Probióticos

3 consejos que tener en cuenta si tomas kombucha

Dr. Pablo Saz

Te contamos cómo consumir esta bebida fermentada para aprovechar todos sus beneficios. Tu intestino y tu salud lo agradecerán.

¿Se puede consumir la kombucha a diario? ¿Puede causar algún desequilibrio en la flora intestinal al ser un probiótico?

La kombucha es una bebida fermentada con poco alcohol, pero con alcohol. Según la dosis y la sensibilidad de quien lo toma puede hacer daño. La kombucha se desaconseja, pues, en todas aquellas situaciones en las que se desaconseja el alcohol.

Sobre los desequilibrios en la flora intestinal, también depende de la cantidad y la calidad de su bacterias y levaduras, por las posibilidades de contaminación y sensibilidad del paciente.

Artículo relacionado

Ferment9 fermentados y probióticos

Ferment9: el paraíso de los probióticos

Consejos sobre la kombucha y su consumo

Al comer probióticos o bacterias es muy importante el análisis organoléptico: ver que tiene un color agradable, que huele bien, que sabe bien; si no es así, conviene descartarlo.

Hay que observar también cómo sienta: si produce un aumento de gases, malestar intestinal, vómitos o diarreas nos esta avisando de que no conviene.

Si te gusta, te resulta agradable y te sienta bien, probablemente tienes capacidad de adaptación a sus bacterias y al alcohol. Por si acaso, observa y vigila la función hepática y digestiva.

La mayoría de las kombuchas se preparan en casa, por lo que la reacción de cada fermento es única y distinta. Algunos problemas de flora intestinal o reacciones pueden deberse a una contaminación bacteriana particular.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?