Valeriana

La bella valeriana se asocia al bienestar: es un apoyo natural contra el insomnio y el dolor muscular. Descubre sus numerosas virtudes y sus contraindicaciones.

Las plantas medicinales son una opción natural a estos fármacos, con la ventaja de que no suelen crear dependencia. Y si hay una planta que se relaciona automáticamente con los nervios, es la valeriana (Valeriana officinalis), queconstituye, sin duda, el principal recurso para enfrentarse a situaciones de tensión nerviosa.

La valeriana es una planta herbácea y grácil que puede alcanzar una altura de hasta metro y medio. A sus hojas compuestas, de hasta 12 folíolos estrechos y dentados, les acompañan en verano y primavera unas pequeñas flores rosadas o blancas agrupadas en inflorescencias corimbiformes.

Crece en ambientes húmedos de montaña, junto a arroyos, en vaguadas y márgenes de bosques caducifolios.

El potencial medicinal de la planta se concentra principalmente en sus partes ocultas, en el corto y grueso rizoma horizontal –o tallo subterráneo– y en sus raíces, que se cosechan al final del estío o ya entrados en el otoño.

Una vez recolectados, se lavan a fondo con agua y se sacuden enérgicamente para librarlos de las impurezas. Luego se dejan secar a la sombra, en un lugar algo ventilado y evitando que se amontonen.

Propiedades de la valeriana

Los principios activos de la valerianase concentran en el aceite esencial que, junto a unas sustancias conocidas como valepotriatos, confieren a la planta los efectos sedantes que la caracterizan. Contiene también ácido valérico, isovalérico, taninos y alcaloides. Se indica básicamente para casos de:

  • Insomnio
  • Ataques leves de ansiedad
  • Palpitaciones nerviosas e irritabilidad
  • Espasmos gastrointestinales
  • Hipertensión arterial asociados a nervios.

Valeriana para el insomnio

En algunos países europeos, como Alemania, la valeriana se receta incluso por vía médica para tratar el insomnio y los estados de ansiedad.

Diversos ensayos clínicos han analizado el mecanismo de acción de los extractos de valeriana como inhibidores de las neuronas del sistema nervioso simpático encargadas de mantener los estados de vigilia, pues se vio que potenciaban la acción de un aminoácido inhibidor, el ácido gamma-amino butírico (GABA).

Estos estudios demostraron la eficacia de la valeriana en la disminución del tiempo de latencia, que es el que precisamos para llegar a conciliar el sueño.

La valeriana se revela así como una alternativa válida a los hipnóticos y sedantes de síntesis para conseguir favorecer el sueño natural en estados de insomnio no agudo, en personas que duermen poco o que tienen alterado su ritmo de sueño a causa de situaciones de tensión nerviosa y acumulación de preocupaciones.

Ahora bien, para que resulte eficaz, se deben procurar tratamientos largos de entre 4 y 6 semanas y en dosis elevadas para quienes ya hayan seguido tratamientos previos con medicamentos.

Valeriana para la ansiedad

La valeriana como tranquilizante se destina también a calmar los estados de ansiedad leve -aunque en este punto no existe evidencia científica sobre su efectividad-, para tratar la hiperactividad infantil, las cefaleas nerviosas y las taquicardias.

Ayuda asimismo a mantener la tensión arterial bajo control cuando esta se altera a consecuencia de algún trastorno nervioso, previene o alivia los espasmos gastrointestinales en personas de tendencia nerviosa propensas a padecerlos y puede servir de apoyo a personas afectadas del síndrome del colon irritable, a quienes los nervios pueden agudizar los síntomas.

