¡Que no te falte!

4 formas de gozar del tomate como nunca

Javier Medvedovsky

Está lleno de sustancias beneficiosas para el organismo y de posibilidades en la cocina respetuosa.

Fresco, jugoso y seductor, el tomate es originario de América. Se dice que fue en México donde por primera vez se "domesticó" para uso alimentario muchos años atrás. Allí le llaman jitomate, y es utilizado en muchas de sus recetas tradicionales. Sin embargo, se usa más en otros países.

Hay una variedad muy amplia de tomates: grandes, muy pequeños, redondeados, alargados, rojos, rosados, amarillos, verdes, violetas… ¡Te los recomiendo todos!

Artículo relacionado

tatin-tomate

Tatin provenzal de tomates y piñones

Así se usa el tomate en la cocina raw

Estas son algunas de las ideas que se utilizan en la cocina crudivegana o raw para poder consumir tomate todo el año:

1. Galletas de tomate

Puedes hacer unas galletas crujientes de tomate perfectas para tomar como tentempié o para añadir a una completa ensalada.

Ingredientes

  • Tomate triturado
  • Semillas de lino remojadas
  • Plantas aromáticas al gusto

Preparación

  1. Mezcla todos los ingredientes y consigue una pasta con textura de puré.
  2. Deshidrata la mezcla hasta que quede bien crujiente.

Artículo relacionado

Ketchup para todos

Ketchup de tomates secos ¡y sin azúcar!

2. Ensaladas

Puedes combinar hojas verdes, aguacate, ajo picado y aceite de oliva, acompañado de aceitunas, habas frescas, cebolla, pepino… y tomate fresco o deshidratado.

3. Tomate deshidratado

Pueden estar deshidratados al sol o en deshidratador, ya sea enteros o cortados en rodajas, condimentados previamente o sin nada.

4. Siempre en la despensa

Te recomiendo tenerlo siempre presente cuando está en estación. Fuera de temporada, aprovéchalo en forma de conserva, deshidratado o en salsa. ¡Gracias, tomate, por ser tomate!

Artículo relacionado

crema-fria-tomate

Crema fría de tomate e hinojo con crudités

Gran antioxidante y depurativo

Es uno de los vegetales con menos calorías, pero es muy rico en vitaminas, minerales y fitoquímicos que le confieren efectos antioxidantes, depurativos y diuréticos, entre otras propiedades.

Estos son sus principales componentes:

1. Carotenos

Son sustancias como el betacaroteno (provitamina A), la luteína o el fitoeno. Varios estudios indican que protegen frente a la radiación solar UVA y que podrían reducir el riesgo de cáncer de próstata.

La luteína es especialmente beneficiosa para la salud de los ojos (previene la degeneración macular).

2. Licopeno

Es el caroteno más abundante: el 80-90% del total (una pieza aporta de 2 a 20 mg). Los estudios sugieren que protege frente a varios tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares y neurológicas.

3. Glucósidos esteroideos

Algunos estudios sugieren que el esculeósido A inhibe el aumento del colesterol y la formación de placas de ateroma en las arterias.

4. Vitaminas C y E

Las vitaminas C y E se hallan entre los nutrientes más antioxidantes. Un tomate (125 g) proporciona el 25% de las necesidades diarias de vitamina C, cuyo efecto se multiplica al combinarse con la vitamina E.

5. Polifenoles y fibra

Son antioxidantes y poseen propiedades antivíricas , antibacterianas y antialérgicas. Además colaboran positivamente con la microbiota intestinal, que también se beneficia del aporte de fibra soluble e insoluble.

Polifenoles y fibra reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares, obesidad y diabetes, entre otras.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?