ayuno
Foto de Daria Shevtsova (Pexels)

Te protege

El ayuno da un respiro a tus células

Controlar la frecuencia de las ingestas, así como hacer ejercicio y llevar una dieta baja en calorías favorece que el organismo funcione de forma más eficiente.

Jordina Casademunt

El ayuno, practicado de forma periódica, ayuda a aumentar la energía y la claridad mental y favorece el equilibrio hormonal.

Existen muchas formas de realizar un ayuno. Algunas de las más comunes son:

  • Ayuno de 24-48 horas. Es el que se realiza en centros de salud o de retiro y consiste en tomar durante estas horas infusiones y agua. En algunos centros ofrecen caldos y zumos vegetales. Requiere supervisión de profesionales de la salud.
  • Ayuno intermitente 16/8. Consiste en no comer durante 16 horas (incluyendo las de dormir) y realizar las ingestas en una ventana de 8 horas (entre las 11 y las 20 h, por ejemplo). Es una manera fácil de provocar la mayoría de beneficios del ayuno y reduce también la ingesta de calorías. El ayuno intermitente es una estrategia más llevadera y accesible que los ayunos prolongados.

5 tipos de ayuno y cómo usarlos a tu favor

Beneficios y contraindicaciones

5 tipos de ayuno y cómo usarlos a tu favor

El ayuno favorece la salud de tus células y te protege del envejecimiento prematuro

Entre sus beneficios se ha comprobado que el ayuno puede:

  • Reducir la inflamación de bajo grado.
  • Reducir el estrés oxidativo.
  • Mejorar la sensibilidad a la insulina.
  • Disminuir otros marcadores del síndrome metabólico.
  • Proteger contra enfermedades neurodegenerativas.
  • Contribuir a gozar de un metabolismo fuerte y saludable.

Los principales mecanismos del ayuno

Se conocen cuatro mecanismos principales que explican los beneficios del ayuno:

  1. Reduce el estrés oxidativo al disminuir la acumulación de radicales libres en la célula.
  2. Aumenta la sensibilidad a la insulina y mejora la eficiencia mitocondrial (la central energética de la célula), lo que retrasa el envejecimiento y la enfermedad.
  3. Incrementa la capacidad de resistencia al estrés. Las células se benefician especialmente de la disminución de la glucosa en sangre (glucemia) y también de una reducción de una hormona: el factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF1).
  4. Estimula la autofagia, un proceso mediante el cual las células reciclan materiales de desecho, evitan derroches y se reparan a sí mismas. Este proceso es crucial en la inmunidad y en la inflamación, por lo que puede proteger contra las enfermedades infecciosas, autoinmunes e inflamatorias. Esto ayuda a mantener la homeostasis (el equilibrio) del organismo.

Etiquetas:  Ayuno Salud Alimentación

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?