Verde en casa

9 plantas de interior que necesitan poca luz

Las plantas embellecen, limpian el aire y nos acercan la naturaleza. Pero no todas las habitaciones tienen una ubicación soleada. Te presentamos 9 plantas de interior que también prosperan en espacios algo oscuros.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Ya sea en el dormitorio, en la cocina o en la mesita auxiliar, las plantas de interior dan a cada habitación una atmósfera acogedora. ¿Tu piso no tiene ventanas orientadas al sur o quieres colocar una planta en un baño oscuro? Nada podría ser más fácil que eso, porque la ausencia de luz no es un problema para algunas plantas de interior que también crecen bien a la sombra.

¿Qué plantas de interior son adecuadas para rincones oscuros?

Las plantas no pueden crecer por completo sin luz, pero algunas especies de interior que originalmente crecían en el suelo de la selva a la sombra, por ejemplo, no necesitan luz solar directa. Estos 8 ejemplares erstrán a gusto en rincones más oscuros:

1. Helecho nido de pájaro

Con un helecho nido de pájaro (Asplenium nidus), traes una atmósfera selvática a tu hogar. Es originario de las regiones tropicales de África, Australia y Asia, donde crece como planta epífita en los árboles.

A esta planta de hojas grandes no le gusta estar bajo el sol abrasador. Se siente más cómoda en un lugar parcialmente sombreado. Dado que al helecho nido le gusta la humedad, es ideal para el baño. Debes mantener su tierra húmeda, pero no mojada.

Coloca una capa fina de arcilla expandida o grava en la maceta para que no se produzca encharcamiento.

2. Potus

Ya sea como planta trepadora o colgante el potus (Epipremnum aureum) es una de las plantas de interior más populares por su adaptación a los espacios interiores, incluso a los oscuros. Las variedades de un solo color de potus, se llevan bien con la falta de luz.

Es mejor mantener la tierra moderadamente húmeda, pero no demasiado. Queda muy decorativo en estantes de pared para que se vea bien como una planta colgante.

3. Anturio

Las plantas de interior que requieren poca luz también aportan color a la casa. El anturio, con sus hojas brillantes y flores de color rojo intenso, es un verdadero punto de atracción en cualquier habitación.

También convence poque necesita poco riego, una o dos veces por semana. En un lugar junto a la ventana oeste o este y a temperaturas entre 19 y 23 grados centígrados se siente estupendamente.

4. Calatea

Dado que originalmente crece en el suelo sombreado de las selvas tropicales, a la calatea (Calathea) le gusta estar en un lugar semisoleado a sombreado.

La luz solar directa puede quemar las hojas, por lo que no debes ponerlas en el alféizar de la ventana.

Para que prospere, es mejor darle una rociada con un pulverizador de agua. También puedes dejarla en el baño, donde la humedad es más alta. Es importante no dejarla secar. Cuando las hojas se enrollan ligeramente o se vuelven flácidas, la planta carece de agua.

5. La costilla de Adán

Crece bien en un lugar sombreado. La costilla de Adán (Monstera deliciosa) es una planta trepadora y proviene de los bosques tropicales de Centro y Sudamérica.

Puede tener hasta 3 metros de altura y llama la atención, sobre todo por sus hojas que parecen cortadas. Ocupa mucho espacio, por eso es mejor plantarla en una maceta grande.

Para que sus hojas se desarrollen bien, lo mejor es colocarlas en una habitación con ventanas al oeste, donde puedan recibir algunos rayos de sol por la tarde.

6. Kentia

La kentia (Howea forsteriana) es también una de las plantas de interior que necesitan poca luz. De hecho, no puede soportar la luz solar directa, por lo que es mejor instalarla en una habitación con ventanas orientadas al este o al oeste.

En verano puedes trasladarla al balcón, siempre y cuando no esté expuesta a la luz solar directa.

Este tipo de palmera no necesita mucha agua y hay que dejar secar la tierra antes del siguiente riego.

7. Hiedra

Si deseas darle un poco más de color al pasillo oscuro o al baño, puede usar una hiedra (Hedera helix). La planta trepadora de color verde oscuro queda muy bien en un estante o sobre el zapatero y crece rápidamente incluso con poca luz.

A la hora de regar, la hiedra tampoco es muy exigente. Solo asegúrate de que el cepellón no se seque y que no se forme encharcamiento.

Ten en cuenta que la hiedra es parcialmente venenosa. Es mejor ponerse guantes de jardinería al podarla. Si tienes niños o mascotas, esta planta de interior debe ponerse fuera de su alcance.

8. Cinta

La cinta (Chlorophytum comosum) es una de las plantas de interior de más fácil cuidado, pues se siente bien en casi cualquier lugar. Dado que forma raíces muy gruesas que almacenan agua puede soportar un período más prolongado de sequía.

Si te has olvidado de regarla durante varias semanas, puedes hidratarla con un baño de inmersión. Es importante que después no la pongas en la maceta de inmediato, tienes que dejar que se escurra el agua.

9. Planta de cera

A la planta de cera o flor de cera (Hoya) no le gusta la luz solar directa. Sin embargo, la ubicación no debe ser demasiado oscura. Es mejor colocarla en una habitación con una ventana orientada al este u al oeste, pero no directamente en el alféizar de la ventana.

Si bien le gusta estar abrigada en verano (entre 18 y 25 grados), en invierno debes colocarla en una habitación más fresca, por ejemplo, el dormitorio o el pasillo. De esta forma se favorece la formación de flores.

La tierra para macetas de la planta de cera no debe ser demasiado densa para que las raíces estén siempre bien ventiladas. Mezcla alrededor del 70 % de tierra para macetas sin turba con alrededor del 30% de tierra de orquídeas o arcilla expandida.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?