Como cocinar sin huevos

Alternativas vegetales

Cómo sustituir el huevo en la cocina

Se pueden elaborar las recetas que habitualmente requieren huevo sin este ingrediente. Existen alternativas para conseguir resultados ligeros y sorprendentes

Claudina Navarro

Hay varias razones para buscar sustitutos al huevo. Las personas alérgicas a sus proteínas deben evitarlo y las que tienen el colesterol alto han de consumirlo con moderación.

Pero el motivo más frecuente para renunciar a este alimento es el respeto por la vida animal. Las gallinas ponedoras viven encerradas en jaulas y son sacrificadas a los dos años cuando podrían vivir hasta 15.

8 alternativas vegetales al huevo

Cocinar sin huevos huevos no tiene por qué ser un problema, aunque demasiadas recetas los incluyan. Elige la mejor opción según lo que quieras conseguir.

  • Para dar volumen: sustituye el 25% del líquido de la receta por agua con gas (¡cuidado con el contenido en sales!).
  • Para conferir ligereza: añade media cucharadita de bicarbonato cuando utilices fruta para reemplazar el huevo. Hará que el resultado sea menos denso.
  • Para ligar ingredientes: recurre a la pasta de tomate, el almidón de patata y los purés de calabaza u otras frutas.
  • Para dar esponjosidad: añade bicarbonato, levadura en polvo, vinagre, zumo de limón o de naranja.

1. Mezcla vinagre y bicarbonato

La mezcla a partes iguales libera burbujas de dióxido de carbono que ayudan a leudar y a hacer más ligeras magdalenas, bizcochos y tartas.

2. Semillas de lino con agua

Cuando se dejan unas semillas de lino molidas en agua, la fibra se transforma en una gelatina capaz de amalgamar todos los ingredientes de una receta, de la misma manera como lo hace el huevo, dándole además una textura jugosa. Para reemplazar cada huevo se mezcla con una batidora una cucharada de semillas de lino y tres de agua. Se espera una media hora hasta que la mezcla adquiera una textura gelatinosa y se añade una pizca de bicarbonato. Quedará lista para utilizarla en galletas, tortitas, crepes y tartas que no lleven fruta.

3. Plátano maduro

Medio plátano machacado equivale a un huevo y sirve para ligar los ingredientes de una receta y dar jugosidad al resultado. Es una buena opción cuando no importa que se aprecie el sabor del plátano, como en tartas y bizcochos.

4. Compota de manzana

Ofrece menos sabor que el plátano y más jugosidad. Hay que utilizar una compota sin azúcar y la cantidad recomendable es de 60 g por cada huevo, que sumarán 45 calorías. Es una buena opción para tartas húmedas.

5. Tofu sedoso

Es el queso de soja menos firme, que puede batirse hasta quedar como una crema. Se utilizan 60 g por huevo en pudines, quiches, natillas, mousses, rellenos de tartas o tartas de queso y similares que quedarán agradablemente densas y cremosas.

6. Kuzu, arrurruz o maicena

Estas harinas se pueden disolver en agua (dos cucharadas por cada una de harina para obtener una cantidad equivalente a un huevo) y calentarse hasta que la mezcla espese. Luego se junta con el resto de ingredientes en la elaboración de natillas y otros postres.

7. Leche de soja

Puede utilizarse para dar brillo a brioches, tartas o empanadas. Sólo hay que pintar las superficies antes de hornear. Una cucharada grande de yogur de soja también puede utilizarse como sustituto en preparaciones como pastelitos y magdalenas.

8. Agar agar

Con esta alga, que se comercializa en forma de polvo, copos o láminas, se obtiene una gelatina transparente que se mezcla con agua templada (a razón de tres cucharadas por cada una de gelatina) para obtener un sucedáneo de clara de huevo. Solo hay que añadirlo al resto de ingredientes de la masa en la elaboración de pasteles y similares, que resultarán enriquecidos con yodo, calcio y hierro.

suscribete Julio 2017