10 preguntas vitales sobre la soja y el cancer de mama

Nutrición

Soja y cáncer de mama, una relación polémica

La hemos integrado en la alimentación habitual, pero ha generado dudas en relación con el cáncer. Te explicamos cuánta tomar, sus beneficios y cómo consumirla

Lucía Martínez

Pocos alimentos hay sobre los que pesen tantas contradicciones como sobre la soja. ¿Es ángel o demonio? Incluso en su vinculación con el cáncer de mama hay polémica. Algunos recomiendan su presencia en la dieta arguyendo que donde más se consume en el mundo también hay una menor prevalencia de esta dolencia. Otros, sin embargo, la relacionan negativamente con ese tipo de cáncer y la desaconsejan.

Lo que hace diferente a la soja de otras legumbres es su contenido en fitoestrógenos, que son sustancias vegetales similares a los estrógenos, unas hormonas que fabrica nuestro cuerpo. Los principales fitoestrógenos que contiene son las isoflavonas, que a su vez se descomponen en el intestino, gracias a la acción de las bacterias presentes, en daidzeína y genisteína.

Parece haber evidencia de que los efectos de la soja no son los mismos para la población asiática que para la occidental. La primera lleva milenios consumiéndola, por lo que existe cierta adaptación genética, y además la toman desde la infancia. En la segunda, la adaptación no es comparable y la soja es normalmente un alimento que se introduce como novedad en la dieta.

10 preguntas vitales sobre la soja y el cáncer de mama

¿Incluir soja en nuestra dieta nos protege de la enfermedad, como parece que sí hace con las mujeres asiáticas, o por el contrario favorece la aparición del cáncer? Resolvemos todas tus dudas respondiendo a esta diez preguntas clave.

1. ¿Cuál es la relación de la soja con el cáncer de mama?

La epidemiología muestra que en Asia, donde el consumo de soja es habitual, hay menor prevalencia de cáncer de mama, pero no se puede establecer una relación causa-efecto que nos permita concluir una relación clara e inequívoca sobre la soja y el cáncer de mama. Aún no tenemos datos concluyentes.

2. ¿En qué consiste el efecto estrogénico de las isoflavonas?

Los fitoestrógenos pueden ser reconocidos por los receptores de estrógenos, lo que se llama "efecto estrogénico", útil en la menopausia. O, al contrario, un efecto antiestrogénico, pues "engañan" al receptor y se unen a él en lugar de la verdadera hormona. Este efecto se relaciona con la prevención del cáncer de mama.

3. ¿Tienen las isoflavonas algún otro efecto en relación al cáncer de mama?

En un estudio de mayo de 2015, se ha descrito un efecto inhibidor de la angiogénesis mediado por la genisteína (una isoflavona). La angiogénesis es la creación de nuevos vasos sanguíneos; si se inhibe, se dificulta el crecimiento del tumor.

4. ¿Por qué las mujeres asiáticas se benefician más de la protección?

Ellas llevan miles de años consumiendo soja y se ha producido una cierta adaptación genética. Además, comienzan a ingerirla desde la infancia. Pero no es la única explicación posible.

5. ¿Tiene relación con la flora intestinal?

Podría ser. Hay un tipo de bacterias –mucho más habitual en la microbiota del sistema digestivo de la población asiática– que procesa la daidzeína. Este producto de la digestión de las isoflavonas permite obtener otro compuesto beneficioso, el "equol".

6. ¿No hay problema con el consumo de soja y el cáncer de mama?

Parece que un consumo racional de soja y de sus derivados no produce efectos adversos en relación con el cáncer de mama. Con una excepción: las personas tratadas con el fármaco tamoxifeno (tratamiento hormonal), ya que la soja puede interaccionar con este medicamento.

7. ¿Cuánta soja podemos consumir al día de manera segura?

Una revisión de 2013 concluye que, en dosis por debajo de 100 mg de isoflavonas, el consumo de soja es seguro en pacientes con cáncer de mama. Un consumo sensato, de hasta dos raciones al día, no parece tener ninguna repercusión negativa.

8. ¿Tiene otros beneficios el consumo de soja?

Tiene un alto valor proteico y es uno de los alimentos vegetales con mejor perfil de aminoácidos. Su perfil lipídico es bueno, ya que es rica en ácidos grasos omega 3 y contiene una cantidad reseñable de calcio y hierro. Por todo ello suele ser habitual en dietas vegetarianas.

9. Y si soy hombre, ¿cómo me afecta la soja?

Existen también divergencias de opinión sobre cómo afecta la soja a un cáncer exclusivamente masculino como es el de próstata. Una revisión realizada en 2014 apunta a que puede reducir el riesgo de sufrir este tipo de cáncer, pero es pronto para sacar conclusiones.

10. ¿Cómo puedo prevenir el cáncer?

Llevando una alimentación rica en vegetales y un estilo de vida activo. Así como beber el mínimo alcohol posible o ninguno y no fumar. El consumo sensato de soja a la semana no parece presentar ningún problema.

Artículos relacionados

suscribete Julio 2017