En la consulta

Personas Altamente Sensibles:
 características y señales de una PAS

Las Personas Altamente Sensibles o PAS presentan una sensibilidad sensorial y emocional mucho más pronunciada que la mayoría de la gente. Lejos de ser algo negativo o una enfermedad, esta alta sensibilidad, bien llevada y comprendida, puede ser una gran ventaja.

Ramón Soler
Ramón Soler

Psicólogo

Si te agobian las multitudes, nunca te ha gustado ir a discotecas por el dolor que te produce la música alta o si le das la vuelta a los calcetines porque no soportas el roce de las costuras... No te preocupes, no eres rara ni estás exagerando; es posible que seas PAS (Persona Altamente Sensible)

¿Qué es el PAS?

El término PAS fue acuñado en los años 90 por la psicóloga Elaine Aron y hace referencia a una especial sensibilidad neurosensorial que presentan, según diversos estudios, entre un 15 y un 20% de la población.

Las PAS perciben las señales de los sentidos con una mayor intensidad que el resto de la población. No es un trastorno psicológico, sino un rasgo de especial percepción e interpretación de las señales sensoriales.

Según algunas teorías, que una parte de la población sea PAS puede haber sido una ventaja evolutiva, ya que estas personas podrían haber sido capaces de detectar pequeños cambios en el entorno que ayudaran a su tribu a encontrar comida, a cazar o a anticipar peligros potenciales para el grupo.

Artículo relacionado

Características de la PAS

Como he comentado más arriba, el PAS no es una enfermedad, por lo tanto, no podemos hablar de “síntomas”, pero sí que podemos hablar de algunas características que definen la PAS:

1. Intensidad y saturación sensorial

Cuando se amplifica la información que llega a través de los sentidos, cualquier actividad normal para otras personas, como caminar por una calle abarrotada o comprar en un centro comercial, puede convertirse en un verdadero suplicio para las PAS.

Es muy habitual que se saturen y tengan que salir del lugar en el que se encuentran porque la sobrecarga sensorial puede llegar a provocar dolor físico.

2. Sensibilidad a las sutilezas

Estas personas también son capaces de percibir pequeños cambios en el ambiente o detalles que pasan desapercibidos para otras personas.

Son sensibles a los microgestos que denotan cambios en el estado emocional de los demás y son capaces de “leer” el ambiente de una sala o de una conversación mucho antes que otras personas.

3. Intensidad emocional

El mundo emocional de las PAS es igual de sensible que el sensorial. Viven todo el abanico de emociones con alta intensidad.

La alegría, la tristeza, los miedos o la rabia pueden ser vividos de forma muy intensa y desbordante.

Artículo relacionado

4. Procesamiento de información y preocupaciones

Suelen darle muchas vueltas a los problemas. Recopilan toda la información posible y piensan en todas las posibilidades que pueden ocurrir, lo que les lleva a rumiar de forma excesiva y a preocuparse en exceso.

La cara positiva de la moneda es que suelen tener creatividad para encontrar soluciones diferentes a problemas habituales.

Qué hacer si eres una PAS

Como dije al principio, el PAS es un rasgo de la personalidad y del procesamiento de información, no es un problema psicológico como tal, pero sí que puede generar dificultades si no se comprenden sus particularidades.

Cuanto mejor se conozcan y se asuman sus características, más podremos evitar el sufrimiento y la incomprensión que sufren muchas personas PAS. Hay que conocer y aceptar el PAS para llegar, incluso, a disfrutar de ello.

Evitar situaciones estresantes

Busca la forma de adaptarte a las necesidades de la sociedad, pero respetando tu PAS.

Puedes, por ejemplo, evitar las horas punta para ir a comprar o elegir con cuidado a qué restaurante vas a comer, buscando el que tenga un ambiente más tranquilo.

Disfrutar lo bueno de ser PAS

Hay muchas cosas que un PAS puede disfrutar mucho más profundamente que otras personas: un atardecer, una buena pintura, una buena melodía o una buena compañía. Rodéate de estas cosas y disfruta de ellas.

Buscar momentos de calma

Para evitar la saturación sensorial y emocional, busca momentos del día que te ayuden a relajar, reduciendo el nivel de estimulación que recibes.

Cada persona debe elegir su tiempo y su lugar, pero debe ser un espacio tranquilo y sin estímulos, donde poder descansar y recargar la energía.

Aprovechar tu creatividad

La enorme creatividad que tienes, aprovéchala en tu beneficio. Busca un trabajo y unas aficiones en las que tus características especiales te ayuden a disfrutar y sobresalir.

Muchos PAS trabajan en labores relacionadas con todas las artes: la artesanía, la escritura, el diseño, la cosmética y los perfumes, la restauración...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?