Paso a paso

Cómo hacer huevos de Pascua de chocolate caseros perfectos

En lugar de comprar huevos de Pascua de chocolate para los más pequeños de la casa, podemos hacerlos en casa. Se trata de una actividad fácil y muy divertida para hacer con niños y obtendremos unos huevos de Pascua riquísimos.

Hacer huevos de chocolate es super fácil y es una actividad entretenida, sobre todo para los niños. Eso sí, existen trucos para conseguir huevos de chocolate crujientes y con buen sabor. Además, es necesario conocer la técnica si lo que queremos es que sean huecos por dentro para poder poner algún tipo de relleno en su interior.

A continuación te muestro el paso a paso para conseguir unos huevos de Pascua de chocolate perfectos.

Qué se necesita para hacer huevos de pascua de chocolate

  • Un chocolate sin lácteos que nos guste. Puedes utilizar chocolate para repostería, que suele tener un 50-55% de cacao, o un chocolate más negro, por ejemplo con un 75% de cacao, para un sabor más intenso, o incluso mezclar chocolates. No recomiendo utilizar chocolates con más del 85% de cacao porque pueden quedar muy secos, pero puedes mezclar una pequeña cantidad con el chocolate principal que vayas a usar.
  • Unos moldes en forma de huevo y un pincel de cocina.
  • También podemos preparar ingredientes para rellenar: frutos secos, caramelos, anises, etc.

Por qué conviene atemperar el chocolate

El secreto para hacer huevos de pascua perfectos, crujientes y brillantes, que parezcan comprados, es atemperar el chocolate. Es posible que no sepas qué es esto y te parezca complicado, pero no lo es. Solo se trata de derretir el chocolate con cuidado y en dos tandas para favorecer esa textura tan buena.

Cuando queremos hacer un chocolate brillante y crujiente, como huevos de pascua, bombones, coberturas finas o figuritas, tenemos que tratar el chocolate de una forma especial para que al enfriarse nos dé ese resultado. El motivo principal es la manteca de cacao que contienen.

Es la grasa del chocolate, la que hace que el chocolate sea tan suave y sedoso cuando lo derretimos y la que hace que el chocolate quede firme y se deshaga en la boca. La manteca de cacao es dura a temperatura ambiente, si la compras sola verás que son como bloques duros y amarillentos. Es una grasa que solidifica de forma muy diferente a otras: forma cristales con formas diferentes que tienen puntos de fusión diferentes.

Esto quiere decir que cada forma se derrite a una temperatura, por eso es importante tratarlo de forma que favorezca la formación de cristales que se derritan a 33ºC para que aguante perfectamente a temperatura ambiente y se derrita al comerlo.

Si derretimos el chocolate sin cuidado, se forman más cristales que se derriten a menos temperatura, por eso el chocolate queda blando en lugar de duro y crujiente.
Para favorecer la creación de estos cristales lo mejor es atemperar el chocolate.

Cómo atemperar el chocolate

Atemperar el chocolate un proceso simple pero muy importante y consiste en derretir el chocolate a una temperatura no muy alta, enfriarlo ligeramente y volver a calentarlo.

Procedimiento:

  1. Primero elige tu chocolate. Te sirve cualquiera que no contenga lácteos, desde los chocolates para repostería hasta los chocolates más negros. Yo recomiendo utilizar un chocolate de entre un 55 y un 75% de cacao para un mejor resultado.
  2. Pica el chocolate con un cuchillo en trocitos bien pequeñitos y sepáralo en dos partes iguales.
  3. Pon la mitad del chocolate picado en un cacito al baño maría (sobre otro cazo más grande con agua caliente). No lo pongas al fuego, si tienes que calentar el agua hazlo primero, después apaga el fuego y coloca el cacito con el chocolate dentro. Procura que el agua no esté a más de 60º C.
  4. Remueve el chocolate lentamente para derretirlo poco a poco.
  5. Cuando se haya derretido saca el cacito y echa la otra mitad de chocolate picado. Remuévelo bien y vuelve a ponerlo al baño maría.
  6. Sigue removiendo hasta que se haya derretido todo y retíralo del cazo con agua.
  7. Utilízalo inmediatamente.

Recuerda que si hace mucho frío tardará más en derretirse y después se endurecerá más rápido. Y en verano será bastante complicado porque hemos de dejar que el chocolate se enfríe y endurezca a temperatura ambiente, no en la nevera.

Cómo conseguir que el huevo sea hueco

Para darle forma de huevo necesitaremos unos moldes con forma de huevo. Puedes conseguirlos en tiendas de accesorios de cocina y online. Una vez los tengamos:

  1. No hay que rellenar todo el molde con chocolate, si no pincelar el interior con chocolate, esperar a que se endurezca y darle otra capa. Así hasta formar una capa gruesa que no se rompa. Recuerda poner chocolate también en los bordes.
  2. Como puede tardar un poquito en solidificar a temperatura ambiente, no pasa nada si mantenemos el chocolate al baño maría a temperatura baja, la justa para que se mantenga deshecho.
  3. Tras 3-4 capas de chocolate ya solidificadas puedes dejar tus moldes en la nevera un ratito para que se enfríe bien (media hora mínimo).
  4. Sácalo y desmolda tus medios huevos, que saldrán enteros y brillantes.

Para unir dos partes basta con poner un poquito de chocolate atemperado por todo el borde de una mitad y rápidamente unirla con otra. Si quieres puedes poner el relleno en una mitad antes de cerrarlo.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?