Sándalo

Para frenar las infecciones

Hablar de sándalo es hablar de su valioso aceite esencial, uno de los más apreciados y no solo en aromaterapia. Penetrante, almizclado, seco y sensual, se ha usado en Oriente desde la antigüedad, y ya desde entonces se ha considerado un poderoso remedio afrodisiaco.

En la medicina ayurvédica se ha empleado para tratar enfermedades venéreas y la infertilidad, como relajante nervioso y para afecciones de la piel como granos, picaduras o sabañones.

El sándalo (Santalum album) es un árbol modesto, de apenas diez metros de altura, semiparasitario, pues absorbe nutrientes y minerales de las raíces de otros árboles, y de hoja perenne.

Las hojas son gruesas y lustrosas, y las flores, de corola púrpura o rosada, se agrupan en densas inflorescencias piramidales. La corteza presenta un color pardo grisáceo y la madera, una coloración amarillo ocrácea.

Crece silvestre en las costas de la India, en algunas islas de Oceanía y en Australia, pero también se cultiva a gran escala en el sureste de Asia y en China. Con fines medicinales se cosechan las raíces y la madera, de las que se obtiene, por destilación acuosa o al vapor, su rico aceite esencial.

Propiedades medicinales

  • En fitoterapia, el aceite esencial de sándalo está clasificado como antiséptico, astringente, diurético, tónico venoso, estimulante del sistema nervioso central e hipotensivo suave.
  •  
  • Está indicado especialmente sobre infecciones bronquiales y urinarias, en bronquitis crónicas, alergias respiratorias, procesos asmáticos leves, cistitis, uretritis y ureteritis.
  •  
  • Por su potente efecto diurético, ayuda frente a las piedras del riñón, la retención de líquidos, los edemas, los excesos de urea y el ácido úrico, y los ataques de gota.
  •  
  • Además ayuda a controlar la tensión sanguínea y se indica para tratar la gonorrea y otras enfermedades venéreas.
  •  
  • En uso externo, el aceite de sándalo se aplica como estimulante venoso sobre varices y hemorroides, y como desinfectante sobre heridas de piel y bucales.
  •  
  • El leño en decocción o maceración cumple las mismas funciones. Se mezcla con castaño de Indias y gálbulos de ciprés para aplicar la decocción tibia en forma de baño.
  •  
  • En aromaterapia, el sándalo se indica en caso de infección respiratoria y urinaria, como estimulante y afrodisiaco.
  •  
  • El aceite, quemado con carbón, produce un incienso que favorece la meditación y la capacidad para concentrarse.
  •  

Fórmulas de herbolario

  • El sándalo, diurético y venotónico, se usa junto con otras plantas en decocción como infusión y en baños de asiento.

  • En infusión, para infecciones urinarias: La decocción de sándalo con gayuba y frutos de enebro se indica para las infecciones urinarias. Se toman entre 3 y 5 tazas al día, endulzadas con miel.
  •  
  • Baños para varices y hemorroides: También se mezcla el sándalo con castaño de Indias y gálbulos de ciprés para aplicar en forma de baños en varices y hemorroides o para limpiar heridas. Se añaden 4 cucharadas soperas rasas a un litro de agua y se hierve 3 minutos. Se espera que el agua esté tibia o fría para tomar el baño.
  •  

Precauciones

No se debe tomar aceite esencial de sándalo por vía oral en el embarazo o la lactancia, ni administrarlo a menores de 6 años. Se deben evitar asimismo las dosis elevadas, que podrían ocasionar reacciones alérgicas y espasmos bronquiales.

Presentación

Se encuentra el leño seco para decocción y el aceite esencial en gotas, para uso interno y externo en baños, masaje e inciensos.

 

Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

 

 

suscribete Julio 2017