Perejil

Esta hierba, que tiene un uso amplio en la cocina mediterránea y en la de Oriente Medio, ha sido tratada históricamente como un condimento o especia, pero nutricionalmente es de gran valor.

El perejil (Petroselinum crispum) es una planta oriunda del Mediterráneo oriental. Fue apreciada por los griegos y después por los romanos. Prueba de su prestigio es que el emperador Carlomagno ordenó que se plantara en todos sus terrenos.

Se encuentra naturalizado en huertos, jardines y a veces en márgenes de caminos, muros, cultivos, etc. de toda Europa y en parte de Asia. También se encuentra aclimatado en zonas templadas de América.

Actualmente se distribuye ampliamente por todo el mundo y generalmente se cultiva para ser usada como condimento.

Propiedades del perejil

Estas humildes ramitas que hasta hace poco se regalaban en las verdulerías constituyen una de las fuentes más abundantes de vitamina C, calcio, hierro y vitamina A que existen.

Basta tomar 50 g de perejil fresco para cubrir el 138% de las necesidades diarias de vitamina C, el 60% de vitamina A y el 31% de calcio. Destaca por sus propiedades diuréticas, digestivas, remineralizantes y como protector de los vasos sanguíneos. Es uno de los ingredientes estrella de los green smoothies.

Beneficios del perejil para la salud

El perejil es, por supuesto, un alimento recomendable para todas las personas. Pero como no se utiliza tan frecuente ni tan abundantemente como sería deseable, conviene recordar quiénes pueden obtener un mayor beneficio de aumentar su presencia en la dieta diaria:

  • Un buen preventivo. Las cualidades antioxidantes del perejil reducen el riesgo de sufrir cáncer, dolencias cardiacas, infartos cerebrales y cataratas. Las personas con predisposición a estas dolencias pueden utilizarlo de manera preventiva.
  • Digestiones pesadas. Las personas que sufren digestiones pesadas, espasmos intestinales y flatulencias pueden encontrar mucho alivio si incluyen perejil en los primeros platos y más aún si toman una infusión de hojas antes de cada comida.
  • Anemia. Las adolescentes y las mujeres en edad fértil que sufren de anemia tienen un aliado en el perejil: 25 g aportan tanto hierro como un filete. El hierro, combinado con el ácido fólico, que también está presente en una proporción elevada, favorece la formación de hematíes.
  • Obesidad y sobrepeso. Las personas obesas, con celulitis, hinchazón de piernas, edema e insuficiencia cardiaca o renal leve pueden beneficiarse de su efecto diurético. Además de incluir más perejil pueden tomar una o dos veces al día tres cucharadas del jugo obtenido de machacar la planta o un rico smoothie con perejil, manzana y zanahoria.
  • Reúma. Quienes sufren de enfermedades reumáticas agradecerán el efecto antiinflamatorio del perejil.
  • Dismenorrea. El poder emenagogo del perejil está indicado para las mujeres con menstruación escasa o dolorosa. Les resultará de ayuda una decocción de 25 g de raíz en medio litro de agua durante diez minutos. Esta virtud para regular la menstruación hace que su consumo deba moderarse en caso de embarazo.
  • Heridas y contusiones. La cataplasma de hojas y tallos machacados, humedecidos con un poco de agua, acelera la curación de las úlceras y las heridas, y colocada sobre las picaduras de insectos y las contusiones, reduce las molestias.

El perejil en la cocina

Esta hierba es un condimento perfecto para los guisos, aunque podemos usarlo en otras muchas recetas como sopas, mayonesas o vinagretas.

Otros usos comunes del mismo es mezclarlo con pan rallado para empanar, o añadirlo a la mantequilla vegetal para hacer exquisitas bases de tostas.

Pero quizás donde gane más protagonismo es en la famosa salsa verde, que tiene ese color y ese nombre por su uso.

También es el ingrediente principal del incomparable y maravilloso tabulé, la ensalada libanesa donde va acompañado de tomate, cebolla, hierbabuena y  un poco de bulgur (trigo cocido y triturado), todo aderezado con zumo de limón y aceite de oliva. ¿No te apetece incorporarlo a tus menús semanales?

Compra y conservación

El perejil siempre suele lucir con un intenso y brillante color verde. Pero deberemos elegir manojos muy frescos, con las hojas bien tiesas, descartando aquellos que tengan aspecto mustio y hojas amarillentas o con manchas.

El perejil se marchita rápidamente, sobre todo la variedad lisa. Para conservarlo, lo mejor es eliminar los tallos mustios y colocar el manojo en un recipiente con agua, cubrirlo con una bolsa de plástico y dejarlo en la nevera, cambiándole el agua a diario. 

Si lo guardamos desecado lo mejor es colocarlo en un recipiente de cristal hermético en un lugar donde no le dé la luz.

Esta hierba admite bien la congelación. Para esto, solo hay que picarlo y colocarlo en cubiteras, cubrirlo de agua, e introducirlo en el congelador.

Sopa detox para cuidar tu hígado

Sopa detox para cuidar tu hígado

La naturaleza se renueva en primavera, y tú con ella si favoreces la depuración de tóxicos de tu organismo. Esta sopa te ayudará.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?