Borraja

Útil contra afecciones respiratorias, urinarias, cutáneas y circulatorias.

La borraja (Borago officinalis) es una planta característica del paisaje mediterráneo, que aparece de manera abundante en márgenes de caminos y sembrados desde principios de primavera.


Se trata de una planta anual, de hasta 70 cm de alto, recubierta toda ella de una pilosidad erizada, muy visible. Tiene el tallo carnoso, las hojas basales muy grandes, pecioladas, arrugadas y ásperas, y las superiores más pequeñas, abrazadas al tallo.

Aunque con la expresión «quedar en agua de borrajas» se alude a expectativas no satisfechas, la borraja es, por el contrario, una planta excepcional útil contra decenas de afecciones.
 

Propiedades medicinales

  • Las semillas de la borraja son ricas en ácidos grasos insaturados como los ácidos linoleico (omega-6) y linolénico (omega-3).
  •  
  • El aceite que se obtiene de ellas se considera un excelente regulador hormonal, que equilibra el ciclo menstrual y mitiga los dolores asociados, como las molestias en espalda y riñones, los espasmos musculares y la hinchazón de los pechos.
  •  
  • Se indica asimismo en dolores reumáticos y artríticos, y para prevenir trastornos circulatorios, así como para equilibrar los niveles de colesterol en la sangre.
  •  
  • A las virtudes de las semillas se añaden las de la planta: expectorante, sudorífica y depurativa.
  •  
  • La borraja es también diurética, facilita la emisión de orina y aumenta su frecuencia, y permite frenar las infecciones en las vías urinarias. Se ha indicado en casos de hipertensión arterial, gota, edemas y sobrepeso por retención de fluidos.
  •  
  • La borraja es un remedio muy válido para enfrentarse a todo tipo de afecciones respiratorias, en catarros con tos, gripe, laringitis, faringitis y bronquitis. Ayuda a sudar y a reducir las décimas de fiebre.
  •  
  • En uso externo muestra una acusada acción depurativa y dermoprotectora, útil contra las impurezas de la piel, como eccemas, dermatitis y granos, y para ser aplicada en picaduras, hinchazones, arrugas y sequedad de piel.
  •  

Fórmulas de herbolario

  • Para la irritación de garganta: En casos de irritación de garganta y congestión pulmonar, los herbolarios combinan las hojas y flores de borraja con llantén mayor, agrimonia y malvavisco, a partes iguales para infusión.
  • Cómo prepararla: Se hierven tres minutos 2 cucharadas soperas rasas de la mezcla por medio litro de agua. Se filtra y se bebe durante el día.
  •  
  • Para combatir la gripe y bajar la fiebre: Se sugiere la infusión que combina 40 g de flores de borraja, saúco y albahaca, con 30 g de romero, hisopo y ajedrea y 10 g de hojas de eucalipto, centaura y lavanda, en la proporción de dos cucharadas soperas rasas por medio litro de agua.
  • Cómo prepararla: Se hierve el agua, se echan las plantas mezcladas cuando arranca a hervir, se retira del fuego y se mantiene en reposo, tapado,10 minutos. Se endulza con miel o se añaden unas gotitas de limón. Se beben hasta tres vasos al día, bien calientes, mientras persista el malestar.
  •  
  • Para tratar pieles irritadas o prematuramente envejecidas: Son muy efectivas las compresas que se preparan con la infusión combinada de borraja, caléndula, centella asiática y manzanilla.
  • Cómo prepararlas: Se sirven dos cucharadas soperas de la mezcla por vaso de agua y se hierve dos minutos. Se deja 10 más en reposo y se filtra. Se empapan las compresas con la infusión y se aplican, dos veces al día, sobre la piel, manteniéndolas durante unos minutos para que hagan efecto.
  •  
  • Para depurar el organismo: La infusión de 30 g de hojas y flores de borraja por litro de agua actúa también como un excelente depurativo natural. Basta con tomar tres vasos al día, antes de las comidas.
     

Jordi Cebrián. Asesora: J Mª Teixé, herborista de «El Manantial de Salud»

 

 

suscribete Julio 2017