Aroma oriental

Tres recetas para hacer tus pastas de curry (roja, amarilla y verde)

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

fisioterapeuta y periodista

La pasta de curry sirve para dar sabor a múltiples platos de la cocina asiática. Los productos comerciales convencionales están cargados de aditivos y azúcares. Te enseñamos a preparar la tuya y traer el auténtico olor y sabor asiático a tu mesa.

Puedes preparar una deliciosa pasta de curry sin los potenciadores de sabor artificiales, conservantes ni las grandes cantidades de azúcar que a menudo se encuentran en los productos convencionales. Tu pasta estará además libre de los ingredientes de origen animal que a veces se encuentran en los currys comerciales.

La pasta aromática de curry elaborada con saludables chiles proviene tradicionalmente de la cocina tailandesa y constituye la base de muchas sopas y otros platos asiáticos. Las pastas de curry rojo, amarillo y verde se diferencian principalmente por su grado de picante. Siempre puedes adaptarlas a tu propia tolerancia al picante a través del número y selección de las variedades de chile.

Haz pasta de curry rojo tú misma

La pasta de curry rojo es la pasta más popular de la cocina tailandesa. Es bastante picante y se encuentra en lo que a grado de intensidad se refiere está entre la amarillo suave y la verde muy picante.

Ingredientes:

  • 100 g de chiles rojos, preferiblemente de vainas pequeñas
  • 2-3 chalotas o 1 cebolla morada
  • 3-4 dientes de ajo
  • 2 tallos de lemongrass
  • 1 trozo de galanga, de unos 3 cm de largo (también se puede utilizar jengibre como alternativa)
  • La cáscara de media lima ecológica, si es posible sin la piel blanca (o el zumo de medio limón)
  • 1 cucharadita de semillas de cilantro o media cucharadita de cilantro en polvo
  • 1 cucharadita de semillas de comino o media cucharadita de semillas de alcaravea molidas
  • 2 tallos de cilantro con las raíces u 8 tallos de cilantro, si no hay ninguno con raíces disponibles
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de pimienta blanca (o 5-6 granos de pimienta)

Preparación:

  1. Limpia los chiles, córtalos por la mitad y opcionalmente quítales las semillas. Corta las vainas en trozos y sumerge las vainas secas (si se usan) en un poco de agua durante 15-20 minutos.
  2. Pela y pica la cebolla, el ajo y la galanga. Quita las partes duras y la piel de los tallos del lemongrass, lava los tallos y córtalos en aros. Corta la piel de la limaen tiras finas. Lava y pica el cilantro.
  3. Tuesta las semillas de cilantro, las semillas de comino y, si es necesario, los granos de pimienta en una sartén a fuego medio sin aceite. Revuele para que no se quemen. Retira de la sartén tan pronto como empiecen a desprender su aroma.
  4. En un mortero, primero machaca los trozos de chile (remojados) junto con la sal hasta obtener una pasta suave. La pasta también se puede preparar en una multiplicadora o un minipimer.
  5. Agrega los ingredientes picados a la pasta de chile uno tras otro y tritura o mezcla cada uno antes de añadir el siguiente ingrediente. Finalmente, agrega las especias.

Para obtener una pasta de curry especialmente aromática, los ingredientes se machacan uno tras otro en un mortero. Puede tardar hasta 20 minutos que todos los ingredientes se combinen para formar una pasta mantecosa. El trabajo algo arduo definitivamente vale la pena, porque la pasta de especias desprende su intenso aroma incluso durante la preparación.

La pasta de curry también se puede hacer en una multipicadora o en una batidora de cocina. En ese caso puede ser necesario agregar una cucharadita de aceite vegetal a la masa triturada para que sea más fácil de mezclar.

Almacenada en un frasco de rosca libre de gérmenes y cubierta con un poco de aceite vegetal neutro, la pasta de curry rojo se puede conservar en el refrigerador hasta dos semanas. Además, se puede congelar en porciones como cubitos de hielo y, por tanto, usarse durante varios meses.

Haz pasta de curry amarillo tú misma

La pasta de curry amarilla es la más suave. La principal diferencia es su color y las diferentes especias que se utilizan.

Ingredientes:

  • 30 g de chiles rojos secos, preferiblemente vainas largas
  • 3 chalotas o 1 cebolla morada
  • 4-5 dientes de ajo
  • 3 tallos de lemongrass
  • 1 trozo de galanga o jengibre, de unos 4 cm de largo
  • 1 trozo de cúrcuma, de unos 2-3 cm de largo o 2 cucharaditas de cúrcuma en polvo
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de semillas de comino o media cucharadita de semillas de alcaravea molidas
  • ½ cucharadita de semillas de cilantro o 1 pizca de cilantro en polvo
  • ½ cucharadita de vainas de cardamomo trituradas
  • ½ cucharadita de pimentón en polvo
  • ½ cucharadita de canela


La pasta de curry amarillo se prepara en el mismo orden que la pasta roja. Prepara la raíz de cúrcuma junto con la galanga o jengibre en el paso 2, agrega las vainas de cardamomo trituradas y las especias restantes en el paso 5.

Haz curry verde tú misma

La más picante de todas las pastas de curry es la verde. Está hecha de pequeños chiles tailandeses particularmente picantes (bird eye chillies), que también pueden ser reemplazados por pimientos menos picantes.

Ingredientes:

  • 7-10 chiles verdes tailandeses pequeños (reemplace algunos con chiles verdes si lo deseas)
  • 2 chalotas o media cebolla morada
  • 1-2 dientes de ajo
  • 2 tallos de lemongrass
  • 1 trozo de galanga o jengibre, de unos 2 cm de largo
  • La piel de un cuarto de lima ecológica si es posible sin piel blanca (alternativamente 2-3 cucharadas de jugo de limón)
  • 1 tallo de cilantro, incluida la raíz de cilantro (opcionalmente 4 tallos de cilantro, si no hay ninguno con raíces disponibles)
  • 1 cucharadita de semillas de cilantro o media cucharadita de cilantro en polvo
  • 1 cucharadita de semillas de comino o media cucharadita de semillas de alcaravea molidas
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de pimienta blanca (en granos o molida)

La pasta de curry verde también se elabora en el mismo orden que las otras pastas tailandesas. Te en cuenta que después de cortar los chiles las manos deben lavarse inmediatamente con detergente líquido para que nada picante entre accidentalmente en los ojos o en zonas de piel sensible.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?