Guía de plantas

Eufrasia

Elixir natural para los ojos

La eufrasia es la planta para la buena vista, tanto en fitoterapia como en homeopatía. Su nombre parece proceder de Euphrosynia, una de las tres gracias griegas, que se distinguía por su capacidad para traer la felicidad a las almas de los sufrientes. No obstante, las referencias más antiguas que se han hallado de los beneficios del agua de eufrasia para el cuidado de la vista datan del siglo XIV.

Se le atribuía el poder de devolver la vista al ciego y de alejar el demonio de los ojos. Los grandes herbolarios europeos del siglo XVI la tenían como uno de los mejores remedios para tratar dolencias oculares.

Las eufrasias (Euphrasia officinalis o E. rostkowiana y Euphrasia stricta) son unas pequeñas plantas anuales, con los tallos rojizos y ramificados, las hojas dentadas y las flores trilobuladas, de color violeta pálido, y una mancha amarilla en el centro. Parasita a las otras plantas a través de sus raíces.

Se encuentra en brezales y laderas rocosas de ambientes montañosos, y florece desde principios del estío, momento de la recolección de sus sumidades floridas. 
 

Propiedades medicinales

  • La eufrasia contiene flavonoides (quercetósidos), glucósidos como el eufrósido, ácidos fenólicos, un aceite esencial, lignanos y taninos, principios activos que la convierten en una planta astringente, antiinflamatoria, antiséptica y cicatrizante.
  •  
  • Esta capacidad terapéutica hacen de ella una excelente aliada para tratar las digestiones pesadas, estimular el apetito, combatir las infecciones de oído y bucales y aliviar la faringitis.
  •  
  • Aplicada externamente, detiene las hemorragias cutáneas.
  •  
  • Pero sobre todo, la eufrasia es la planta reparadora de los ojos por excelencia, incluso su nombre en inglés eyebright significa ojos brillantes. Reduce la inflamación ocular y ataca los focos infecciosos provocados por virus o bacterias.
  •  
  • Los herbolarios la aconsejan para tratar la blefaritis, la conjuntivitis, la inflamación de los párpados, los orzuelos y como remedio de apoyo en caso de alergias por polen, ácaros, polvo o humo, que cursen con inflamación ocular.
  •  
  • Es idónea además para las molestias derivadas del rechazo al uso de las lentes de contacto.
  •  

Fórmulas de herbolario

  • Para los problemas de los ojos: El remedio más simple para conjuntivitis, blefaritis, inflamación de los párpados, orzuelos, ojos llorosos por causa de la alergia, entre otros problemas, es la decocción de planta seca de eufrasia, a razón de una cucharada sopera por 200 ml de agua.
  • Cómo prepararla: Se hierve la mezcla un par de minutos y se deja en reposo. Después se filtra y se deja templar. A continuación se empapan compresas tibias en la decocción y se aplican sobre los ojos cerrados hasta que las compresas se enfríen por completo. Esta operación, que se repetirá tres veces al día, reduce la inflamación y proporciona sensación de alivio.
  •  
  • Infusión para la alergia primaveral: La eufrasia también es útil en los brotes de ataques alérgicos, con rinitis y accesos de tos persistente. Para ello se puede preparar una infusión a base de eufrasia, llantén mayor, vara de oro y eupatorio, a partes iguales.
  • Cómo prepararla: Se toma una cucharada de la mezcla por cada taza de agua y se hierve durante unos 3 minutos. Después se filtra y se beben tres tazas calientes a lo largo del día, pudiendo aumentar la administración a cuatro tazas si la mucosidad es muy densa.
  •  

Presentación

La eufrasia se presenta en bolsas de planta seca para infusión, en tintura y en extracto fluido.


Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»