Cocina para equilibrar tu energía en primavera

En sintonía

Cómo cocinar en primavera para equilibrar tu energía

En esta época del año la transformación de la naturaleza se equilibra con una alimentación más ligera y refrescante, pero aún de temperatura templada.

Alf Mota y Beatriz de Marcos

En la primavera los días se alargan, las temperaturas suben y nuestro apetito disminuye.

En esta estación, de forma natural, se come menos. También es un buen momento para ayunar o hacer una dieta que ayude al organismo a limpiarse del exceso de grasas del invierno.

4 técnicas para la cocina de primavera

En primavera el organismo pide cocciones ligeras y templadas. Germinar, prensar, escaldar y cocinar al vapor son las 4 técnicas básicas para cocinar en esta época del año.

1. Germinar

Las semillas germinadas son un tesoro para tu organismo. Son de gran poder antioxidante y revitalizante.

Se pueden germinar semillas de alfalfa, rabanito, fenogreco, soja verde, cereales...

Los tiempos de preparación dependen del tipo de semilla.

Pero la técnica es similar para casi todas las semillas. Por ejemplo, para la alfalfa el proceso es el siguiente:

  1. Remoja alfalfa 6 horas en un bote de vidrio, escurre y deja boca abajo cubierto con una gasa.
  2. Enjuaga 2 veces al día 3-5 días y expón los brotes ya crecidos a la luz indirecta 2 horas.

Para las semillas mucilaginosas (lino, rúcula, mostaza, berro, chía, albahaca) debemos sustituir los botes de vidrio por bandejas de germinación, para evitar que se pudran en el proceso.

2. Prensar

Es adecuado para hortalizas jugosas. El tiempo necesario varía de 1 hora a toda la noche.

Prensa siguiendo estos pasos:

  1. Corta fino y coloca en una prensa o plato hondo con un peso.
  2. Sala o adereza, cierra a presión para que suelte agua y escurre.

Las hortalizas prensadas proporcionan energía ligera, de apertura con efecto superficial; enfría y expande. Da una textura crujiente y sabor más dulce.

3. Escaldar

Las hortalizas en general admiten el escaldado, aunque las más adecuadas son las de hoja verde.

El tiempo de escaldado va de 10-15 segundos a 3 minutos, dependiendo de qué hortaliza se trate.

La técnica es muy sencilla:

  1. Hierve a fuego vivo, sin tapa, con sal marina.
  2. Escurre, pasa a un bol de agua fría, vuelve a escurrir y enfría en un plato plano.

El efecto es activo, superficial, ligero, refrescante y crujiente.

4. Cocinar al vapor

Se cocinan al vapor las hortalizas, sobre todo raíces, tubérculos y verduras redondas.

Los tiempos son 7-10 min, según verdura y tamaño.

Sigue estos pasos:

  1. Sala la verdura en cestillo para el vapor.
  2. Cuece a fuego lento 7-10 minutos.

La cocina al vapor preserva vitaminas y realza el dulzor. Repone fluidos, tonifica la digestión, tranquiliza el espíritu y centra.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?