¿Se puede tomar café durante la lactancia?

¿Café y lactancia son compatibles o es perjudicial de alguna manera para el bebé? Te explicamos qué debes tener en cuenta si tú, como madre lactante, no quieres quedarte sin ese café al que estás acostumbrada.

Mujer amamantando un bebé
iStock Photo.Lolostock

La buena noticia es que no es necesario que dejes el café por completo. Si ocasionalmente disfrutas de una taza de tu estimulante favorito mientras amamantas, no está mal.

Sin embargo, sólo debes consumir cafeína en pequeñas cantidades, ya que una pequeña cantidad puede pasar a la leche materna. El momento del consumo influye

¿Cuánto café puedes tomar si das el pecho?

Una regla general común para el embarazo y la lactancia es aproximadamente dos tazas de café filtrado (equivalentes a 200 a 300 miligramos de cafeína) por día.

Aunque por razones éticas no se han realizado estudios específicos con lactantes, la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA), una dosis diaria de 200 miligramos de cafeína es razonablemente segura, según los conocimientos actuales.

La cafeína también se encuentra en otras bebidas y alimentos

Al observar la dosis diaria (200 miligramos), recuerda que la cafeína no sólo se encuentra en el café. Por ejemplo, también está oculta en:

  • Té negro y verde (cuanto más tiempo se deja reposar el té, más cafeína se libera en el agua)
  • Refrescos de cola
  • Bebidas deportivas y energéticas
  • Cacao  y chocolate
  • ALgunos suplementos dietéticos, como barritas energéticas
  • Algunos analgésicos para resfriados y gripes

 

Si te gustan estas bebidas y alimentos con cafeína, debes reducir en consecuencia la cantidad de cafeína que consume a través del café.

Aquí tienes una pequeña guía sobre cuánta cafeína consumes y con qué bebidas y alimentos:

Contenido de cafeína en bebidas/alimentos:

  • Café expreso (60 ml): 80 mg
  • Café filtrado (taza, 200 ml): 90 mg
  • Té negro (taza, 220 ml): 50 mg
  • Cola (lata, 355 ml): 40 mg
  • Bebida energética (lata, 250 ml): 80 mg
  • Chocolate negro (50 g): 25 mg
  • Chocolate con leche (50 g): 10 mg

¿Cuándo es el momento adecuado para tomar café?

Para armonizar el café y la lactancia materna, el momento del consumo de café es crucial. Debes beber tu taza de café inmediatamente después de dar el pecho.

Así, el nivel de cafeína en la leche materna será el menor posible en el momento de la siguiente comida.

¿Cuánto tiempo permanece la cafeína en la leche materna?

Lo ideal es que transcurran más de dos horas entre el consumo de café y la lactancia. El nivel máximo de cafeína en la leche materna se alcanza entre 60 y 120 minutos después de beber café, luego el valor disminuye constantemente.

Desafortunadamente, no siempre se puede mantener un período de más de dos horas. Especialmente en los bebés muy pequeños, el estómago todavía es pequeño. Sólo cabe un poco de leche. Después de unos 90 minutos se digiere y aparece el hambre.

Por supuesto, no puedes explicarle a tu bebé que debe esperar al menos 30 minutos hasta la siguiente toma. No es recomendable poner un reloj por encima de la demanda del bebé. Los niños deben ser amamantados cuando él lo desee. 

Algunas mujeres cambian temporalmente a alternativas al café al comienzo de la lactancia o durante las fases extenuantes de alimentación, cuando el bebe demanda continuamente.

¿Cuánto tiempo permanece la cafeína en el cuerpo del bebé?

En comparación con un adulto, se necesita mucho más tiempo para que un bebé descomponga la cafeína que ha entrado en su cuerpo. Un bebé necesita más de tres días. Es una de las razones por la que es tan importante beber café con moderación durante la lactancia.

¿Qué efectos puede tener demasiada cafeína durante la lactancia?

Un bebé obtiene entre el 1 y el 1,5 % de la cafeína que consume la madre. El grado en que la cafeína puede afectar a un bebé depende, por supuesto, de la cantidad que consume la madre. La edad y la constitución del bebé también influyen.

Esto significa que los niños mayores suelen absorber mejor la cafeína que pasa a la leche materna que los bebés más pequeños (menos de 6 meses) y los bebés prematuros, por ejemplo.

Posibles efectos secundarios en niños por el alto consumo de cafeína:

  • Inquietud (el bebé está nervioso)
  • Trastornos del sueño (el bebé parece sobreestimulado y no puede dormir. Cuando duerme, duerme mal, inquieto)
  • Dolor abdominal e hinchazón

Los bebés más pequeños pueden experimentar efectos secundarios incluso después de una pequeña cantidad de café.

Algunos bebés mayores también son más sensibles a la cafeína que otros. Por eso es tan difícil hacer una recomendación general sobre una dosis diaria segura de cafeína. Básicamente, si tu bebé presenta alguno de los efectos secundarios mencionados anteriormente, es importante que reduzcas tu consumo de cafeína.

Posibles efectos secundarios en la madre

El consumo elevado de cafeína también puede afectar a la madre. Grandes cantidades de cafeína pueden:

  • Provocar irritabilidad, nerviosismo y trastornos del sueño.
  • Deshidratar el cuerpo, lo que tiene un efecto negativo en la producción de leche materna.

Si te reconoces en estos síntomas deberías reducir tu cantidad diaria de cafeína. Es mejor hacerlo gradualmente. Si de repente consumes mucha menos cafeína que antes, podría causarte dolor de cabeza.  

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?