Calendario de temporada: qué frutas y verduras comer cada mes

Elegir alimentos frescos de temporada es una de las mejores decisiones que puedes tomar para mejorar tu alimentación. Descubre sus ventajas y los meses más naturales para disfrutar de cada uno de ellos.

Mayra Paterson

Periodista y traductora especializada en salud, bienestar y alimentación natural

Actualizado a 14 de julio de 2022, 11:27

Bájate el calendario de todo el año en pdf aquí

Haz click derecho en el link y selecciona 'Guardar como...' para descargar la imagen

Un calendario para comer de temporada todo el año

¿Eres de los que se quejan de que los tomates no saben como antes, pero los quieres en la ensalada todos los días, sea verano o invierno? ¿O te han invitado a alguna cena en primavera y te ha sorprendido lo bien que saben las fresas que tu anfitrión ha cultivado en sus macetas?

Nos hemos acostumbrado tanto a poder comprar casi cualquier fruta o verdura durante todo el año que cada vez tenemos menos claro cuándo está en temporada cada alimento. Peor aún: no somos ni conscientes de todo lo que perdemos por el camino.

Sin embargo, las frutas y verduras recogidas en temporada saben mejor y son más nutritivas que las que se fuerzan a crecer en un invernadero o se aguantan durante meses en una cámara.

Por qué es mejor comer frutas y verduras de la estación

Los beneficios de comer alimentos de temporada son muchos. Si no, piensa antes en qué son los alimentos de temporada: son lo que la naturaleza pone al servicio de la vida en cada momento concreto del año para que todo a su alrededor siga su ciclo de la mejor manera posible.

O en otras palabras, frutas y hortalizas que han crecido en el momento en que la naturaleza les es más favorable, desde el momento de la siembra al de la cosecha.

Así, nadie podrá negar que el tomate madura más a gusto bajo el sol del verano. Pero es que, mientras tanto, el calor del verano le viene muy bien al boniato para ir engordando bajo tierra y estar a punto en otoño, antes de que llueva demasiado y bajen mucho las temperaturas.

Eso, que bajen las temperaturas, es justo lo que le gusta a la naranja, que se llena de jugo con las lluvias y crece provista de un buen abrigo para el frío. Al contrario de la fresa, que preferirá aguardar a la primavera para que los primeros rayos de sol le saquen los colores.

Siguiendo el calendario podrás, por tanto, disfrutar de los vegetales frescos en su momento óptimo. Además, ahorrarás en la cesta de la compra y estarás apostando por una opción más ecológica que si compras fuera de temporada.

Cómo utilizar los calendarios de temporada

En nuestros calendarios encontrarás dos tipos de información. Por un lado, en el calendario de todo el año podrás comprobarcuándo están en temporada las frutas y verduras frescas que llegan a los mercados.

Por otro lado, en los calendarios mensuales podrás ver cuáles son algunas de las frutas y hortalizas de temporada de cada mes.

1. Los calendarios de temporada de cada mes

En cada uno de estos calendarios destacamos doce frutas u hortalizas por mes. La mayoría son las novedades que trae la naturaleza en ese momento del año, pero también pueden ser frutas y hortalizas de temporada amplia que resultan de especial interés ese mes.

Debajo de cada calendario, incluimos una lista más completa de todo lo que está en temporada, distinguiendo entre lo que está en temporada óptima y en temporada buena.

La temporada óptima se corresponde con la de máxima disponibilidad en los mercados.

Por temporada buena entendemos aquellos meses en que, sea porque es pronto o ha empezado a acabarse la temporada en algunas zonas, las frutas y verduras se encuentran, pero ya no de forma tan generalizada. Eso no quiere decir que en algunas zonas esas frutas y verduras no puedan estar en su mejor momento.

2. El calendario de temporada para todo el año

En el calendario descargable de todo el año, encontrarás toda la información anterior resumida y de forma más visual.

Los meses de maduración óptimos para cada fruta y verdura se indican marcándolos en un tono más intenso.

El resto de buenos meses para consumirlas, que suelen coincidir con los meses de recolección temprana o tardía, aparecen en un tono más claro.

Verás que hemos incluido algunas frutas tropicales. Muchas se encuentran todo el año, o gran parte del año, pero para ello se importan de otros países, lo cual no resulta demasiado ecológico. Algunas, sin embargo, se han adaptado bien a algunas zonas de España. Se indican como temporada óptima los meses en que están disponibles frutas de esas zonas.

Familiarizarse con los ciclos de la naturaleza

Recuerda que los meses son clasificaciones temporales que hemos inventado los seres humanos, que los límites son relativos y que el clima puede adelantar o retrasar el comienzo o final de temporada de un alimento. Precisamente por las diferencias de clima, la estacionalidad puede variar también de una zona a otra.

Una de las mejores maneras de familiarizarse con la estacionalidad de los alimentos es cultivándolos uno mismo, sea en un pequeño terreno, una terraza, un balcón o un huerto comunitario. De ese modo te puedes asegurar también de cultivarlos de forma ecológica.

Las estaciones del año también te pueden ayudar a situarte y a tener una idea más clara de la transición de unos alimentos a otros. Hay alimentos que están disponibles todo el año naturalmente, como el ajo, la cebolla o los plátanos, pero otros son claramente más propios de los meses fríos o calurosos.

Curiosamente, en las estaciones de transición entre el frío y el calor, la primavera y el otoño, encontramos algunas de las frutas y verduras de temporada más efímera. Son frutas y verduras de temporada corta que no toleran bien los extremos y que muchas veces cuesta encontrar fuera de la estación.

En general, entre las frutas y verduras de invierno predominan los cítricos, las raíces y los tubérculos, las coles, las calabazas, las hojas amargas, algunos tipos de lechuga y las verduras de potaje.

Entre las frutas y verduras de primavera encontramos varias frutas de hueso, vainas y hojas silvestres. De temporada efímera encontramos, por ejemplo, los nísperos o los albaricoques.

A medida que sube la temperatura alcanzan su esplendor las frutas y verduras del verano: lechugas, bayas, melones o las jugosas hortalizas de ensalada. También arrancan las peras y hacia finales, las manzanas.

Entre las frutas y verduras de otoño encontramos ya muchas más manzanas, las peras, los primeros cítricos y un gran número de las hortalizas que después encontraremos en invierno: raíces, tubérculos, calabazas, coles...

En el apartado de las frutas de temporada más efímera, son claros ejemplos otoñales el caqui, la castaña, la chirimoya o la granada.

No te lo pierdas...

Si te interesa este tema, seguro que te gustará el curso para organizar tu menú saludable Cómo planificar tu menú semanal, de María del Mar Jiménez, experta en salud natural y ecológica.

Si quieres actualizar tus preferencias de consentimiento haz click en el siguiente enlace