Poder antioxidante

Un té solo, sin leche de vaca ni de soja, por favor

Claudina Navarro

Los compuestos antioxidantes del té son material sensible. Es mejor que no le añadas ningún tipo de leche, ni siquiera vegetal, pues se reduce su absorción. ¡Disfruta del té verde tal cual!

Varios estudios realizados en Alemania y Nueva Zelanda han demostrado que al añadir leche de vaca al té se pierde la mayor parte del potencial antioxidante que explica los beneficios de la bebida para la salud cardiovascular y general.

Las proteínas y las grasas inhiben la absorción de los antioxidantes del té

Sustituir la leche de vaca por leche de soja no soluciona el problema. Otro estudio, realizado en la Universidad de Bonn, confirma que la soja también inhibe los antioxidantes del té. La razón es que sus proteínas y grasas envuelven los polifenoles e imposibilitan su absorción intestinal.

Los investigadores de las universidades de Otago y Auckland en Nueva Zelanda explican que las proteínas de las leches, especialmente la caseína de la leche de vaca, y los glóbulos de grasa, reducen la acción antioxidante del té. Otra investigación señala que la glicina de la soja también inhibe la absorción de los compuestos antioxidantes del té.

Artículo relacionado

te verde matcha

El té verde también puede prevenir los infartos

El té verde es más antioxidante que el negro

El té verde y el negro se elaboran con las hojas del arbusto Camellia sinensis. El color del té depende de cuánto se haya oxidado. La oxidación es la consecuencia de que las hojas queden expuestas al aire y el sol. A mayor oxidación, más oscuras se vuelven las hojas de té, siendo el té negro el más oxidado. El té verde conserva su color porque las hojas se cuecen al vapor o se secan poco después de la cosecha con poca exposición a altas temperaturas. Cuanta más oxidación, menos compuestos antioxidantes quedan en el té. Por tanto, el té verde es más antioxidante que el negro.

Los compuestos antioxidantes del té son los polifenoles y catequinas. Uno de los polifenoles más potentes en el té verde es el galato de epigalocatequina (EGCG). Se han publicado más de 1.300 artículos en revistas médicas sobre los efectos de EGCG sobre a prevención del cáncer y la salud cardiovascular. No obstante, el efecto real depende de la la calidad de la dieta y el estilo de vida de cada persona, que pueden potenciar o anular las propiedades del té.

Referencias científicas:

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?