Gastronomía consciente
Virginia García
Chef vegana
Virginia García
Salsas fáciles y rápidas

Cocina fresca

5 salsas ligeras y saludables listas en 5 minutos

Enriquece y aliña tus platos sin añadir un montón de calorías ni ganarte una digestión pesada. Toma nota, porque estas salsas son muy ligeras y fáciles de hacer.

Hacer platos frescos y veraniegos es fácil, pero a veces nos supone un quebradero de cabeza terminarlos bien, que sean muy apetitosos y completos, que no parezcan un revoltijo de cosas de la nevera o una ensalada simplona.

Para mejorar cualquier plato fresco sin ponernos a cocinar nada especial siempre podemos recurrir a salsas y aliños rápidos y caseros. No te llevarán más de 5 minutos y tendrás para varios platos.

En este artículo os enseño algunas salsas y aliños fáciles cuyo ingrediente principal son verduras. Así será mucho más fácil convertir cualquier plato de pasta, ensalada o legumbres frescas en una comida más rica, vibrante y exquisita.

Salsa de tomate fresco

Es de las más fáciles que puedes hacer. Elige los tomates que te gusten, que en verano hay muchas variedades para elegir, y si te saben dulces añade alguna hierba o especia de sabor más fuerte (por ejemplo laurel).

Ingredientes

  • 2 tomates bien maduros
  • ⅛ de cucharadita de sal aproximadamente
  • Pizca de pimienta negra
  • 1 cucharadita de aceite de oliva virgen extra
  • Unas hojas de albahaca

Preparación

Ralla los tomates en un bol, pica las hojas de albahaca y mézclalo todo. Pruébalo y rectifica de sal o especias a tu gusto. Déjalo en la nevera hasta el momento de usar.

Utiliza esta salsa en platos de pasta fría, ensaladas de legumbres y similares. No es necesario añadir mucha cantidad. Si lo quieres convertir en un aliño más ligero, añade un poquito de agua fría y vinagre o zumo de limón.

Salsa de pimientos

Esta es más densa que la anterior y va genial con verduras y hortalizas cocidas y frías, como las ensaladas de patata, a las que podemos añadir también nueces, piñones y almendras para un contraste crujiente.

Ingredientes

  • 3 pimientos de piquillo asados
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de pimentón dulce
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • ½ diente de ajo (sin nervio)

Preparación

Bátelo todo con la batidora hasta obtener una crema homogénea. Guárdalo en la nevera hasta que lo uses.

Usando esta receta como base puedes hacer más salsas diferentes. Por ejemplo puedes añadir unas cucharadas de mayonesa vegetal casera y hacer una salsa rosa de pimientos, o un tomate rallado, vinagre y pimienta para hacer una vinagreta de pimientos de piquillo, etc.

Salsa de calabacín

Si aprovechas un día de la semana para asar verduras podrás hacer salsas como esta en un momento. Queda estupenda con pastas, verduras cocidas, panes tostados…

Ingredientes

  • 1 calabacín asado
  • 1 diente de ajo aliñado (encurtido)
  • aprox. ⅛ de cucharadita de sal
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharada de tahini

Preparación

Bátelo todo con la batidora hasta que quede una salsa homogénea, sin trocitos. Pruébalo y rectifica de sal. Guárdalo en la nevera hasta que lo uses.

A esta salsa se le pueden añadir más cosas: semillas de sésamo, zumo de limón, pimienta molida, mostaza, hierbas frescas (en especial perejil, cilantro o cebollino), etc.

Salsa de alcachofas

Si buscas una salsa original, prueba esta. Combina muy bien con verduras crudas, cocidas o al vapor, así que es una buena opción para hacer un snack para llevar.

  • 4 corazones de alcachofa cocidos y escurridos
  • ½ diente de ajo (sin nervio)
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • Pizca de sal
  • Pizca de pimienta
  • 1 cucharada de perejil fresco picado

Preparación

Lava las alcachofas, escúrrelas y ponlas en la batidora con el resto de ingredientes. Bátelo todo junto hasta que quede una crema más o menos homogénea. Guárdalo en la nevera hasta que lo uses.

Esta salsa se puede variar con ingredientes como tofu (un trocito), vinagre de manzana, mostaza, salsa de soja, cebolleta… Si quieres que sea como un pesto, añade un puñado de piñones, una cucharada de levadura de cerveza desamargada y unas hojas de albahaca.

Pico de gallo

Se puede utilizar como salsa o aliño para platos de pasta, arroces, legumbres y ensaladas frescas en general. Si no te gusta el picante, simplemente omítelo.

Ingredientes

  • 1 tomate
  • ½ cebolla
  • ½ chili verde
  • ½ chili rojo
  • Un chorrito de zumo de lima
  • Una pizca de sal
  • Un puñado de cilantro

Preparación

Pica bien finas todas las hortalizas y mézclalas con el zumo y la sal. Pica fino el cilantro y añádelo, mezclándolo. Déjalo en la nevera hasta el momento de usar.

Si prefieres que sea un aliño más líquido, pasa todos los ingredientes por la picadora o batidora y pulsa unas cuantas veces, de forma que se piquen los ingredientes pero sin llegar a hacerlos un puré.

suscribete Abril 2018

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?