disruptores endocrinos que actúan como estrógenos en el organismo:

  • El bisfenol A de los plásticos
  • Los parabenos o ftalatos de la cosmética
  • El teflón

2. Mejorar la metilación hepática

Si se tiene todo el día la insulina alta, el cuerpo va fabricando estrógenos de forma continua. Si tenemos el hígado sobresaturado y no puede eliminar bien este exceso de insulina, tendremos problemas.

Según afirma Verdaguer en su libro, es por esta razón por la que es necesario cuidar la función del hígado, en especial la metilación, una de las vías de eliminación de hormonas y tóxicos de la segunda fase de la detoxificación hepática.

Si la vía de la metilación no funciona correctamente, no podremos:

  • Eliminar hormonas y tóxicos
  • Eliminar la histamina o las hormonas del estrés

En consecuencia, sufriremos problemas de ansiedad, depresión, fobias, dolores de cabeza y migrañas, dolores crónicos o desajustes hormonales.

Artículo relacionado

Alimentos para el hígado

¿Quién se acuerda del hígado? 10 alimentos para cuidarlo

¿Cómo sé si metilo correctamente?

Si en una analítica de sangre hay niveles de homocisteína por encima de 12mmol/L, podemos deducir que la vía de la metilación está enlentecida o sobrecargada.

Si eres una persona con un carácter perfeccionista, autoexigente, planificadora, obsesiva y por la noche aprietas los dientes mientras duermes, seguramente metilas lentamente.

Nutrientes imprescindibles para eliminar estrógenos

Nutrientes como las vitaminas B2, B6, B9 y B12, el magnesio, el aminoácido metionina, la colina y el inositol son imprescindibles para una buena metilación. Estos nutrientes los encontraremos en:

  • Remolachas
  • Crucíferas (coles)
  • Legumbres
  • Aguacate
  • Algas
  • Plátano
  • Dátiles
  • Ajo
  • Cereales integrales
  • Frutos secos y
  • Espinacas

Y, además, una dieta sin un exceso de café ni una gran exposición a tóxicos ambientales (plásticos, cosmética, etc.) ayuda a la vía de la metilación hepática.

Artículo relacionado

menstruacion

Equilibra estas hormonas y pierde el miedo a la regla

Estrógenos y endometriosis

La endometriosis es una enfermedad cada vez más común en las mujeres de nuestra sociedad. Y aunque hay diferentes factores que pueden estar relacionados en la aparición de ésta, el exceso de estrógenos tiene una vinculación importante.

La endometriosis sucede cuando hay tejido endometrial fuera del endometrio, la pared que recubre el útero.

Gracias a la acción de los estrógenos y la progesterona el endometrio se engrosa en cada ciclo para albergar un posible embarazo y se descama si no hay fecundación, provocando el sangrado (la menstruación).

Entre otros factores, una de las causas de la endometriosis es un mecanismo llamado sangrado retrogrado, en el que parte de la menstruación pasa a la cavidad abdominal. Las células del endometrio salen entonces a otras zonas de la pelvis y se pueden situar en los ovarios, en las trompas de Falopio, detrás el útero, en ligamentos, o cerca de la vejiga o del intestino.

Este tejido fuera del endometrio sigue respondiendo a los estrógenos y la progesterona, pero al no poder ser eliminado con el sangrado menstrual, se estanca y produce una respuesta inflamatoria inmunitaria.

Artículo relacionado

Materiales para una cocina sin hormonas

Libera tu cocina de hormonas

Por lo tanto, en esta enfermedad están implicadosel sistema endocrino y el sistema inmunológico. Las últimas teorías consideran la endometriosis como una enfermedad sistémica con inflamación crónica. Hay que recordar la relación entre el exceso de estrógenos con la inflamación por el aumento de la PgE2.

Una de las características de la endometriosis es que puede dar dolor en la zona de la pelvis tanto antes como durante y después de la menstruación, además de en la ovulación o en las relaciones sexuales.

Pero no siempre es así. También puede resultar asintomática y diagnosticarse en tratamientos para tener hijos, ya que es un motivo de infertilidad.

Las mujeres que sufren endometriosis deben tener muy en cuenta la actuación negativa del exceso de estrógenos por la respuesta inflamatoria que inducen.

La dieta beneficiosa para la endometrosis

Una dieta beneficiosa para la endometriosis debe evitar:

  • El gluten
  • El azúcar
  • El café
  • Las grasas transformadas
  • Los alimentos con actividad proinflamatoria

Y debe incorporar alimentos con acción antiinflamatoria como:

  • Las grasas saludables
  • Alimentos ricos en fibra: verduras y hortalizas​

Artículo relacionado

endometriosis

La dieta que mejora la endometriosis

La menopausia y la disminución de los estrógenos

La menopausia es un proceso fisiológico de la mujer en el que de una forma más o menos drástica sus ovarios dejan de producir estrógenos.

Entre los síntomas de la reducción de estrógenos encontramos:

  • Disminución del deseo sexual
  • Sequedad de la piel y las mucosas
  • Sofocos
  • Insomnio
  • Problemas en la visión
  • Osteoporosis
  • Aumento del colesterol

Artículo relacionado

Cómo mitigar los síntomas de la menopausia

¿Cómo mitigar los síntomas de la menopausia?

¿Terapia hormonal substitutiva?

Para aliviar todos estos síntomas de la menopausia a veces se recomienda la terapia hormonal sustitutiva (THS). Pero esta terapia puede aumentar demasiado los niveles de estrógenos y puede traer consecuencias negativas si estos se eliminan mal a través del hígado o existe demasiada exposición a disruptores endocrinos.

Actualmente se puede saber si nos podemos beneficiar de la terapia hormonal sustitutiva haciéndonos un estudio genético.

Artículo relacionado

Infusión para la menopausia

Infusión para aliviar las molestias de la menopausia

Alimentos que debes potenciar en la menopausia

Lo ideal es introducir en la alimentación diaria los fitoestrógenos, polifenoles de origen vegetal con cierta actividad biológica gracias a su semejanza molecular con el 17-beta estradiol endógeno.

Estos alimentos son buenas fuentes de fitoestrógenos:

  • Kuzu
  • Sésamo
  • Alubias
  • Legumbres en general
  • Lino
  • Verduras crucíferas
  • Uva

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?