Alternativas al omeprazol

Sin ardor

4 alternativas naturales al omeprazol

Es uno de los fármacos más utilizados en la actualidad para reducir la acidez y tratar la úlcera de estómago, pero tiene más riesgos que ventajas.

Josep Lluis Berdonces

El omeprazol es uno de los fármacos más vendidos en la actualidad. Se utiliza para reducir la acidez y tratar la úlcera de estómago y se tiene una imagen positiva de él; se le conoce comúnmente como "protector del estómago", pero existen numerosas advertencias sobre los efectos nocivos de su uso crónico.

Más de 12 millones de españoles tomaron el año pasado unos 5.000 millones de pastillas de este medicamento, una de las cifras más altas del mundo.

¡No te pases con el Ibuprofeno!

Tratamientos alternativos

¡No te pases con el Ibuprofeno!

Buena parte de las recetas de omeprazol se realizan para prevenir los efectos secundarios de antiinflamatorios y analgésicos como el ibuprofeno, que se indican en enfermedades agudas o crónicas como la artrosis.

4 remedios naturales contra la acidez de estómago

Existen buenos remedios naturales para combatir la acidez de estómago y evitar los efectos secundarios asociados al omeprazol.

  1. Jugo de col y patata: tómate por las mañanas un licuado fresco (unos 50 ml ) de jugo de col y patata cruda. Se toma a pequeños sorbos. Es un gran cicatrizante estomacal.
  2. Tisana calmante: infusiona una cucharadita de malvavisco, otra de manzanilla y otra de regaliz en una taza de agua recién hervida. El regaliz (Glycyrrhiza glabra L.) disminuye los ácidos del estómago y actúa como un antiinflamatorio natural. Tómala 2 o 3 veces al día tras las comidas.
  3. Té de jengibre y canela: pon tres rodajitas de jengibre en una taza con una ramita de canela y añade agua muy caliente. Déjalo reposar quince minutos y tómatelo después de comer.
  4. Comino para condimentar: otra forma eficaz de prevenir la acidez es añadir a tus platos de verduras y legumbres especias aliadas del estómago como el comino, el hinojo o el clavo.

7 efectos secundarios ocultos del omeprazol

En la actualidad, los estudios muestran que el omeprazol no es tan bueno como se cree. Es un "inhibidor de la bomba de protones" que reduce intensamente la secreción de ácidos por la mucosa estomacal.

Pero al disminuir los jugos digestivos se pueden producir déficits de absorción de minerales y vitaminas que a la larga pueden provocar problemas importantes de salud.

Existe el riesgo de sufrir osteoporosis. Diferentes estudios muestran que, al reducirse la absorción de calcio ionizado, el riesgo de fractura vertebral o de cadera es doble en las personas mayores que toman omeprazol.

Al parecer, se estimula la destrucción de tejido óseo y disminuye la construcción de hueso. Si en España se produjeron casi 50.000 fracturas de fémur el año pasado, más de 6.000 se podrían atribuir al uso de omeprazol.

La menor absorción de magnesio puede ocasionar debilidad muscular, arritmias y sobrecarga en los riñones. Además, este déficit provoca alteración de las glándulas paratiroides y osteoporosis. Asimismo, el omeprazol reduce el contenido de vitaminas B1 y C, en ambos casos por escasez de ácidos en el estómago.

Duplica o triplica la neumonía, especialmente la producida por Clostridium difficile. El ácido estomacal es un factor protector frente a infecciones y tiene una acción antibiótica o de eliminación de los microbios ingeridos. Se ha observado que el uso de omeprazol aumenta, además, el riesgo de tener Helicobacter pylori.

La inhibición de los ácidos del estómago parece aumentar asimismo el riesgo de cáncer de estómago y páncreas, en especial los producidos por células enterocromafines, así como de pólipos y de cáncer de colon.

Además, induce la demencia. Tanto la demencia circulatoria como la enfermedad de Alzheimer aumentan entre el 35% y el 45% si se consume omeprazol de forma crónica, lo cual no es una cifra menor.

Los efectos secundarios conocidos son buenas razones para intentar evitar el omeprazol. Consulta con el médico si es imprescindible, no te automediques y recurre a ayudas naturales.

Cómo prevenir la gastritis

La gastritis puede estar causada por el tabaco, el alcohol, los alimentos indigestos o el estrés. Cuando se hace crónica puede relacionarse con la bacteria Helicobacter pylori, que afecta al 60-70% de la población.

El consumo de frutas y verduras con vitamina C reduce el crecimiento de Helicobacter pylori. En cambio, el tratamiento de la acidez con omeprazol es un bálsamo para esta bacteria, que dispara su crecimiento.

Sentarse a la mesa con tranquilidad resulta esencial. Mastica bien, paladea y convierte el momento de comer en un tiempo de disfrute. Evita, en general, el estrés.

El arroz, la avena, las frutas, las verduras o las compotas actúan como calmantes. Los alimentos ricos en mucílagos –como las judías, el lino, la chía o la algarroba– son recomendables.

Revisa tu medicación, especialmente los antiinflamatorios y analgésicos no esteroideos (AINES) como el ibuprofeno, ya que muchos pueden provocar gastritis. Evita el consumo continuado (consúltalo con el médico).

suscribete Julio 2017