Entrevista a Izumi Forasté

"Practicar yoga facial es mejor para la piel que usar un cosmético"

Izumi Forasté, especialista en yoga facial acaba de publicar el libro "El secreto japonés del yoga facial" (Ed. Diana). La hemos entrevistado para saber más sobre cómo el yoga facial puede ayudarnos a suavizar las arrugas de expresión y otros beneficios de su practica.

Elisabet Silvestre
Elisabet Silvestre

Doctora en Biología

Solemos practicar ejercicios para mantener fuertes los músculos del cuerpo para estar más ágil, más vital. Sin embargo, es común olvidar los músculos del rostro, cuya naturaleza es la misma que la del resto del cuerpo. Es decir, los músculos de la cara si no se usan, se pierden.

En este sentido, el yoga facial combina ejercicios y masajes en la cara que mejoran la circulación, suavizan las arrugas de expresión, los signos de fatiga y aportan más firmeza y luminosidad a la piel del rostro.

Nuestra cara tiene más de treinta músculos –que usamos cada día sin darnos cuenta– y, si los movilizamos de forma consciente, se consigue un efecto lifting.

"Lo común es que las personas se interesen por practicar el yoga facial cuando aparecen signos de flacidez, arrugas o hinchazón en la cara, pero no hace falta esperar a que aparezcan estos signos para empezar a practicar. Hacer yoga facial es un ejercicio que ayuda a prevenir estos signos, a alejar su aparición", nos cuenta Izumi Forasté Onuma, que acaba de publicar El secreto japonés del yoga facial (Ed. Diana).

Izumi Forasté Onuma creció entre dos culturas, la europea y la asiática y en su nuevo libro recopila 40 ejercicios de yoga facial y rutinas de belleza naturales japonesas para realzar la belleza natural del rostro y potenciar el bienestar.

–¿Qué beneficios aporta la práctica del yoga facial?
–Tiene muchísimos beneficios pero, entre ellos, puedo destacar que principalmente activa la circulación sanguínea del rostro y esto nos ayuda a combatir la hinchazón y, a su vez, la flacidez. Además, al mejorar el drenaje, también se puede combatir las ojeras y las bolsas de los ojos.

El yoga facial fortalece el músculo, con lo que conseguimos un efecto lifting y esto nos ayuda a suavizar las arrugas y a marcar más el contorno de la cara. Además, también estimula la producción de colágeno, por lo que al final tenemos una piel más hidratada, más bella y más sana.

El yoga facial también mejora la autoestima y el estado de ánimo, del mismo modo que cuando practicamos yoga para el cuerpo.

–Para practicar yoga facial, ¿resulta sencillo localizar los músculos de la cara para movilizarlos?
–Al principio puede costar un poco, por eso siempre se aconseja utilizar un espejo y ir practicando. Con la práctica, si eres constante, cada vez te cuesta menos.

Artículo relacionado

–En tu libro dices “tus arrugas, tus pensamientos”. Cuéntanos cómo se expresa el bienestar emocional en el rostro…
–Cuando nos sentimos bien podemos ver que tenemos la comisura de los labios más hacia arriba, los pómulos más levantados, los ojos más abiertos. Es como cuando te ríes, que toda la expresión va hacia arriba, se refleja en el rostro ese estado emocional.

En cambio, cuando no nos encontramos bien es más fácil que se marquen las arrugas de expresión. Cuando hay tristeza se nos pueden formar más las líneas de marioneta (las que van desde la nariz a la mitad de la barbilla). Si tenemos preocupaciones, se marcan más las arrugas del entrecejo y también las de la frente.

El rostro refleja el estado emocional.

–El estrés afecta a la calidad de la piel. ¿Relajar el rostro y el cuello con el yoga facial ayuda a conseguir una piel más sana y luminosa, mejor que un cosmético?
–Puedo decir que sí, porque al trabajar los músculos y relajarlos, no solo relajamos los músculos, sino que emocionalmente también nos relajamos y podemos combatir estas arrugas de tensión que se nos suelen acumular a lo largo del día.

Además, el tema de la luminosidad se nota muchísimo por que, como he contado antes, al movilizar los músculos se estimula la producción de colágeno. Al final, al tener la piel más hidratada, también se ve más luminosa y combatimos el tener una piel opaca. Para mí, por todo lo que he contando, el practicar yoga facial es mejor que usar un cosmético.

–Dices que el yoga facial también ayuda a la salud ocular. ¿De qué manera?
–Al movilizar los músculos de alrededor de los ojos mejoramos la circulación de alrededor de los ojos, y eso ayuda a combatir el cansancio ocular y la vista cansada.

–Los cánones de belleza cambian. ¿El yoga facial forma parte de las rutinas de well aging, de cómo es bello envejecer en forma?
–Para mí, al final el yoga facial lo que hace es destacar tu belleza. En vez de ir a un cirujano y que te cambie la forma de la cara, por decirlo de alguna forma, eres tú cien por cien, natural, sin esos signos que pueden verse como un "problema", como las arrugas o la flacidez. Al final no hay mejor forma que el yoga facial de resaltar tu belleza natural.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?