Guía de alimentos

Tofu

También llamado queso de soja, es el resultado de cuajar la ‘leche’ de los granos de soja amarilla. Se comercializa en dos texturas: una firme, apta para rebozados y fritos, y otra blanda, con la que se pueden elaborar purés, postres y salsas.

Es un alimento muy digestivo, pobre en calorías y con un alto porcentaje de proteínas asimilables. Es el más rico en calcio (350 mg) y en hierro (5,3 mg) de los productos derivados de la soja. Por ello constituye la mejor alternativa a los productos lácteos y cárnicos. Resulta ideal para bebés, ancianos y personas con problemas digestivos. Además, tiene los mismos beneficios para la salud que la soja. 

 

Muy bueno para la salud
· Baja el colesterol «malo» sin que disminuya el colesterol «bueno».

· Mejora el sistema circulatorio.

· Previene el desarrollo de ciertos tipos de cáncer.

· Alivia los problemas típicos de la menopausia: sofocos, ansiedad, sequedad vaginal y también la osteoporosis.

· Es adecuado para los hipertensos por su bajo contenido en sodio.

· Resulta indicado para las dietas de adelgazamiento y para los diabéticos por ser muy ligero.

 

El tofu en la cocina
· Se adapta a todo tipo de recetas, tanto dulces como saladas.

· Su sabor neutro -no insípido- le permiten absorber muy bien los sabores.

· Con él se puede hacer una crema sustitutiva de la crema de leche.

· Puede usarse para dar ligazón a croquetas y hamburguesas, y consistencia a muchos rellenos.

· Hay dos variedades principales de tofu: el duro (apropiado para cortar en rebanadas o dados y usarlo en sofritos, rebozados o a la plancha) y el tierno (idóneo para purés, salsas y postres). Su consistencia es ideal para elaborarlos.