Reda Shaer

Entrevista

"El mindfulness es un potente sanador"

Vivir conscientemente el aquí y ahora restaura la unidad cuerpo-mente y fortalece la inmunidad. Es lo que ha constatado el neurocirujano Reda Shaer.

Silvia Díez

Suma la experiencia como neurocirujano y un gran interés por la medicina psicosomática, que contempla la salud como fruto de la convivencia armónica de cuerpo, mente y espíritu.

El doctor Reda Shaer está convencido de que la solución a la enfermedad pasa por la autorrealización del individuo, y viaja por toda Europa impartiendo un programa de neuro-psico-educación preventiva, llamado NAP (Neuroscience And Presence), que tiene el mindfulness como ingrediente principal.

Entrevista a Reda Shaer

—Un neurocirujano interesado por el mindfulness no es muy común. ¿Cómo llegó a esta disciplina?
—En neurocirugía la mayoría de diagnósticos constituyen de por sí un trauma.

Veía que, para la recuperación óptima del paciente, el aspecto psicológico resultaba tan importante como el éxito del tratamiento quirúrgico.

Cuando una persona venía a verme con un tumor benigno intracraneal, hacía una cirugía precisa y extirpaba el tejido tumoral, sin embargo, el trauma psicológico y los efectos de la patología no dejaban que la persona recuperara su vida normal. Se sentía desvalorizada porque sabía que una empresa no le iba a tolerar ciertas cosas, ni tampoco la familia ni los amigos la veían igual que antes.

Para mí era importante que esa persona se valorara auténtica y completamente por sí misma. Así fue como se despertó mi interés por la unidad cuerpo-mente-espíritu.

—¿Cómo concibe el mindfulness?
—Como el estado natural (de base) de la consciencia. Permite crear (recuperar) el entorno interior (homeostático) en los pacientes, fortalece el sistema inmunitario, regula el funcionamiento de los genes y, por tanto, previene la aparición de enfermedades y potencia claramente la curación.

He visto muchos casos de recuperaciones espectaculares.

El poder curativo del mindfulness

—¿Podría contarme alguno?
—He visto reducirse tumores al practicar mindfulness, como estado mental que caracteriza la presencia, conseguida por las personas comprometidas con la realización de su ser y la superación de su sufrimiento.

También he seguido el proceso de recuperaciones óptimas y muy satisfactorias a pesar de los daños ocasionados por tumores en el cerebro y, a menudo, he evitado operaciones de columna en casos de hernia discal y enfermedades degenerativas con la aplicación de mindfulness dentro del programa NAP.

—Y en otros campos…
—Ayuda mucho a pacientes con enfermedades crónicas del sistema nervioso (parkinson, ictus, epilepsia, deterioro de la memoria…), cardiovasculares (hipertensión, angina de pecho, arritmias), cuadros de ansiedad, depresión, neurosis y trastornos del sueño, enfermedades músculoesqueléticas que producen dolores, fatiga crónica, enfermedades autoinmunes, dermatológicas…

—¿Cómo actúa su programa?
—El programa NAP-mindfulness propone un viaje al interior de uno mismo. Incide tanto en el funcionamiento del sistema inmunitario como a nivel genético.

El mindfulness incide en el "entorno interior" –bioquímica y fisiología– de la unidad cuerpomente, lo que reduce la actividad en la "red neuronal por defecto" y anima la conectividad funcional de esta red neuronal gracias a la neuroplasticidad.

Esto permite a la persona liberarse de las influencias destructivas de la mente y residir en la "presencia", en el aquí y ahora. De esta manera nos fusionamos felizmente y sin esfuerzo con la vida.

Fuera los pensamientos negativos

—No hay que hacer caso a los pensamientos destructivos.
—Nuestro bienestar y estado de salud depende muchísimo de donde está "secuestrada" nuestra atención.

Despertar es desarrollar el darse cuenta (awareness) de este secuestro de la atención por parte de la mente, liberarla y recuperar tu poder de cognición para dirigirla y mantenerla en la presencia.

La presencia es quizás el único estado del entorno corporal interior que está libre de la intoxicación mental basada en pensamientos y emociones. Manteniendo la atención en la presencia se alcanza poco a poco un entorno interior sereno, que permite la corrección de la homeostasis y de la bioquímica del organismo e incluso del funcionamiento de los genes.

Y de ahí viene la curación. No se puede seguir manteniendo una visión mecanicista del cuerpo, hay que reconocer la importancia de la mente y del espíritu, tanto a nivel sanitario como educativo.

—¿Todas las enfermedades dependen de cómo gestionamos nuestros pensamientos?
—Palabras como "todas" o "siempre" conviene evitarlas, pero es indiscutible la influencia de la interpretación del entorno sobre la aparición de muchos trastornos.

Es importante conseguir que la persona recupere un entorno interior armónico. A veces basta una práctica de dos veces al día durante 20 minutos de mindfulness para conseguirlo.

Pero la clave es llegar a vivir mindfully; es decir, vivir con conciencia plena y sin juzgar todo el tiempo. Se trata de recuperar tu estado natural de conciencia, que actualmente permanece invadido por tormentas que podrían englobarse bajo el nombre de "estrés", y que ocasionan cambios funcionales y estructurales en todo el organismo.

El objetivo es vivir con conciencia plena

—¿Podría definirme un poco más el mindfully living o estado de presencia plena que propone?
—Se trata de salir de tu mente y vivir aquí y ahora. Especialmente salir de la parte destructiva que vive en el pasado, generando la depresión, o en el futuro, fomentando la ansiedad.

La presencia es un estado natural en el cual se tiene una percepción abierta de lo que te rodea y de lo que pasa dentro de ti, es un darse cuenta.

—Puede poner un ejemplo
—Pongamos que ayer mi vecina no me sonrió al verme y hoy sí lo ha hecho. Puedo obrar según lo almacenado en mi mente y decidir que, como no me saludó ayer, hoy no le digo nada.

Veo a mi vecina con los ojos de ayer, en lugar de verla en el tiempo real. Si vivo en, y como presencia plena, no solo voy a ver su sonrisa de hoy, sino que me alegraré. Y seguramente me va a surgir espontáneamente compasión, tolerancia y empatía hacia ella.

Todo resulta diferente. ¡Imagínate cuántas películas puedo montar en mi mente egoísta cuando a lo mejor nada de lo sucedido tenía que ver conmigo…!

—Generamos "falsos" problemas…
—Con este mecanismo se generan gratuitamente toneladas de problemas en las relaciones de pareja, de familia, de trabajo, incluso entre países.

Cuando la persona sale de su almacén mental egoísta y primitivo, recupera su inteligencia pura con todos sus ingredientes naturales: espontaneidad, creatividad con responsabilidad, compasión, gratitud, empatía, comprensión, tolerancia, paciencia… ¡Todo eso es la salud!

El doctor Reda Shaer es neurocirujano y especialista en mindfulness, de origen palestino, nació en Jerusalén el mismo año en que Israel ocupó la ciudad. Cuenta con una amplia experiencia en el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades del sistema nervioso central y periférico.

Su trayectoria le ha llevado a convertirse, además, en un convencido defensor del mindfulness, cuyos beneficios ha podido comprobar durante más de dos décadas.

Propone esta práctica de la atención plena como eje de programas de psicoeducación que ya se aplican en Estados Unidos, Canadá y otros países para ayudar a prevenir y tratar trastornos del cuerpo y de la mente cuya aparición o agudización relaciona estrechamente con el estrés crónico.

suscribete Abril 2018

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?