Maca

Vigorizante sexual  y eficaz antiestrés

Este tubérculo, de aspecto similar a un rábano, está mereciendo atención creciente por parte de la comunidad científica y de la industria farmacéutica.

La maca (Lepidium meyenii) ya era consumida por los pueblos incas mucho antes de la llegada de los españoles al continente americano.

Diversos pueblos de los altiplanos andinos de la zona de Junín, cerca del lago Titicaca, debieron de ser los primeros en cultivarla, y de ahí se extendió a lo largo de la cordillera.

Que fue conocida por los españoles lo prueba el hecho de que el padre Bernabé Cobo comentara en sus crónicas que «la mitad de los indios no tiene otro pan que la maca».

Muchos siglos después, diversas organizaciones y pueblos indígenas de la zona se han unido para denunciar los intentos de determinadas industrias farmacéuticas de hacerse con la patente de algunos de sus principios activos, pasando por alto el conocimiento histórico que estos pueblos tienen de las propiedades de la planta.

La maca crece por encima de los 4.000 metros de altitud, donde impera un clima tan severo que pocas plantas más logran prosperar. Tal capacidad de resistencia se refleja en sus propiedades, en especial como planta adaptógena.

Contiene un 10% de proteínas, un 60% de carbohidratos, un 8,5% de fibra y un 2,2% de grasas, además de esteroles (fitoestrógenos), flavonoides y alcaloides como la macaína.

En Perú aún se consume como alimento, asada en un fuego sobre el suelo, o se elabora con ella un pan: el pan de maca o atunca. En Occidente se toman sus extractos, que concentran sus propiedades vigorizantes.

Propiedades medicinales

  • La maca es un gran adaptógeno. Aumenta la resistencia física y la capacidad del organismo para adaptarse a situaciones de estrés y para vencer la debilidad y la fatiga.
  • Se ha demostrado asimismo que libera sustancias que inciden sobre el hipotálamo y la glándula pituitaria. No actúa directamente sobre los niveles hormonales, pero sí sobre los mecanismos que regulan la liberación de las hormonas folículo-estimulante y luteneizante. Ello explica su efecto como vigorizante sexual.
  • En experimentos de laboratorio con ratas se ha demostrado su capacidad para incrementar el volumen seminal y potenciar el deseo sexual. No es una planta excitante, como el guaraná, sino que regula la función sexual. Tampoco debe considerarse un fármaco, sino un alimento vigorizante, no afrodisiaco.
  • Se indica en casos de disfunción eréctil, para favorecer la fertilidad, y por sus virtudes como regulador hormonal, por ejemplo para combatir los síntomas asociados a la menopausia, como sofocos, sudores, cambio de humor o pérdida de apetito sexual.
  • A diferencia de la famosa Viagra, de efecto vasodilatador y estimulante sexual masculino, precisa tratamientos largos, de más de tres meses, pero está libre de los riesgos que conlleva el consumo de aquella.

Fórmulas de herbolario

  • Se recomienda tomar de 2 a 4 cápsulas al día: unos 3 gramos los hombres adultos y unos 2 gramos las mujeres. 
  • Si se toma en polvo, basta con una cucharada de postre al día; se puede mezclar en un vaso con agua, zumo o leche. 

Presentación

De la raíz de este tubérculo andino se comercializa el extracto, tanto en forma de cápsulas como en polvo. La maca puede resultar un producto algo caro: 100 gramos del extracto en polvo cuestan en torno a los 10 euros.
 

Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

suscribete Julio 2017