Para todos

6 plantas medicinales eficaces contra la tos

Pueden usarse como alternativa o bien como apoyo a los fármacos mucolíticos y antitusígenos.

Jordi Cebrián

Tusilago, las hojas que ablandan la tos

1 / 6

Tusilago, las hojas que ablandan la tos

El tusílago (Tussilago farfara) es un remedio de herbolario tradicional, empleado desde antiguo para combatir la tos seca e irritativa, aquella que no deja dormir –su nombre procede de tussis, «tos» en latín–. Esta planta consigue reparar las mucosas irritadas y se indica tanto para un catarro con tos abundante como en caso de faringitis, laringitis, bronquitis no aguda y procesos asmáticos.

Se ha aconsejado como apoyo para fumadores y personas con alergias respiratorias que se manifiestan con tos y congestión.

  • Propiedades: Antitusígeno, mucolítico, expectorante, demulcente, ligeramente antiséptico.
  • Partes utilizadas: Las hojas.
  • Cómo se toma: En infusión, combinado con otras plantas como liquen de Islandia, pulmonaria, violeta, gordolobo y regaliz. Basta una cucharada sopera de la mezcla por vaso de agua. Se toman hasta tres tazas diarias. También se encuentra en forma de jarabe, tintura y en gotas de extracto fluido.
  • Precauciones: Contiene trazas de alcaloides y por eso llegó a estar retirado de los herbolarios, pero ha vuelto a ser permitido. No debe tomarse durante el embarazo ni la lactancia, ni ser administrado a menores de 12 años. Para no sobrecargar el hígado, no se recomiendan tratamientos prolongados ni dosis elevadas.

Helenio, aliado antigripe

2 / 6

Helenio, aliado antigripe

El helenio (Inula helenium) calma la tos seca y facilita la expectoración. Tiene un efecto antiséptico muy notable, que ayuda a acortar la convalecencia de las infecciones víricas o bacterianas. Se indica en caso de procesos gripales, faringitis, bronquitis y ataques de asma.

Los herbolarios lo recetan (al igual que el tusílago) para tratar las alergias respiratorias que cursan con rinitis y conjuntivitis.

  • Propiedades: Expectorante, antiséptico, antitusígeno, antiespasmódico, antiinflamatorio, antialérgico.
  • Partes utilizadas: El rizoma y la raíz, de gusto amargo y alcanforado.
  • Cómo se toma: En decocción, una taza antes de las comidas, asociada con regaliz o hinojo para mejorar el sabor. Se encuentra en polvo, extracto líquido, tintura y cápsulas.
  • Precauciones: Hay que evitar las dosis elevadas, que podrían provocar irritación gástrica en personas propensas a padecer de gastritis.

Culantrillo del pozo para suavizar la garganta

3 / 6

Culantrillo del pozo para suavizar la garganta

El culantrillo de pozo (Adiantum capillus-veneris) es un bello helecho de diminutas hojas, fácil de hallar junto a fuentes, acequias, cuevas y rocas húmedas y musgosas. Esta planta se caracteriza por su gran riqueza en mucílagos, lo que explica su capacidad para proteger y reparar las mucosas dañadas.

Es un remedio tradicional de herbolario que favorece la expectoración y suaviza la garganta irritada. Se muestra muy eficaz para aliviar catarros con tos y congestión, faringitis, bronquitis y procesos asmáticos leves.

  • Propiedades: Demulcente, mucolítico, expectorante, antitusígeno, antiinflamatorio.
  • Partes utilizadas: Las frondas.
  • Cómo se toma: En infusión o decocción, siempre asociado a otras plantas que mejoran su sabor (no es muy agradable), como por ejemplo anís verde y regaliz. Y junto a plantas antisépticas y febrífugas como la ulmaria, la primavera y la milenrama. Se vierte una cucharada sopera de la mezcla por vaso de agua –se toman tres vasos diarios en ayunas, uno antes de cada comida–. Se encuentra también en forma de jarabe, tintura y extracto líquido.
  • Precauciones: Es apto para todos, no se le conocen efectos adversos.

Drosera, la cazadora de patógenos

4 / 6

Drosera, la cazadora de patógenos

Como la mayoría de las plantas insectívoras, la drosera (Drosera rotundifolia) es propia de zonas pantanosas, donde el agua lava tanto de nutrientes el suelo que algunos vegetales han de obtenerlos de los insectos. Al ser muy escasa, no se debe cosechar –mejor conformarse con adquirirla en herbolarios–.

Se trata de una de las plantas más adecuadas para combatir la tos seca e irritativa, así como la tos nerviosa. Combate los focos de infección y ayuda a expulsar la mucosidad. Se indica, por tanto, en catarros con tos, en procesos gripales, faringitis, laringitis y sinusitis.

