Enuresis infantil

¿Tu hijo moja la cama? 4 remedios que no te pueden faltar

Mojar las sábanas por la noche supone un pequeño trauma para los niños. El apoyo emocional y la fitoterapia son buenos aliados para superar este problema.

Jordi Cebrián

Remedios para la enuresis infantil. Hipérico en infusión

1 / 4

Hipérico en infusión

Esta planta, de acción sedante y antidepresiva, en pequeñas dosis puede darse a los niños, sobre todo ante la hiperactividad y la enuresis nocturna.

Se prepara en infusión –apenas una cucharadita con otra de manzanilla junto con algún endulzante natural– y se le da una tacita una hora antes de acostarlo.

manzanilla-remedios-enuresis-nocturna. Friegas de manzanilla

2 / 4

Friegas de manzanilla

Un remedio tradicional es aplicar al niño una friega con agua de manzanilla tibia por la columna vertebral, desde la nuca hasta la rabadilla: le activa la circulación y le relaja la vejiga.

Y es que esta planta es, en efecto, idónea para los nervios infantiles, por su efecto moderadamente sedante y su sabor suave.

Cuando están nerviosos y la comida les sienta mal, una taza o dos al día de infusión de las flores, después de las comidas, les va muy bien.

naranjo-dulce-enuresis-infantil. Naranjo dulce, en infusión o por vía tópica

3 / 4

Naranjo dulce, en infusión o por vía tópica

Otra planta muy agradable es el naranjo dulce. Es sedante, antiespasmódico y algo hipnótico.

Se puede preparar una infusión con las flores. También puedes prepararla añadiendo melisa y anís verde, una tacita al día, tras la cena.

Por vía tópica, de 2 a 4 gotas del aceite esencial en el baño nocturno o en masaje en la espalda.

melisa-enuresis-nocturna. Melisa, agradable y relajante

4 / 4

Melisa, agradable y relajante

La melisa ayuda al niño a conciliar el sueño. Además es útil contra los tics y el dolor de cabeza nervioso.

Usa las sumidades floridas y prepara una o dos tazas al día en infusión.

Remedios para la enuresis nocturna

Para algunos niños el colegio y sus obligaciones suponen una dificultad, y los nervios pueden manifestarse de diversas maneras. La incontinencia o enuresis es una de ellas.

Hasta los cinco años no se considera un problema. Conforme el niño crece, aprende a distinguir cuándo levantarse de la cama para orinar. Pero no son raros los casos en los que, por tener el sueño profundo o por nervios, acaba mojando a menudo las sábanas.

Según la Asociación Española de Pediatría, la enuresis afecta a un 13% de los niños de 6 años y a un 10% entre los de 7 y 9 años.

El problema puede convertirse en un pequeño trauma para ellos.

Además de evitar que beban mucho líquido antes de acostarse, es básico detectar qué factores emocionales pueden influir para poder ayudarles. Estrés, miedos, enfados, rabietas y celos son fuente frecuente de nervios.

Este artículo se ha elaborado con​ la asesoría de Josep Maria Teixé, herborista de El Manantial de Salud.

suscribete Abril 2018

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?