Alimentación saludable

La fibra y los antioxidantes favorecen la salud pulmonar

Las frutas y verduras, sobre todo las frescas, pueden mejorar el estado de los pulmones. Favorecen su salud e incluson pueden reducir los daños causados por agentes nocivos o por la inflamación.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

La dieta tiene un gran impacto en el estado de salud de los órganos individuales, incluidos los que están lejos del sistema digestivo. En el caso de los pulmones, difícilmente se puede imaginar que puedan disfrutar de la fibra, por ejemplo, pero este es exactamente el caso. Las personas que consumen dietas ricas en fibra tienen más probabilidades de tener una función pulmonar saludable que las personas que consumen poca fibra.

El efecto de la fibra en los pulmones

El efecto positivo de la fibra en los pulmones se puede explicar por su efecto antiinflamatorio gracias a la influencia beneficiosa sobre la flora intestinal.

La fibra dietética ayuda a construir y mantener una flora intestinal (microbiota) saludable, y puede favorecer, incluso, la recuperación de una microbiota alterada (disbiosis).

Una flora intestinal saludable, a su vez, no solo ralentiza los procesos inflamatorios crónicos en el cuerpo, sino que también conduce a un sistema inmuniario fuerte, por lo que las inflamaciones agudas del tracto respiratorio son mucho menos comunes.

Las frutas y verduras promueven la reparación pulmonar

No solo la fibra es buena para los pulmones. Los alimentos que contienen betacriptoxantina también tienen un efecto extremadamente positivo en los pulmones. Esta sustancia se encuentra en las verduras, frutas rojas y naranjas y reduce el riesgo de cáncer de pulmón.

Las manzanas, los tomates, los plátanos y otros alimentos ricos en antioxidantes también ayudan a mantener los pulmones sanos. Incluso aseguran que los pulmones ya dañados puedan recuperarse más rápidamente, como han descubierto los investigadores de la Universidad Johns Hopkins y cuyo estudio se publicó en la revista European Respiratory Journal

En su estudio, los científicos examinaron la nutrición y la función pulmonar de más de 650 adultos, una vez en 2002 y luego diez años más tarde en 2012. Los participantes procedían de Alemania, Noruega y el Reino Unido.

Al analizar los resultados, plátanos, manzanas y, sobre todo, tomates resultaron útiles para el cuidado de los pulmones. Estos alimentos parecen contener sustancias antioxidantes que también ayudan a que los pulmones dañados por el tabaco se recuperen más rápidamente después de dejar de fumar.

También se podría observar una función pulmonar más saludable en personas que nunca habían fumado si comían con regularidad dichos alimentos.

Solo funcionan las frutas y verduras frescas

Sin embargo, no basta con comerse un tomate o una manzana de vez en cuando. Debes consumir más de dos tomates al día o más de tres raciones (una ración equivale a 80 g) de fruta fresca al día para conseguir las ventajas mencionadas.

Productos de tomate procesados, salsa de tomate o tomate enlatado no mostraron el mismo efecto. Solo las frutas y verduras frescas tuvieron un efecto positivo en la salud pulmonar.

Se recomienda consejo nutricional

La autora del estudio, la doctora Vanessa García-Larsen ha explicado que los resultados destacan la necesidad de recomendaciones dietéticas, especialmente para los grupos de riesgo.

Las personas con pulmones debilitados o con los primeros signos de determinadas enfermedades pulmonares, como la EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), deben, por tanto, recibir un asesoramiento nutricional adecuado.

Las funciones pulmonares comienzan a debilitarse alrededor de los treinta años, dependiendo del estado general de la persona. Si comes muchas frutas y verduras, puedes ralentizar este deterioro de las funciones pulmonares relacionado con la edad y reparar el daño pulmonar, como los causados ​​por fumar, de manera más eficaz.

Refrencias científicas:

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?