Cuidado del huerto

Calendario del huerto para los tres meses de otoño

Disfruta de los sabores de las verduras y hortalizas otoñales y mima tu jardín, que empieza su reposo. Te explicamos algunos trucos para abastecerte de sanas hortalizas.

Trabajar en el huerto de otoño es un placer. De hecho es una época magnífica para iniciarse en el arte de la horticultura, sea en un terreno o en macetas que puedes mantener en tu terraza o balcón. Los expertos aprovechan esta época para poner en práctica su sabiduría y alargar la vida de las hortalizas que tan buenos alimentos proporcionan.

Es una temporada especialmente propocia para el cultivo y cuidado de la extensa familia de las crucíferas (coles de hoja o de repollo, coliflores o brócolis, y rabanitos, nabos, rúculas, colinabos o mostazas), hortalizas resistentes a la humedad ambiental y a los fríos del otoño y del inverno.

Son hortalizas fáciles de cultivar ya que solo precisan una tierra mullida, buenas dosis de compost bien descompuesto y riegos regulares.
La gran diversidad de crucíferas disponibles en nuestro territorio nos permite siembras, trasplantes y cosechas escalonadas durante todo el otoño y también el invierno.

Además, la llegada de las lluvias otoñales y la disminución de horas de sol hacen que las hortalizas de fruto se desarrollen más lentamente, pero facilitan el crecimiento de las verduras de hoja. El huerto se tiñe de verde con líneas de acelgas, lechugas, coles, escarolas, kales, rúculas, espinacas, borrajas, canónigos, brócolis…

Aunque muchos hortelanos tienden a blanquear la parte más interna, atando o cubriendo las hojas de escarolas o lechugas, o tapando las pencas de cardos y puerros, recuerda que lo más nutritivo y saludable está justo en las partes verdes más oscuras: merece la pena aprovechar las hojas externas en guisos y caldos.

Octubre

  • Lechugas durante semanas. Cuando en el huerto empiezan a escasear algunas hortalizas de las más consumidas, como las lechugas o los brócolis, puedes recurrir a sencillos trucos que te permitan alargar el período de cosechas. Puedes disfrutar de hojas frescas para ensaladas durante más de 15 días si, en el momento en que solo tengas cinco o seis lechugas, vas cosechando cada día dos o tres hojas exteriores de algunas de ellas.
  • Regenera los brócolis. Con los brócolis, usa este truco: tras cortar la pella central, deja sin arrancar la mata con el resto del tallo y las hojas. A los pocos días, verás que entre las hojas y el tronco brotan nuevas pellas de menor tamaño.
  • Espinacas para la temporada. Si cosechamos las hojas externas que alcanzan un buen porte podremos disponer de espinacas frescas durante más de un mes.
  • Prueba la col china en tu huerto. Los días cortos propician unas hojas tiernas, acogolladas y de agradable sabor que, dadas sus peculiaridades, pueden consumirse crudas o cocidas.
  • Kales llenas de nutrientes. Son una de las coles con más glucosinolatos y otras sustancias nutritivas y saludables. Conviene cosechar y consumir sus hojas tiernas de forma regular.
  • Mandarinas de nuevo. Cayeron en desgracia por tener pepitas, pero conviene recuperarlas por ser altamente saludables: contienen vitamina C, potasio y también carotenoides.

Artículo relacionado

Cultivar huerto

¡Pon un huerto en tu vida! Todo son ventajas

Noviembre

  • Puerros sin desperdicio. Para aprovechar sus mútiples nutrientes y disfrutar de su mejor sabor es preferible no blanquearlos y consumir también las hojas verdes.
  • Lechuga lollo rosa. Variedad de hojas rizadas y rojizas. Crece lentamente en invierno. Tolera bien el frío y nos da tiernas y escalonadas cosechas.
  • Brócolis y suculentos bimis. Cosecha los cogollos en formación o espera a que se espiguen un poco para cortarlos a modo de los reputados bimis.
  • Granadas "medicina". Sus numerosas propiedades saludables y terapéuticas aconsejan su consumo cotidiano en zumos, postres y ensaladas.

Diciembre

  • Ata las escarolas. Su resistencia al frío las convierte en la hoja para ensalada ideal de la temporada otoño-invierno. Si atamos sus hojas externas se blanquean las del interior.
  • Cuida el corazón de las alcachofas. En zonas cálidas cosechamos excelentes alcachofas, cuyo corazón resulta una delicia gastronómica asadas a la brasa con aceite de oliva virgen.
  • Coliflores distintas. Las moradas y las romanesco son más ricas en vitaminas y antioxidantes, como folatos, glucosinolatos, isotiocianatos e indoles.
  • Caquis en su punto. Están en su mejor momento de cosecha. Los más verdes podemos conservarlos en cajas sobre paja y esperar a su total maduración.

Y dale color a tu huerto o balcón

Puedes renovar tus plantas de flor para disfrutarlas en todo su esplendor durante las próximas temporadas. El hibisco, el sedum, la rubbeckia, los crisantemos o los physalis, con su floración llenarán de belleza, colorido y aromas tu jardín.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?