  • Propiedades: Antiséptica, antiinflamatoria, antitusígena, antibacteriana, antiespasmódica.
  • Partes utilizadas: La planta entera.
  • Cómo se toma: En jarabe para la tos y la congestión, de 4 a 6 cucharaditas al día. Existe una variada oferta de productos a base de drosera en los herbolarios. Se puede tomar en infusión, mejor combinada con plantas como marrubio, brotes de abeto, violeta, malva y regaliz. Se requiere una cucharada sopera de la mezcla por vaso de agua y se toman hasta cuatro tazas al día. También se presenta en tintura y extracto líquido.
  • Precauciones: Los jarabes con drosera pueden llevar un porcentaje de alcohol, conviene tenerlo en cuenta si se administra a niños pequeños.

Agrimonia para la afonía

5 / 6

Agrimonia para la afonía

La agrimonia (Agrimonia eupatoria), un remedio excelente para desinflamar las amígdalas, protege las mucosas respiratorias y contribuye a recobrar la voz en caso de afonía tras un catarro o faringitis.

Es muy eficaz para combatir los diferentes síntomas de una alergia respiratoria, como los estornudos explosivos, la tos seca, la secreción nasal, la picazón en los ojos o el lagrimeo.

  • Propiedades: Antiinflamatoria, antialérgica, antitusígena.
  • Partes utilizadas: Las sumidades aéreas.
  • Cómo se toma: En infusión, 2­3 vasos al día, sola o con plantas que potencien su acción, como el malvavisco, el llantén y la pulmonaria. Se encuentra también en tintura y extracto líquido.
  • Precauciones: A la planta fresca se le atribuye un efecto reactivo por efecto de la luz solar sobre la piel.

Abeto, talismán contra las infecciones respiratorias

6 / 6

Abeto, talismán contra las infecciones respiratorias

Este árbol majestuoso, empleado por druidas y curanderos desde tiempos remotos por su gran potencial curativo, forma parte de numerosas tradiciones. Los herbolarios lo incluyen en sus fórmulas por su gran capacidad balsámica.

Resulta muy indicado para favorecer la eliminación de mucosidad, combatir los focos de infección y aliviar los dolores y molestias musculares tras un episodio de tos violenta o prolongada. Es útil ante las diferentes afecciones respiratorias –gripe, sinusitis, amigdalitis, faringitis, laringitis y bronquitis–, así como para aliviar los estados alérgicos con rinitis.

  • Propiedades: Expectorante, antiséptico, analgésico, antialérgico, antiinflamatorio.
  • Partes utilizadas: yemas, hojas, resina (aceite esencial de trementina), corteza.
  • Cómo se toma: En infusión de las hojas o las yemas (con pulmonaria, malva y amapola, dos tazas al día), en jarabe para la tos (tres cucharadas al día), en extracto líquido, en vahos con tomillo o eucalipto, y en baños calientes.
  • Precauciones: No se debe ingerir el aceite esencial puro.

Las mejores plantas medicinales contra la tos

En los meses fríos la tos o los ataques de tos pueden convertirse en una ingrata melodía de fondo, que oímos en la calle, cuando nos desplazamos en transportes públicos, o en el trabajo, en clase o el propio hogar. El frío ambiental y los cambios bruscos de temperatura contribuyen al aumento de resfriados, procesos gripales, faringitis, etc.

Pero la tos no es ninguna enfermedad, sino un acto reflejo del organismo para eliminar sustancias extrañas o para reducir un exceso de congestión en las vías respiratorias.

La tos puede ser seca. En ese caso no ayuda a expectorar y puede resultar irritante y muy engorrosa. Le suele suceder una tos más blanda, que sí facilita la expectoración. Generalmente, una tos aguda no dura más de dos o tres semanas. Si se prolonga más, estamos ante una tos crónica. Pero existe también una tos nerviosa, en que la irritación de las mucosas de la laringe y la faringe conduce a toser más y más, lo que suele empeorar el malestar.

El mejor aliado contra la tos es la hidratación. Tomar al menos seis vasos de agua, infusiones o zumos de frutas al día puede bastar para que la situación mejore de forma progresiva.

Para la tos nerviosa suelen administrarse antitusígenos, como la codeína o la cloperastina, o bien corticoides inhalados. Pero las plantas medicinales pueden ser un apoyo e incluso una alternativa a los fármacos para combatir la tos cuando esta resulta muy molesta o genera irritación, y para acelerar la eliminación de mucosidad.

Son útiles las plantas mucilaginosas, que restauran las mucosas y facilitan la expectoración, o bien las antiinflamatorias, antialérgicas y antisépticas. La mayoría de las plantas que se presentan en este artículo son fáciles de adquirir en cualquier herbolario y pueden ser administradas sin problemas a personas mayores y a niños.

En muchos casos lo ideal es elaborar remedios combinados de varias plantas que sumen o potencian sus diversos efectos curativos.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?