Valeriana como relajante muscular

Resulta también un eficaz relajante muscular, muy útil para aliviar la tensión y el dolor tras un sobreesfuerzo o una actividad deportiva especialmente dura, para calmar las contracturas musculares y los dolores neurálgicos, así como para rebajar la incidencia de los espasmos musculares durante la menstruación y para contribuir a suavizar algunos de los trastornos propios del climaterio, como los sofocos, la tensión muscular, la jaqueca y la lumbalgia

Cómo tomar valeriana

La valeriana se puede encontrar fresca o seca. Antes de tomarla, consulta con un especialista si es oportuno que la tomes:

  • En planta seca. La planta seca se presenta en forma de raíz seca estabilizada, que se puede preparar en decocción, preferentemente combinada con otras plantas como la melisa y el espino blanco, más el añadido ciertamente imprescindible de algún corrector de sabor, como la menta o el anís verde.
  • Tintura de valeriana. Se toma disuelta en agua o zumo de frutas, y bastan unas 20-25 gotas diarias, en dos tomas.
  • Extracto líquido. En ese caso se toman hasta 50 gotas, en tres dosis diarias), el jugo del rizoma fresco y en polvo.
  • Pastillas de valeriana. Los comprimidos o cápsulas son la forma más frecuente y cómoda de tomarla, que tienen una media de 250 o 300 mg por unidad, de las que se puede tomar en el caso de los adultos hasta 4 o 5 al día, la última toma una hora o dos antes de acostarse.
  • En aceite esencial. Este aceite, que se extrae por destilación de las raíces de la planta, presenta un color pardo oliváceo que se ennegrece con el tiempo, y un aroma intenso y terroso.

Dosis recomendadas de valeriana

En cualquier caso, se aconseja no superar los 15 g de valeriana diarios en cualquiera de sus formas.

Para combatir el insomnio, se aconseja tomar una dosis a media tarde y la segunda una o dos horas antes de acostarse, dado que con frecuencia (aunque no a todo el mundo) produce cierta inquietud inicial que se va apagando con el paso del tiempo.

En el mercado se vende una gran variedad de productos en cápsulas y comprimidos que asocian la valeriana a otras plantas como el lúpulo, la melisa, la amapola, la pasiflora o el espino albar, entre otros. Es necesario dejarse aconsejar por el herbolario de confianza.

En cuanto a la dosis máxima en planta secca, se pueden tomar hasta tres tazas diarias en el caso de los adultos, y una o media en el de los niños.

Cómo usar el aceite esencial de valeriana

El aceite esencial de valeriana aplicado en forma de baño o masaje resulta muy útil para relajarse tanto física como mentalmente y se considera incluso ligeramente hipnótico.

Combina bien con los aceites de lavanda, romero y mandarina, y está indicado para aliviar estados nerviosos diversos como irritabilidad, inquietud, ansiedad leve, insomnio. indigestiones nerviosas y tensión muscular.

No obstante, no hay que usarlo en grandes cantidades ni de forma continuada, ya que puede provocar dolor de cabeza y agitación.

Contraindicaciones de la valeriana

La valeriana no presenta apenas efectos secundarios y es, en general, una planta segura y apta para todas las edades. Se metaboliza con bastante rapidez y sus efectos han desaparecido a la mañana siguiente.

Solo se desaconseja su consumo, por prudencia y a falta de estudios concluyentes, a mujeres embarazadas y lactantes, a niños menores de tres años y a pacientes con insuficiencia renal.

No obstante, consumida de forma persistente y en dosis demasiado altas, se ha observado que la valeriana puede ocasionar cefaleas, vértigos, náuseas, fatiga, sudoraciones, picores e incluso aquello que con ella se pretende combatir: alteraciones del sueño. Otros estudios hablan de somnolencia y torpeza.

Se advierte también de la necesidad de no simultanear el consumo de valeriana con el de barbitúricos y otros sedantes clínicos, o bebidas alcohólicas y excitantes como el café y la cola, pues puede sobreactivar sus efectos e inducir estados de agitación y ansiedad o bien de torpor y somnolencia, según el caso.

