Hogar natural

Ahorra dinero reutilizando los restos del café de 13 maneras diferentes

Claudina Navarro

Los restos o posos del café recién hecho suelen acabar en la basura. Sin embargo, tienen muchas aplicaciones útiles en el hogar. Descubre cuáles son y no volverás a tirarlos.

El café de la mañana resulta casi esencial para muchas personas. Pero, ¿qué puedes hacer con los resto de café? No creas que son un desperdicio porque están llenos de ingredientes valiosos y, por lo tanto, ¡son demasiado buenos para tirarlos!

¿Para qué puedes utilizar los posos o restos del café?

Puedes utilizar restos de café en el jardín, en el hogar y en el baño y, de esta manera, reemplazar toda una gama de productos de droguería y ayudas de jardinería. Encontrarás las 16 aplicaciones más interesantes en este artículo.

1. Café para fertilizar las plantas del balcón o el jardín

Dado que los restos del café contienen muchos nutrientes como nitrógeno, potasio y fósforo, se puede utilizar como fertilizante para muchas plantas. Son ideales para plantas que necesitan un sustrato ácido como tomates, rododendros, etc. Pero el café tienen otros muchos usos en el jardín.

2. Mantén los caracoles alejados

Si esparces restos de café secos alrededor de las plantas, las protegerás de muchas especies de caracoles. La cafeína es venenosa para muchos caracoles, por eso la evitan.

3. Ahuyenta las hormigas

Los posos de café no solo alejan a los caracoles del huerto, sino que también reducen la aparición de hormigas en el jardín. El olor a posos de café neutraliza las huellas que dejan las hormigas para orientarse.

4. Deshazte de las avispas

Las avispas tampoco soportan el olor a café. Para alejarlas, esparcir sobre la mesa los restos no es suficiente. Para mantenerlas a raya coloca un poco de café molido bien seco en un recipiente y préndeles fuego. A las avispas no les gusta nada el humo que se desprende. En cambio, a las personas no nos molesta, al contrario, puede resultar un aroma agradable. Por supuesto, esto solo se puede hacer en el exterior.

Artículo relacionado

Granos de Café

5 motivos para dejar el café (y cómo tomarlo si no puedes resistirte)

5. Compost más rápido

Los nutrientes de los posos de café también son muy útiles para el compost. Además, atraen a las lombrices de tierra, que aceleran el compostaje, siempre y cuando no se agregue demasiada cantidad de una vez.

6. Peeling contra la anticelulitis

La mayoría de los productos anticelulíticos contienen cafeína, que mejora la circulación y dilata los vasos sanguíneos que irrigan la piel. Por degracia, también continenen microplásticos, una amenaza para el medioambiente. Puedes hacer tu peeling natural, económico y eficaz con un poco de aceite de oliva y restos de café. Hazte el tratamiento antes ducharte, así podrás eliminar bien los restos después.

7. Peeling para cuidar los labios

Un peeling de labios casero a base de café, azúcar y aceite de coco es ideal para prevenir los labios agrietados. Aplícatelo una o dos veces por semana. Solo tienes que mezclar los ingredientes de forma que adquieran una consistencia de crema. Después de masajearte suavemente los labios te limpias y ya está.

8. Fortalecedor para el cabello

Si mezclas los restos de café con un poco de champú o simplemente los usas como enjuague, tu cabello quedará más fuerte y brillante. Este método se recomienda especialmente para los tipos de cabello más oscuros, a los que el café le da un tono marrón intenso y cálido.

9. Café para reparar arañazos en la madera

Los pequeños arañazos en los muebles de madera oscura se pueden eliminar con los restos del café. Para ello, humedece ligeramente los restos y aplícalos con un hisopo de algodón o una esponja. El café llena las pequeñas hendiduras y los aceites que contienen las selllan, de manera que el rasguño se vuelven prácticamente invisibles.

Artículo relacionado

café verde

El café, cuanto menos tostado, más antioxidantes

10. Elimina los malos olores de las manos y el calzado

Los restos de café tienen un aroma fuerte, pero también absorben olores extraños con mucha facilidad. Esta propiedad se puede utilizar para compensar el mal olor que te queda en las manos, por ejemplo, después de picar ajos o cebollas. Después de manipular las cebollas, el ajo o los puerros, frótate las manos con un poco de café molido. Enseguida notarás que ya no huelen a nada.

Los posos de café también ayudan contra el olor desagradable de los zapatos. Espolvorea un puñado de restos secos en los zapatos con mal olor y deja que el polvo actúe durante la noche. Al día siguiente hablrá desaparecido el olor a sudor.

11. Limpia parrillas, sartenes y jarrones de vidrio

La suciedad rebelde en parrillas, cacerolas y ollas quemadas se limpia fácilmente con restos de café. Puedes fregar con ellos, sustituyendo productos químicos en polvo que pueden ser tóxicos y agresivos.

La suciedad que se acumula en el fondo de floreros y botellas se disuelve si pones una o dos cucharadas de café molido en el recipiente y viertes agua caliente sobre él. Agita bien la mezcla y deja reposar por lo menos una hora, luego enjuágalos con agua. Los recipientes estarán limpios de nuevo.

12. Limpiar la chimenea sin una nube de polvo

¿A quién no le gusta sentarse junto a la chimenea en una acogedora noche de invierno? Sin embargo, limpiar el hogar al día siguiente no es tan divertido, pues tan pronto como comiences a sacar las cenizas se empieza a formar una espesa nube de polvo. Para evitarlo, basta con espolvorear restos húmedos de café sobre la ceniza de la chimenea y la podrás retirar sin problemas.

13. Disuade a los gatos de meterse en lugares indeseados

Cuando tus gatos se meten en lugares que no quieres o te molestan los gatos del vecino o hacen sus necesidades en tus parterres simplemente espolvorea esos lugares a los que no quieres que accedan con posos de café, los gatos ya no se volverán a acercar a las zonas prohibidas.

Almacena los posos de café correctamente

  • Para un uso posterior, es mejor secar los restos de café primero y luego almacenarlod en recipientes herméticos. Simplemente extiéndolos sobre un plato o bandeja para hornear y déjalos secar bien durante unas horas, por ejemplo al sol o con el calor residual del horno después de cocinar. Así evitarás que aparezca moho.
  • Si prefieres tomar té pero quieres usar posos de café como fertilizante, ayuda del hogar o cosméticos, simplemente pregunta en la cafetería más cercana a tu casa. Seguro que habrá suficientes restos de café para ti.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?