¡Para chuparse los dedos!

5 recetas de pasta sin gluten para celíacos

Mercedes Blasco. Dietista y cocinera

Para quienes no lo toleran pero también para quienes desean abrirse a nuevos sabores y enriquecer su dieta, aquí va todo un abanico de posibilidades.

La palabra "pasta" designa una masa elaborada con harina. Esta harina ha provenido comúnmente de cereales que contienen gluten, como el trigo o la espelta. Pero el gluten, que es la proteína de estos cereales, no sienta bien a algunas personas, que han desarrollado ante él algún grado de intolerancia, como celiaquía, alergia o sensibilidad. ¿Siginifica eso que no pueden comer pasta? Para nada. Se pueden preparar deliciosas recetas de pasta sin gluten.

En las personas con intelorencia o alergia al gluten ocurre que su organismo no lo digiere por completo y su sistema inmunitario responde con reacciones adversas. Por ello eliminan de su dieta los alimentos que contienen gluten.

Afortunadamente, existen muchos tipos de pasta en el mercado que se elaboran con harinas sin gluten.

Son una opción idónea para estas personas que no lo toleran (con ellas pueden elaborar recetas de pasta tradicionales) pero también para diversificar y enriquecer cualquier tipo de dieta, porque se elaboran con alimentos de muy alta calidad nutricional. Se preparan igual: se hierven en agua y se escurren. La gracia de la salsa hace el resto.

5 recetas de pasta sin gluten para chuparse los dedos

1 / 5
Maltagliati de alforfón con salsa de calabaza

1 / 5

Maltagliati de alforfón con salsa de calabaza

Ingredientes para 4 raciones:

  • 400 g de maltaglialti o tallarines de alforfón
  • Calabaza pequeña
  • 2 puerros
  • 3 dientes de ajo
  • Comino
  • Avellanas
  • Pimienta molida
  • Nuez moscada
  • Jengibre rallado
  • Albahaca de hoja grande
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Preparación:

  1. Coloca la calabaza en la bandeja del horno cortada en medias lunas, con su piel, añade los puerros cortados en rodajas y los ajos, adereza con aceite de oliva, sal y las especias. Ásalo durante una media hora a 180 °C.
  2. Hierve la pasta y reserva el agua de cocerla.
  3. Pela la calabaza y emplea la mitad para hacer dados, que echarás a la pasta. Tritura la otra mitad junto con los puerros y los ajos pelados. Será tu salsa. Incorpórale agua de cocción hasta que te quede con una textura salsa suave y cremosa.
  4. Tuesta las avellanas en una sartén a fuego vivo y tritúralas ligeramente. Sirve la pasta con la salsa y los trozos de calabaza, las avellanas tostadas y algunas hojas grandes de albahaca.
Fotografía: Gtres/Stockfood
Corzetti de maíz con puntarelle

2 / 5

Corzetti de maíz con puntarelle

Corzetti es un tipo de pasta plana y estampada, propia de la región italiana de la Liguria.

Ingredientes para 4 raciones:

  • 300 g de corzetti de maíz
  • 400 g de puntarelle (achicoria espárrago)
  • 1 diente de ajo
  • 1 guindilla
  • 1 cucharadita de pimienta roja en grano
  • 1 naranja
  • 1 cucharadita de fécula de maíz
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de vinagre de sidra
  • Sal marina

Preparación:

  1. Separa las costillas de la puntarelle y lávala con agua fría. Cocínala 2 minutos en agua hirviendo con sal. Escúrrela y reserva el agua de cocción. Saltéala en una sartén con aceite, un diente de ajo, una guindilla y la pimienta roja.
  2. Exprime la naranja y cuece el zumo a fuego lento con la fécula de maíz hasta que espese. Condimenta con el vinagre y una cucharada de aceite. Ralla la piel de la naranja.
  3. Cuece los corzetti en el agua donde has hervido la puntarelle. Escúrrelos, échalos en la sartén con la puntarelle y mezcla.
  4. En el momento de servir, añade la salsa y la ralladura de naranja sobre la pasta.

 

Fotografía: Gtres/Stockfood
Garganellis  con almendra y rebozuelos

3 / 5

Garganellis con almendra y rebozuelos

Ingredientes para 4 raciones:

  • 300 g de garganelli de quinoa
  • 300 g de rebozuelos
  • 2 dientes de ajo
  • 2 ramitas de romero
  • 50 g de aceite de oliva virgen
  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • Sal marina
  • 150 g de pan rallado sin gluten
  • 50 g de almendra granillo
  • 50 g de queso roquefort vegano
  • 100 ml de leche de almendras sin endulzar

Preparación:

  1. Limpia los rebozuelos y pártelos por la mitad si son muy grandes. Saltéalos en la mitad del aceite junto a los dientes de ajo con su piel y las hojas de romero. Adereza con cúrcuma, sal y pimienta.
  2. En otra sartén, fríe el pan rallado y la almendra hasta que queden crujientes, y reserva.
  3. Cuece la pasta de quinoa. Mientras tanto, calienta la leche de almendras y deshaz en ella el queso roquefort vegano hasta que quede una crema. Sirve los garganelli con los rebozuelos salteados, esparce la salsa de roquefort y espolvorea con el crocante de pan rallado y almendra.
Fotografía: Gtres/Stockfood
Capunti de garbanzo con kale

