Limón (Citrus limonum)

Eficaz contra las infecciones

El limón es el fruto del limonero (Citrus limonum), un árbol de porte modesto, de apenas 4 metros de alto, con el tronco grueso, la corteza grisácea y la copa abierta y redondeada. Depurativo, antioxidante y anticancerígeno, posee un indiscutible valor terapéutico. Es, sin duda, uno de los frutos con mayores propiedades curativas.

Propiedades medicinales

  • Con fines medicinales se utiliza tanto la pulpa como la piel o pericarpo. Éste contiene un aceite esencial de muy compleja composición, con trazas de limoneno, pineno, citral y citronelal, entre otras sustancias volátiles. Es muy rico también en carotenoides, cumarinas como la bergamotina y mucílagos. La pulpa contiene ácidos cítrico y ascórbico, pectina y flavonoides.
  • Es una fuente privilegiada de vitamina C (53 mg/100 g), lo que hace del limón un magnífico preventivo contra la acción de virus y bacterias, al aumentar las defensas del organismo con la activación de glóbulos blancos. Resulta muy recomendable para estados de debilidad, anemia y convalecencia por una enfermedad reciente.
  • Reduce las décimas de fiebre y alivia el dolor muscular propio de los episodios gripales, catarros e infecciones respiratorias.
  • Es además remineralizante, diurético, antibacteriano y antioxidante.
  • La pectina le confiere un efecto antidiarreico, estimula las secreciones gástricas, alivia la acidez estomacal y los vómitos y mareos.
  • Ayuda a neutralizar las infecciones gástricas y urinarias.
  • Además, el limón purifica la sangre y resulta venotónico y vasoprotector. Reduce la permeabilidad capilar y aumenta su resistencia.
  • El zumo de limón actúa asimismo como tónico hepático, aumenta las defensas del organismo y tiene un claro efecto depurativo.

Otros usos

  • Para uso externo, el limón es un buen alivio para la conjuntivitis, las aftas bucales, la otitis, las erupciones cutáneas con picor intenso, la piel reseca y contra las picaduras de insectos.
  • Como gargarismos, se muestra muy eficaz para rebajar la inflamación de faringe y laringe. Y en baños de asiento, se aconseja para tratar las varices o hemorroides.
  • El aceite esencial de limón en vaporización estimula la concentración y es igualmente útil contra el mal olor y para desinfectar los espacios cerrados.
     

Fórmulas de herbolario

  • Remedio para curar las anginas: Para aliviar la amigdalitis y acabar con los focos de pus y el dolor al deglutir se recomienda el zumo de un limón asado.
  • Cómo prepararlo: Se corta el limón por la mitad y se pincha con un tenedor. Por la parte de la piel, se dora al fuego y cuando empieza a hervir, se exprime. Se debe tomar una vez al día, en pequeños sorbos.
  • Remedio contra la tos: El zumo de limón caliente con ajo trinchado y una pizca de miel es un revulsivo excelente contra la tos y para bajar la fiebre en caso de gripe y catarro.
  • Tisana para estimular la circulación sanguínea: Esta fórmula magistral, que combina la piel del limón con hamamelis y hojas de vid roja a partes iguales resulta especialmente eficaz para estimular la circulación sanguínea.
  • Cómo prepararla: Se vierte una cucharada sopera de la mezcla por vaso de agua. Se hierve 1 minuto, se deja 10 en reposo y se filtra. Se toman dos vasos al día, el primero en ayunas, al levantarse, y el último, poco antes de la cena.

 

Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

 

 

suscribete Julio 2017