Frío polar: cómo cuidar las manos para evitar la sequedad y las grietas

El frío hace que la piel se reseque. Para evitarlo conviene adoptar algunas medidas y elegir productos con ingredientes enteramente naturales.

manos frio
Istock

El aire seco y frío del invierno, más cuando se sufre una ola de frío, hace que la piel de las manos se reseque. El manto hidrolipídico de la piel se altera y puede, incluso, fracturarse, lo que da lugar a la aparición de grietas.

Trabajar con las manos manipulando superficies ásperas, la atopia y la psoriasis favorecen la sequedad y las grietas. Conviene adoptar algunas medidas para cuidar las manos y prevenir estos problemas.

Consejos para cuidar las manos cuando hace frío

Para el cuidado habitual de las manos puedes tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • El agua caliente favorece la eliminación de la grasa de la piel. Es mejor lavarse con agua fría o tibia.
  • Utiliza agua jabonosa o una pastilla a base de glicerina vegetal.
  • Si lavas los platos con las manos, ponte guantes.
  • El mejor momento para aplicar la crema es inmediatamente después del lavado, cuando la capa superior de la piel todavía está húmeda, porque puede absorber mejor los ingredientes. Ponte un poco de crema o de aceite de almendras puro después de cada lavado.
  • De vez en cuando, ponte en las manos una capa espesa de crema, sobre todo alrededor de las uñas, y déjate puestos unos guantes de algodón durante toda la noche. Por la mañana tendrás unas manos increíblemente suaves.
  • Una vez a la semana, realiza una exfoliación suave con un producto natural y después sumerge las puntas de los dedos en aceite de oliva durante 20 o 30 minutos.

Por qué usar una crema de manos si hace frío

Las cremas de manos tienen una proporción mayor de ingredientes oleosos que otros productos para la piel. Deben favorecer la recuperación del manto graso que se ha deteriorado, pero sin dejar una sensación grasa en las manos. Ingredientes apropiados son los aceites de coco, jojoba o almendras dulces, o la manteca de karité.

También pueden contener avena, que suaviza y desinflama la dermis, lanolina, que evita la pérdida de humedad, y aceites esenciales con poder calorífico como los de romero y tomillo.

La mejor crema de manos para el frío

Las cremas de manos son un producto estrella en cualquier droguería, pero las convencionales están cargadas de componentes derivados del petróleo y algunos de ellos son declarados enemigos de la piel y de la salud.

Por ejemplo, algunas cremas contienen la fragancia "lilial" (o butilfenil metilpropional), una molécula que ha sido clasificada como tóxica para la reproducción y que, por decisión de las autoridades sanitarias europeas, no podrá estar a la venta en los productos que se vendan a partir del próximo 1 de marzo.

También se puede encontrar formaldehído, compuesto alergénico e irritante que puede liberarse del conservante diazolidinyl urea. Paradójicamente, no es extraño encontrarlo en cremas que se presentan como hipoalergénicas.

Aún hay más: los productos convencionales contienen a menudo parabenos, que son disruptores hormonales; polietilenglicoles (PEGs), que pueden hacer que la piel sea más permeable a materias extrañas; pueden contener compuestos orgánicos halogenados como la clorfenesina, que también es alergénica, o pueden estar contaminadas con hidrocarburos aromáticos, que pueden ser cancerígenos (estos pueden encontrarse en los productos que contienen ingredientes como "paraffinum liquidum" o "aceite mineral").

Por todas estas razones, la mejor elección es una crema de manos con una certificación natural o ecológica, pues estará libre de estos productos y otros derivados del petróleo.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?