Salvia

De la salvia (Salvia officinalis) podríamos decir que es "la planta que salva". Sus propiedades como reguladora hormonal o planta digestiva son bien conocidas, pero tiene muchas otras.

Como el tomillo o el romero, también la salvia (Salvia officinalis) es un tesoro botánico propio de la cuenca mediterránea, y como aquellos destaca por su fragancia fresca, penetrante y algo alcanforada. Se cree que el nombre de "salvia" podría derivar del latín salus salve, por salud, o bien de salvare, lo cual en ambos casos alude a sus atributos reparadores.

La salvia la encontramos a menudo en jardines, donde se emplea para formar barreras o en rocallas. Pero la variedad de jardinería no es la que se suele emplear en fitoterapia, sino la que crece de forma natural en collados secos y prados abiertos, desde el norte de Marruecos hasta la costa dálmata, o bien la cultivada en viveros y huertos medicinales.

La gente del campo la conoce bien y la lleva utilizando durante siglos para componer remedios y perfumes, para ahuyentar a los insectos o como planta aromática en la cocina. También es muy popular utilizar la salvia para purificar la casa.

Las propiedades medicinales de la salvia

La salvia es una mata leñosa, con hojas alargadas u ovaladas, recubiertas de una pilosidad sedosa y grisácea, y floreslilas dispuestas en verticilos distantes. Con fines medicinales se emplean tanto una especie que crece en la parte occidental (Salvia lavandulifolia), propia de la península Ibérica y la Provenza, como la que crece en la parte oriental, que presenta diferencias morfológicas.

De las casi quinientas especies que se conocen en el mundo, la mayoría en zonas tropicales, en España se encuentran unas 16 y numerosas hibridaciones.

Para uso medicinal se cosechan las hojas y las sumidades floridas. En su composición encontramos aceite esencial, con tuyona, alcanfor y borneol, ácidos fenólicos, flavonoides, taninos y principios amargos.

Entre sus propiedades destacan su acción tónica, estimulante, antiséptica, estrogénica, antisudoral, antiinflamatoria y antiespasmódica. Esto le confiere una gran variedad de indicaciones:

  • Reguladora hormonal. La salvia posee una actividad estrogénica moderada que sirve de apoyo para regular el periodo menstrual y aliviar molestias como el dolor espasmódico o muscular.
  • Mejora las digestiones. Como planta amarga, constituye un remedio digestivo, muy útil para abrir el apetito, sobre todo tras un periodo de debilidad, y para mejorar la digestión. Calma los espasmos gastrointestinales, previene y alivia los gases, mejora la acidez estomacal y, junto con plantas astringentes, resulta útil en la diarrea.
  • Antisudoral. Su aceite esencial, rico en tuyonas, modera la actividad de las terminaciones nerviosas que generan la sudoración. Es muy útil en la hipersudoración, en la menopausia y en estados febriles.
  • Te revitaliza. Actúa como un tónico general, adecuado en periodos de debilidad y astenia, o como vigorizante tras haber superado una infección vírica.
  • Calma el dolor. Gracias a su efecto analgésico, alivia los dolores articulares, para lo cual existe un viejo remedio tradicional: las cataplasmas de hojas de salvia hervidas con agua y vinagre.
  • Regula los niveles de azúcar. Se le atribuye cierto efecto hipoglucemiante, pues aminora el nivel de azúcar en la sangre y la orina, lo que la hace aconsejable como apoyo en el tratamiento natural de la diabetes.
  • Un gran enjuague bucal. Es un aliado excepcional de la salud bucal. La infusión en enjuague o gargarismos ayuda, por sus propiedades antisépticas, a cortar las infecciones de garganta, como faringitis y amigdalitis, curar úlceras y llagas en la boca y mejorar la gingivitis y las encías sangrantes. También refresca la boca y combate el mal aliento y el mal sabor.
  • Amiga de la piel. Es útil para la piel por su poder antiséptico, antiinflamatorio y reparador. Contiene la hemorragia y desinfecta y cicatriza heridas superficiales. Además, se incluye en remedios tradicionales para tonificar y reparar la piel.
  • Fortalece el cabello y reduce la caspa. Combinada con romero y tomillo, ayuda a fortalecerlo. Se aplica en loción frente a la caspa, para lo cual también se usa el aceite esencial. en baño o masaje.

En aromaterapia se usa para la debilidad, la artritis, el asma, la laringitis, el dolor de cabeza, la fiebre, en estados nerviosos, en molestias musculares y problemas de circulación, entro otros casos. Se aplica en masaje o bien en baños reparadores.

Muchos de estos beneficios eran ya conocidos desde muy antiguo. La salvia se utilizaba mucho en el antiguo Egipto, por ejemplo a fin de estimular la fertilidad. En Grecia, en tiempos de Dioscórides, se empleaba en infusión para detener hemorragias y cicatrizar heridas, provocar la orina y estimular la menstruación. Y en la Edad Media, la escuela de Salerno, en Italia, proclamaba aquello de: "¿De qué podrá morir el hombre que tenga salvia en su huerto?"

Cómo tomarla o utilizarla

Aunque en cocina se suelen usar las hojas frescas, en fitoterapia también se utiliza la planta seca, que se encuentra a granel o en preparados simples o compuestos. También es posible encontrarla en forma de tintura alcohólica, cápsulas y comprimidosextracto líquido y frascos de aceite esencial puro.

5 remedios naturales con salvia

Combinada con otras plantas, la salvia se puede usar en diferentes remedios de herbolario:

  • Infusión para regular la menstruación. Se prepara el siguiente remedio de herbolario: Se mezclan salvia, artemisa, santolina y hierbaluisa a partes iguales y se hierve la mezcla en agua medio minuto (una cucharada por taza de agua). Se deja reposar, se cuela y se toman una o dos tazas al día, los 9 días previos al periodo.
  • Baños para piel irritada.​ ​A partes iguales, salvia, manzanilla, caléndula, llantén y malva. Se añade una cucharada sopera por taza de agua hervida, se deja reposar unos minutos,y se filtra. Se empapan unas compresas y se aplican sobre la piel.
  • Tónico estomacal y calmante nervioso.​ A partes iguales, salvia, poleo, melisa y menta piperita. Se infunde una cucharada sopera de la mezcla por taza de agua 10 minutos y se cuela. Se toma una taza tras las comidas, si se quiere con miel.
  • Irritación de garganta. Dos partes de salvia por una de romero y otra de tomillo, todas frescas. Se vierte agua hirviendo sobre tres cucharadas de la mezcla. Se filtra a los 10 minutos y se deja enfriar. Se hacen gárgaras dos otres veces al día.
  • Loción para la caspa. Se añaden 5 gotas de aceite esencial de salvia a una cucharadita de aceite de almendras. Tras lavar el pelo, se aplica con un masaje enérgico y circular.

Precauciones

Aunque por lo general se considera una planta segura, se recomienda evitarla en casos de alergia a este tipo de plantas labiadas, ricas en esencia.

Se desaconseja el aceite esencial puro por vía oral y, como precaución, también su uso en el embarazo, la lactancia, en caso de insuficiencia renal y si se siguen tratamientos con estrógenos.

Artículos

Te puede interesar

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?