Como ocurre con las benzodiacepinas, si tras un uso prolongado se deja de tomar de forma brusca, la valeriana puede producir confusión y mareos. Tomada por periodos muy largos puede generar cierta dependencia.

Infusiones con valeriana y fórmulas de herbolario

Estas cinco decocciones combinan la raíz de valeriana con otras plantas medicinales. Para prepararlas, se vierte una cucharada rasa por taza de agua un minuto y se deja reposar otros diez.

  • Fórmula con valeriana contra la ansiedad y el estrés: Combina, a partes iguales, valeriana, melisa, pasiflora, hipérico y anís estrellado. Hay que dejarla hervir dos minutos.
    • Cuándo tomarla: Dos o tres veces al día, en ayunas o fuera de las comidas.
  • Formula para reducir la tensión arterial con valeriana: Esta decocción de efecto hipotensor se prepara con una mezcla de raíz de valeriana, espino albar, hojas de olivo y tilo. El sabor mejora con miel de azahar.
    • Cuándo tomarla: Dos vasos al día, tras desayunar y cenar.
  • Relajante muscular de herbolario: Combina raíz de valeriana, viburno, milenrama y pasiflora, a partes iguales.
    • Cuándo tomarla: Hasta tres tazas al día, con anís estrellado o menta. Se puede completar con unas friegas suaves de infusión de valeriana y milenrama sobre el área tensa o dolorida.
  • Infusión con valeriana para la jaqueca: Esta decocción asocia valeriana a lúpulo, poleo y flor de azahar, a partes iguales.
    • Cuándo tomarla: dos o tres tazas al día. También se puede aplicar externamente, empapando con la decocción unas compresas y disponiéndolas sobre el área donde se localiza la presión.
  • Infusión para distonías de la menopausia: Se precisa valeriana, mijo del sol, salvia, sauzgatillo y menta.
    • Cuándo tomarla: dos o tres tazas al día, tomadas en ayunas, en los periodos de sofocos, sudoraciones, posibles estados de depresión leve y nerviosismo.

Algunas curiosidades sobre la valeriana

  • Una vez seca, de la raíz emana un olor penetrante, como de sudor de pies, que la tradición dice que atrae a los gatos. Por ello a la valeriana se la conocía también como hierba de los gatos.
  • La valeriana era bien conocida en la época de la antigua Roma, y ya entonces se utilizaba como sedante. Valere, vocablo del que deriva la palabra "valeriana", es un término latino que significa "estar bien".
  • En la Edad Media y durante el Renacimiento esta planta gozó de gran reputación en Europa como remedio para calmar los estados ele histeria y los ataques de epilepsia, pero también para el tratamiento de trastornos digestivos, con náuseas y vómitos, para tratar las úlceras bucales y las encías inflamadas e incluso la debilidad de la vista.
  • La valeriana pertenece a la familia de las valerianáceas, de las que se conocen unas 360 especies repartidas por todo el mundo. Aunque con un uso mucho más restringido que la valeriana clásica, otras valerianas aún se siguen empleando popularmente:
    • La valeriana pirenaica, mucho más robusta que la oficinal, que había sido cosechada por las gentes de las montañas a falta de esta y con las mismas finalidades.
    • La milamores (Centranthus ruber), planta muy común, sobre todo en las tierras próximas a la costa, que también se usa como sedante y relajante muscular, solo en infusión.
    • La cornucopia (Fedia cornucopiae), común en el sur de la Península, donde se consumen sus brotes tiernos, en ensalada y en verdura.
    • La hierba de los canónigos (Valerianella locusta), de la que se consume la planta joven en ensalada.

Libros para aprender más de fitoterapia

  • Manual de plantas medicinales; D. Simon y D. Chopra. Ed. Paidós
  • Hierbas para la salud; Kathi Keville. Ed. Oniro
  • Diccionario integral de plantas medicinales; Jordi Cebrián. Ed. RBA Libros

Te puede interesar

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?