Ser tú

Siéntete más libre con esta asana

Or Haleluiya

Un corazón libre para expresarse se siente confiado, ligero y alegre. Esta asana dinámica te ayuda a conectar con el corazón e irlo abriendo.

¿Sientes que haces cosas que no harías de no recibir a cambio amor o apreciación? ¿Te vistes, hablas, comes, caminas de forma determinada o dices que estás de acuerdo con algo con lo que no lo estás plenamente porque crees que así serás más aceptado o querido?

¿Te mientes a ti mismo o a los demás sobre tus gustos, preferencias o sentimientos? ¿En qué aspecto de tu vida crees que si dijeras la verdad ya no te querrían o aceptarían de la misma manera?

Artículo relacionado

Yoga para el equilibrio 2

5 asanas de yoga para ganar equilibrio físico y mental

Estas son preguntas importantes. Cuando se contestan atentamente, ayudan a que el corazón se sienta confiado y se exprese libremente.

Si sientes que no puedes mostrar tu verdad a ti o a los demás, es aconsejable averiguar el efecto que ejerce esta creencia sobre tu conducta, tu estado psicoemocional e incluso sobre tu respiración. Al cuestionar estas creencias, se puede liberar la mente de ideas fijas que nos separan tanto de nosotros mismos como de los demás.

Saber cuál es la verdad personal –y vivirla– requiere una mente abierta que acepte las diferentes verdades y gustos de cada uno, también de sí mismo.

Una mente abierta lleva a un corazón abierto.

Artículo relacionado

dieta del yoga para la paz

La dieta de la paz

Abrir el corazón con esta asana

En esta asana dinámica abres el corazón y ayudas a liberarlo sin desconectar de lo que sucede en tu interior.

1. Torsión hacia atrás

Inhala, gira la columna hacia atrás y extiende un brazo hacia el mismo lado al que gira la columna. Coloca la otra mano sobre tu corazón.

Quédate en esta postura durante un par de respiraciones notando sus latidos.

2. Cambia de lado

Exhala y vuelve al centro con las dos manos al corazón. Inhala y torsiona hacia el otro lado.

Artículo relacionado

cultiva-la-calma-y-recoge-la-alegria

Cultiva la calma y recoge la alegría

3. Gira con la respiración

Tras hacer al menos dos respiraciones a cada lado, alterna cada respiración con cada movimiento.

Puedes también añadir una pequeña sonrisa por el simple hecho de que estás en contacto con tu propio corazón y su movimiento continuo.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?