4 / 5

Capunti de garbanzo con kale

Ingredientes para 4 raciones:

  • 300 g de  capunti de garbanzo
  • 5 salchichas veganas
  • 300 g de kale
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 2 trozos de tomate seco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal marina
  • Pimienta negra
  • 4 cucharadas de tahini
  • 4 cucharadas de agua
  • 75 g de nueces peladas

Preparación:

  1. Saltea la cebolla y los ajos troceados en aceite de oliva hasta que estén tiernos.
  2. Tritura las salchichas y agrégalas al salteado. Añade también las hojas de kale cortadas en tiras y los tomates, en juliana, y sazona con sal y pimienta. Cuece todo junto durante 10 minutos.
  3. Mientras, hierve los capunti, escúrrelos y añádelos al sofrito.
  4. Mezcla el tahini y el agua y vierte por encima, junto con las nueces troceadas.
Fotografía: Gtres/Stockfood
Reginette de castaña

5 / 5

Reginette de castaña

Ingredientes para 4 raciones:

  • 200 g de harina de castaña
  • 100 g de harina de maíz
  • 2 cucharadas de semillas de lino
  • 125 ml de agua
  • 2 cebollas moradas
  • 1 manojo de espinacas frescas
  • 1 cucharada de cáñamo pelado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal negra
  • Pimienta negra

Preparación:

  1. Muele las semillas de lino muy finas y déjalas en remojo en el agua templada durante 15 minutos. Mezcla las dos harinas, añade una cucharada de aceite, una pizca de sal y el lino.  
  2. Amasa hasta lograr una bola homogénea. Envuélvela en film transparente y déjala reposar media hora.
  3. Corta las cebollas en medias lunas y rehógalas en 3 cucharadas de aceite a fuego muy lento, durante 15 minutos. Añade los corazones de las espinacas y saltea con la cebolla 5 minutos más.
  4. Estira la masa en una superficie enharinada y corta tiras de 1 cm  con un cortapastas de rueda.
  5. Cuece la pasta en agua hirviendo 10 minutos. Escurre y adereza con el salteado, las semillas de cáñamo y la sal y la pimienta negras. 
Fotografía: Gtres/Stockfood

Opciones variadas de recetas de pasta sin gluten

  • Pastas orientales. Tradicionalmente la pasta oriental se ha elaborado con cereales sin gluten como el arroz, el mijo o el alforfón. Por otro lado, en la actualidad se comercializan pastas preparadas con pseudocereales como la quinoa o el amaranto. Saben deliciosas.
  • De legumbres o castaña. Existen, asimismo, pastas elaboradas con harinas de legumbres, como guisantes, lentejas o garbanzos, que tienen un sabor agradable y un valor proteico muy alto. Además, se elabora también pasta con harina de castaña, que le da un toque dulce muy peculiar. En el envasado de todas estas pastas aparece el característico símbolo de la espiga tachada, que significa «sin gluten». Estas son harinas sin gluten con las que se elabora una pasta sabrosa:
  • Alforfón, trigo sarraceno o «soba» (en japonés). Aporta todos los aminoácidos, vitaminas B, K, magnesio y rutina, un potente antioxidante. Tiene un bajo índice glucémico.
  • Amaranto. Muy rico en proteínas, vitaminas A y del grupo B, calcio y fitoesteroles antioxidantes.
  • Arroz. Aporta vitaminas del grupo B y oligoelementos como yodo, cinc y selenio.
  • Castaña. Abunda en carbohidratos, vitaminas A, C y del grupo B, calcio y potasio.
  • Garbanzo. Rica en proteínas y minerales (calcio, hierro y magnesio).
  • Guisantes. Ofrece proteína, vitaminas B y fibra soluble. Tiene un índice glucémico bajo.
  • Lentejas. Proporciona proteínas y hierro.
  • Maíz. Contiene minerales, almidón y vitaminas A, B y E.
  • Mijo. Rica en hierro, fósforo y magnesio.
  • Quinoa. Aporta proteína completa, fibra y carbohidratos.

Puedes hacer la pasta sin gluten en casa

Con las manos en la masa. Puedes elaborar tu propia pasta casera con harinas de estos alimentos.

  • Usa una o bien mezcla dos (por ejemplo, garbanzo y maíz, lo que aumenta la calidad de las proteínas).
  • Amasa con agua y un chorrito de aceite y, para ganar elasticidad, añade lino molido y remojado 15 minutos.
  • Tapa la masa y déjala reposar 30 minutos. Si no dispones de máquina para cortar pasta, estírala muy fina con el rodillo y usa un cortapastas. Recuerda que las formas rizadas o rugosas retienen mejor las salsas.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?