Aprendizaje

¿Vistes a tu hijo o hija para ir más rápido? Así afecta esto a su autoestima y desarrollo

Para favorecer el aprendizaje de los niños, los adultos tenemos que dejarles probar y experimentar por sí mismos. Si por prisa o comodidad, no les dejamos desarrollar sus habilidades a su ritmo, los perjuicios pueden llegar a ser muy limitantes. Te los contamos.

¿Dejas que tu hijo o hija aprenda a su ritmo a hacer las cosas o te desesperas y terminas haciéndolo todo tú? Desde el nacimiento, cada niño viene programado para adquirir todas las habilidades que necesita para desenvolverse en la vida, desde aprender a andar, hablar, cocinar, hasta a leer o usar un ordenador. Este proceso puede verse favorecido o entorpecido por la forma de actuar de los adultos frente al deseo de aprender del niño. Si el adulto se adelanta al niño, lo sobreprotege o le corta el momento de aprendizaje, las consecuencias pueden llegar a ser muy negativas.

En el proceso de adquisición de habilidades, si los familiares animan y apoyan al pequeño, este tendrá ilusión por aprender y no se sentirá frustrado por las dificultades que aparezcan. Sin embargo, si no se le permite probar y experimentar, equivocarse y rectificar, su proceso de aprendizaje se verá mermado, provocándole frustración y afectando a su autoestima.

En este sentido, María Montessori decía: “Cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para un niño”. No se refería a que no ayudemos al niño cuando lo necesite, sino a que no hagamos por él aquellas cosas que ya puede hacer en cada momento de su desarrollo evolutivo.

Artículo relacionado

Una costumbre que mengua la autoestima de los niños

A medida que los niños crecen, los aprendizajes se vuelven cada vez más complejos y requieren más tiempo de práctica. Esto puede llevar a situaciones donde los padres, por urgencia o por comodidad, para no “perder tanto tiempo”, terminan adelantándose y realizando la tarea por los niños. Por ejemplo, le visten o le dan la comida, cuando ellos lo están aprendiendo o, incluso, cuando ellos ya dominan perfectamente esta habilidad (argumentando que van muy despacio).

Es obvio que los adultos lo van a hacer mejor y más rápido que los niños, pero si no se les deja practicar, van a tardar mucho más tiempo en perfeccionar las habilidades necesarias y, además, pueden percibir la idea de que, como los adultos lo hacen mejor, ellos son torpes e inútiles.

A la larga, estos niños perderán la motivación por practicar y entrarán en un bucle de autoconfirmación de su torpeza: piensan que no lo hacen bien, que son inútiles o torpes, se comparan con los adultos, dejan de practicar, no mejoran. Con cada aprendizaje mermado, el ciclo comienza de nuevo, una y otra vez.

Cada giro de tuerca de este ciclo, el niño se va hundiendo en un pozo más profundo de baja autoestima, desconfianza en sus habilidades y desmotivación. Este ciclo negativo, que afecta tanto a la autoestima de los pequeños, puede prolongarse hasta su etapa adulta.

Artículo relacionado

Testimonio real: el niño que de adulto se bloqueó

Con 32 años, Ernesto llegó a mi consulta para trabajar un bloqueo laboral que le impedía avanzar en su profesión. Cada vez que se enfrentaba a un nuevo proyecto, se paralizaba, le aparecían numerosas dudas sobre su capacidad y le resultaba imposible avanzar.

Según me contó en nuestras primeras sesiones, Ernesto recordaba haber tenido una infancia feliz. Era hijo único y sus padres siempre habían sido muy cariñosos y atentos con él. Sin embargo, reconocía que habían sido un poco sobreprotectores con él.

Cada vez que Ernesto tenía un problema, sabía que sus padres iban a estar presentes para ayudarle. Esto es muy sano y positivo para el desarrollo de los niños. Sin embargo, en ciertas ocasiones, había sentido que sus padres se adelantaban a lo que él quería hacer y no le daban la oportunidad de practicar.

Ernesto recordaba innumerables escenas en las que sus padres tomaban la iniciativa y se adelantaban para realizar una acción que él estaba aprendiendo a hacer. Ya fuera atándose los corones de los zapatos o cortando un filete de carne, sus padres lo hacían por él.

En nuestras sesiones, Ernesto se recordaba mirando a sus padres, pensando en lo bien que lo hacían y sintiéndose inútil por no poder ser tan hábil como ellos. Además, como no tenía la oportunidad de practicar, no mejoraba en sus habilidades y cada vez se sentía más inútil.

El resultado de todas estas situaciones fue que Ernesto interiorizó la idea de que “soy un inútil y los demás lo hacen mejor que yo”. Cuando comenzaba en un trabajo nuevo o cuando intentaba aprender un idioma, siempre se sentía frenado cuando se comparaba con los demás.

Artículo relacionado

Reprogramar los aprendizajes del pasado

Por fortuna, los aprendizajes del pasado siempre se pueden reprogramar y reestructurar para lograr una visión mucho más realista y actual.

Ernesto comprendió que, a lo largo de su infancia, le había faltado una información importante a la hora de enfrentarse a una nueva tarea. Nadie le había hablado nunca del valor de la práctica y del trabajo diario en cualquier aprendizaje. Pensaba que los demás niños y los adultos sabían hacer las cosas muy bien y que, si él no podía, era porque era más inútil, torpe y tonto que ellos.

En terapia, Ernesto comenzó a darle valor a la pequeña práctica diaria a la hora de aprender cualquier cosa. Bajó su nivel inicial de exigencia y comprobó que, cada día, mejoraba un poco en su práctica tanto de sus aficiones (estaba aprendiendo a tocar la guitarra) como de las habilidades que necesitaba en su nuevo trabajo.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?