Bayas de goji

Antioxidante

Bayas de goji: ¡larga vida y salud de hierro!

Proceden del Himalaya y durante siglos estos pequeños rubíes rojos han sido el secreto de una vida longeva y de un sistema inmunitario excelente.

Carla Zaplana

Conocida como la fruta de la inmortalidad, estas pequeñas "pasas" alargadas son una muy buena fuente de proteína vegetal completa (el 15% de su composición), ya que aportan los ocho aminoácidos esenciales.

Contienen, además, un 10% de fibra, un 65% de carbohidratos y solo un 10% de grasas, en su mayoría insaturadas, y principalmente ácido linoleico.

Las bayas de goji proporcionan también una lista interminable de micronutrientes, como vitaminas del grupo B (tiamina o B1 y riboflavina o B2), vitamina C y potentes antioxidantes carotenoides como el licopeno, la luteína y la zeaxantina; estos dos últimos, conocidos por sus beneficios para mejorar la visión.

Contienen asimismo minerales como potasio, magnesio, calcio, hierro y zinc.

Bayas de goji: disfruta de una eterna juventud

Debido a su elevado contenido en carotenoides, polifenoles, polisacáridos y trazas de minerales que ralentizan el envejecimiento celular, las bayas de goji reducen el estrés oxidativo en el cuerpo, una de las mayores causas del envejecimiento. Su licopeno protege el corazón contra el estrés oxidativo de los radicales libres.

Además, las bayas contienen esteroles vegetales –betasitoesteroles y kukoaminas– que ayudan a reequilibrar el colesterol y a reducir la presión arterial, respectivamente.

Su contenido en zinc estimula el sistema inmunitario. Otros componentes antioxidantes, como la vitamina C y los carotenos, ayudan a combatir infecciones y enfermedades, y a prevenir mutaciones que pueden afectar al sistema inmunitario.

Las bayas de goji previenen la ceguera nocturna, pues ayudan a reducir el tiempo necesario de adaptación de la visión a la oscuridad. Debido a su elevado contenido en antioxidantes, sobre todo luteína y zeaxantina, nos protegen de la exposición a los rayos ultravioletas y a prevenir el daño provocado por el estrés oxidativo, como cataratas y degeneración macular.

Conjuntamente con la vitamina A, contribuyen a la mejora de la agudeza visual.

La combinación de sus acciones terapéuticas en el cuerpo humano convierte a estas bayas en un alimento adaptógeno. Vigorizan y fortalecen el organismo al tiempo que ayudan a gestionar mejor el estrés al reforzar las glándulas suprarrenales.

No pueden faltar en tus platos

Para experimentar los beneficios medicinales de las bayas de goji, se recomienda tomar dosis de unos 20-35 gramos al día. Así lo demostraron estudios realizados en la Universidad de Ningxia, China, donde sometieron a observación durante 28 días a pacientes con sobrepeso y afectaciones cardiovasculares que consumieron estas bayas.

Kétchup de bayas goji

Antioxidante

Kétchup de bayas goji

En herboristerías y tiendas de alimentación se encuentran sobre todo las bayas secas, aunque también las podemos hallar en polvo. La mejor opción son las bayas orgánicas y un poco húmedas, porque llevan menos tiempo recolectadas.

Las podemos utilizar para enriquecer nuestros batidos, ensaladas, platos principales y postres. Otra opción muy original es infusionarlas y tomarnos una potente y dulce tisana con ellas.

suscribete Julio 2017