aceite de cannabis casero

Alternativa a los analgésicos

Legal y eficaz: prepara tu aceite medicinal de cannabis contra el dolor

Combate el dolor causado por neuralgias e inflamaciones. Es útil en la artritis autoinmune, enfermedad de Crohn, migrañas y fibromialgia

Claudina Navarro

Llegará un día en que la marihuana (Cannabis sativa) no se asociará en primer lugar con los adolescentes descarriados o la contracultura. Un día será probablemente considerada una medicina más. Ese día cada vez está más cerca gracias a investigaciones recientes que prueban sus propiedades anticancerígenas y protectoras sobre las neuronas.

El cannabis es eficaz contra el dolor causado por neuralgias e inflamaciones. También es útil en la artritis autoinmune, enfermedad de Crohn, migrañas y fibromialgia.

Reduce asimismo la rigidez y mejora la movilidad de los enfermos con esclerosis múltiple. También está indicado en la epilepsia, el autismo o el Parkinson. El cannabis más eficaz en estos casos es el rico en CBD (cannabidiol), que es el principal componente de la planta.

Además los estudios indican un efecto anticancerígeno en tumores cerebrales, probablemente también en los de páncreas y piel. Abre el apetito de los pacientes de cáncer y reduce el dolor, las náuseas y los vómitos.

Cómo hacer aceite de cannabis

El aceite es una de las formas más seguras de tomar cannabis con fines terapéuticos. Puedes hacerlo tú mismo.

La proporción de los distintos cannabinoides difiere según la variedad de la planta. El THC (tetrahidrocannabinol, también conocido como delta-9-tetrahidrocannabinol) es el principal constituyente psicoactivo del cannabis y responsable de la analgesia, y también de los cambios en la percepción que algunas personas no desean. El CBD los modula y favorece la relajación.

La enfermedad puede requerir que prime uno u otro: THC en el cáncer, CBD en la epilepsia, por ejemplo. En general se recomiendan proporciones equilibradas.

Se puede hacer aceite de cannabis de varias maneras. Una preparación sencilla es:

  1. Triturar los cogollos, llenar con ellos un tarro de cristal.
  2. Añadir el aceite de oliva virgen extra necesario para cubrirlos.
  3. Calentarlo a 100 ºC durante dos horas (se puede hacer al baño maría).
  4. Dejar 3 días a oscuras, removiéndolo varias veces.
  5. Después se cuela y se mete en un bote estéril que se guarda a salvo de la luz.

Cómo tomar el aceite de cannabis

Se toman varias gotas de este aceite, dejando que se disuelvan debajo de la lengua. No es posible especificar una dosis porque depende de la concentración de principios activos en la planta, el método de elaboración, la fisiología del paciente y el trastorno a tratar. Se aconseja comenzar con 2 gotas, 3 veces al día, y aumentar la dosis, sin llegar a cantidades que provoquen efectos desagradables.

Es aconsejable realizar el tratamiento bajo el control de un médico con conocimientos sobre el cannabis. Aunque carece de toxicidad significativa, puede estar contraindicado en menores y en personas con afecciones cardiovasculares.