Hazlo en casa

Cómo hacer queso vegano camembert con anacardos (receta casera)

El camembert vegano sigue siendo una rareza en los supermercados y si lo encuentras, no es barato. La buena noticia es que puedes hacerlo en casa con solo cinco ingredientes.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

El camembert vegano te permite disfrutar del popular queso cremoso y seguir con una dieta basada en plantas con sus ventajas para la salud, el medio ambiente –el queso vegano conlleva emisiones menores de CO2– y los derechos de los animales.

Ingredientes para elaborar un camembert vegano

  • La base del camembert vegano es el anacardo. La pasta de este fruto seco es muy cremosa y además está muy rico. Al comprarlos, elígelos de producción ecológica para evitar los pesticidas sintéticos.
  • Para activar la fermentación del ácido láctico, necesitarás probióticos, es decir, cápsulas que contienen microorganismos vivos. Puede obtenerlos en farmacias, comercios online y en algunos supermercados ecológicos. En concreto, para crear la capa de moho blanco necesitarás Penicillium candidum en forma de polvo.
  • Las cáscaras de psyllium se añaden para dotar al queso de la consistencia deseada. Se encuentran disponibles en supermercados bien surtidos, tiendas naturistas y comercios online.

También necesitarás una buena dosis de paciencia para preparar el camembert vegano, el queso tarda unas tres semanas en madurar correctamente y estar listo para comer. Luego, el queso se puede envolver en papel y guardar en el refrigerador durante unos ocho a diez días.

Artículo relacionado

Receta de queso vegano camembert vegano

Ingredientes (para 2 quesos):

  • 300 g de anacardos
  • 1 cucharada de cáscara de psyllium
  • 4 cápsulas de probióticos (de, por ejemplo, Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus bulgaricus o Streptococcus thermophilus)
  • 1 pizca de Penicillium camemberti o Penicillium candidum
  • 2 cucharaditas de sal marina

Elaboración:

  1. Pon los anacardos en un recipiente y vierte agua fría sobre ellos de forma que queden completamente cubiertos. Deja los anacardos en remojo durante 3-4 horas.
  2. Escurre los anacardos, lávalos en un colador con un poco de agua y luego ponlos en una procesadora con 200 mililitros de agua tibia. Agrega las cáscaras de psyllium y tritura hasta obtener una pasta homogénea.
  3. Añade el contenido de las cápsulas de probióticos y la pizca de Penicilllium. Con este último, se suele incluir una cuchara pequeña, que especifica el tamaño correcto de la dosis.
  4. Mezcla bien la masa de nuevo y luego ponla en un recipiente que puedas cerrar herméticamente. Ahora deja fermentar la masa de anacardos a temperatura ambiente durante unas 24 horas.
  5. Cubre dos moldes de queso con trozos grandes de gasa (esta quedará forrando el interior del molde). Como moldes puedes utilizar, por ejemplo, tos tarros de mermelada anchos y con las paredes rectas (para facilitar la entrada y salidad de los quesos).
  6. Vierte la masa en los moldes. Ten cuidado de no tocar la masa con los dedos si es posible, para no alterar el equilibrio bacteriano. Dobla los extremos de la gasa sobre el queso y presiónalos ligeramente.
  7. Pon los tarros sobre el lado interior de la tapa plana de un táper grande. Cúbrelos con el contenedor del táper, pero no lo cierres, pon en el borde un lápiz para que pueda entrar el aire. Coloca los moldes de esta manera en el estante superior del refrigerador y déjelos fermentar durante la noche.
  8. Al día siguiente, desenvuelve los dos quesos de la tela. Ten cuidado de no tocar el camembert para no contaminar los quesos con gérmenes de tus manos. Espolvorea el lado superior de cada queso con media cucharadita de sal y cúbrelos con papel vegetal. Dales la vuelta, echa sal y cúbrelos con papel vegetal.
  9. Coloca de nuevo los quesos en sus moldes, cúbrelos con el táper y ponlos dentro del frigorífico. Deja que maduren durante 10 días. Dales la vuelta todos los días, sin tocarlos con las manos (utiliza un plato para darles la vuelta). También debes cambiar el papel vegetal todos los días.
  10. Transcurridos diez días, debería haberse formado una capa claramente visible de moho blanco. A partir de este momento tienes que dar la vuelta a los quesos cada dos días. Y en lugar de papel vegetal, usa una esterilla de bambú para cubrir los quesos. Para ello, retira el papel por última vez y coloca el camembert sobre una estera de bambú. Cubre de nuevo los camembert con un recipiente. Ya no necesitarás los moldes.
  11. Al quitar la estera de bambú cada dos días, ten cuidado de no dañar la capa de moho.
  12. Después de aproximadamente 16 días, la capa de moho debería estar completamente desarrollada. Ahora no tienes que voltear el queso. Cúbrelo completamente con papel vegetal y ponlo en la nevera otra semana. Después estará listo para comer.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?