Vitalidad en la mesa

6 alimentos que te protegen en invierno contra los catarros

Con su riqueza nutritiva, estos alimentos recogidos en su temporada natural suman a su sabor intenso un mayor poder protector frente al frío y los catarros.

1 / 6
PLATANO. La energía del plátano

1 / 6

La energía del plátano

Esta deliciosa fruta tropical se pela tan fácilmente que parece que se esté abriendo un regalo. De hecho lo es, tanto para el cuerpo como para el paladar.

El plátano, con su pulpa dulce y aromática, constituye una excelente fuente de energía sana y rápida, lo que lo convierte en un buen tentempié para cuando aprieta el hambre o se practica ejercicio.

Esto se debe a su riqueza en hidratos de carbono (18%) y fibra (3%), pero también a su aporte de magnesio y vitaminas del grupo B, como la B6 y el ácido fólico. Su abundante potasio contribuye asimismo a regular la tensión arterial.

El plátano canario, con motas negras, es más dulce y rico en potasio que la banana.

Foto: Anna García
Calabazas vitamínicas

2 / 6

Calabazas vitamínicas

En invierno la calabaza resulta muy reconfortante tanto por el suave dulzor de su pulpa como por su efecto benéfico sobre el organismo. Además de ser ligeramente diurética y laxante, la calabaza actúa como un bálsamo digestivo calmando la inflamación del estómago y el intestino.

Sus hidratos de carbono (6,5%) se asimilan de forma lenta, lo que la hace adecuada para mantener el azúcar a raya. Además es muy rica en vitaminas, en las del grupo B y sobre todo en las tres antioxidantes: 200 gramos aportan dos terceras partes del betacaroteno o provitamina A que se requiere al día –especialmente las variedades naranjas–, el 30% de la vitamina C y casi el 20% de la E.

Puede rallarse en las ensaladas, si bien la cocción realza su dulzor.

Artículo relacionado

plan-vivir-invierno-salud

Cómo podemos adaptarnos al frío para ganar salud

Foto: Anna García
ENDIVIAS. Endibia, ligera y digestiva

3 / 6

Endibia, ligera y digestiva

Se cultiva al abrigo de la luz, dejando asomar las puntas: de ahí que estas adquieran un tono verdoso y que el tronco quede blanco.

Las tiernas hojas de esta hortaliza invernal, de origen belga, son tan ligeras como la lechuga (11 cal/100 g) y su suave sabor amargo, además de darle un toque exquisito, facilita la digestión.

En vitaminas son muy ricas: un par de cogollos (100 g) aportan casi un tercio del ácido fólico que se precisa al día, el 20% de la vitamina A y el 15% de la C.

Resultan deliciosas pasadas por la sartén.

Foto: Anna García
Tomate raf. El exquisito y aromático dulzor de los tomates raf

4 / 6

El exquisito y aromático dulzor de los tomates raf

Quienes creen que los tomates ya no saben a tomate tienen la ocasión, entre diciembre y abril, de disfrutar de una variedad que tal vez les haga cambiar de opinión.

Cultivado en la vega almeriense, en particular en la zona de La Cañada-Níjar, el tomate raf posee un dulzor exquisito que le ha valido el apelativo de tomate "pata negra". La mayor salinidad del agua y de la tierra hace que la planta absorba más azúcares.

Como otros tomates, es muy rico en vitaminas: una ración de 200 gramos aporta el 80% de la vitamina C que se precisa al día, el 30% de la A y el 13% de la E. Al poder antioxidante de estas vitaminas se suma el del licopeno, un pigmento rojo asociado con un menor riesgo de sufrir cáncer de colon.

El raf auténtico, achatado y acanalado, despliega todo su sabor al poco de madurar, cuando en su piel predomina el rojo pero aún verdea por arriba. Basta con salarlo y aliñarlo con un buen aceite de oliva virgen.

Foto: Anna García
El jengibre, raíz medicinal

5 / 6

El jengibre, raíz medicinal

Esta aromática raíz asiática toma su nombre del sánscrito singabera, que significa "con forma de cuerno". Su aspecto abultado y ramificado puede recordar, en efecto, a la cornamenta de un ciervo, pero una vez pelada descubre una jugosa pulpa muy medicinal.

El jengibre es, ante todo, un gran digestivo, útil para aliviar los gases, la indigestión y el mareo. Por su efecto calorífico, ayuda a combatir el catarro, y sus compuestos antiinflamatorios –los gingeroles– lo convierten en un buen aliado frente a las enfermedades reumáticas.

Cada vez es más fácil encontrarlo fresco; se puede rallar en la ensalada, incluirlo en sopas, guisos y masas de repostería o preparar una especiada infusión muy reconfortante en invierno.

Artículo relacionado

avena

¡Caliéntate desde dentro con estos 6 alimentos!

Foto: Anna García
Avena rica en fibras que protegen el corazón

6 / 6

Avena rica en fibras que protegen el corazón

Los granos dorados de la avena se suelen tomar en copos como ingrediente del muesli de desayuno. Sin embargo, son tantos sus beneficios para la salud que no hay que olvidar que se puede enriquecer la dieta empleándolos de otras maneras, en forma de grano, harina o leche.

La avena está compuesta en dos terceras partes por hidratos de carbono que se asimilan gradualmente, en lo que influye el efecto de su fibra (6,7%). Esta es soluble, principalmente formada por betaglucanos, y además de evitar los picos de glucosa alivia el estreñimiento y contribuye a reducir el colesterol.

La avena aporta asimismo más proteínas que cualquier otro cereal (13,8%) y es rica en magnesio, manganeso y cinc. Su vitamina B1 y una sustancia llamada avenina contribuyen también a proteger el sistema nervioso.

Foto: Anna García

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?