Deshidratador

Cocina crudivegana

El deshidratador, un aliado imprescindible en la cocina

Los chefs raw ya no pueden vivir sin él. El deshidratador permite "cocinar" las preparaciones preservando los nutrientes y las enzimas de los alimentos.

Consol Rodríguez

¿Qué es un deshidratador y cómo funciona?

Los deshidratadores son aparatos sencillos con forma de horno que funcionan con un ventilador o más, termostato y, en los modelos más avanzados, temporizador. Gracias a la circulación de aire caliente se evapora el agua de los alimentos, que distribuimos en bandejas horizontales.

Aunque los tiempos de deshidratación son largos, imitando el secado al sol, el deshidratador está muy lejos de consumir tanta energía como un horno convencional.

Se pueden deshidratar todo tipo de alimentos: frutas, verduras, setas, hierbas aromáticas, granolas… y, cómo no, nuestros panes raw.

El secado no solo los conserva más tiempo (al eliminarse el agua se evita que se pudran) y sin que pierdan apenas nutrientes (solo es significativa la pérdida de vitamina C) sino que permite obtener nuevas texturas y sabores muy concentrados.

Cómo elegir un deshidratador

Si se quiere comprar un deshidratador, pero no se está seguro de si se le va a dar mucho uso, existen modelos económicos y sencillos con termostato que bastan para elaborar nuestros primeros panes y recetas con deshidratados.

El termostato permite graduar la temperatura a 40 °C máximo para preservar nutrientes y enzimas. Pero lo ideal sería que también tuviese temporizador, ya que los tiempos de deshidratación son largos y no siempre se va a poder estar pendiente de apagarlo cuando corresponda.

¿Se puede deshidratar al horno?

Hay quien deshidrata en el horno dejando la puerta entreabierta, pero el resultado no es el mismo, ya que generalmente no se puede bajar la temperatura a 40 °C. Además, el aire no circula como en el deshidratador, a no ser que cuente con ventilación o que se coloque un ventilador junto a la puerta entreabierta para hacer circular el aire en su interior.

Otra desventaja es que el horno consume mucha electricidad.

En el caso de los panes raw, en un deshidratador tardarán más o menos según la humedad de la masa, de unas horas a un par de días. Elaborarlos en un horno convencional sería un proceso caro y con mucho gasto energético.

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?