Contaminación ambiental

La contaminación por microplásticos llena el Mediterráneo

La playa de La Pineda de Tarragona es la más contaminada por pellets de plástico, unas bolitas que sirven como materia prima para la producción de productos de plástico.

Diana Llorens

Periodista

La contaminación de plásticos en el mar es un problema que va en aumento en los últimos años y actualmente alcanza niveles preocupantes.

Contaminación por plásticos en el mar

Son muchos los plásticos que acaban en el mar. Ya sea por que no se desechan bien, porque se vierten de forma deliberada o porque las tormentas, el viento o la lluvia los arrastran a los ríos o directamente al mar desde la tierra.

  • De acuerdo con Greenpeace, hoy en día solo el 9% de todo el plástico que hemos producido y consumido hasta la actualidad se ha reciclado y el 12% se ha incinerado. El 79% restante ha acabado en vertederos o en el medio ambiente (con frecuencia, en el mar).

La contaminación de plásticos tiene un grave impacto en los ecosistemas marinos, la salud de la fauna que acaba ingiriéndolo y también la nuestra.

Actualmente, hay ya cinco grandes acumulaciones de plástico en los océanos, conocidas como islas de plástico: una en el Índico, dos en el Atlántico y dos en el Pacífico.

Pero no solo las islas de plástico son preocupantes, en todos los mares, playas y litorales se acumulan grandes cantidades de plástico y microplástico (partículas muy pequeñas, de máximo 5 milímetros).

¿Qué son los pellets de plástico?

Es frecuente ver en muchas playas pequeñas esferas de plástico, de menos de 5 milímetros de diámetro, como si fueran bolitas de nieve. Son pellets de plástico (también conocidos como lágrimas de sirena), la materia prima que se utiliza para la producción de la mayor parte de productos de plástico.

Se consideran microplásticos primarios, es decir que ya nacen o llegan al medio en ese tamaño. Los microplásticos secundarios son los que se generan de la degradación de fragmentos más grandes”, explica Albert Font de Rubinat, Co-fundador de la organización sin ánimo de lucro Good Karma Projects, que lleva a cabo proyectos educativos y de concienciación medioambiental.

Como tienen un coste muy bajo y no existe una regulación que lo impida, estos pellets de plástico se pierden a menudo a lo largo de toda la cadena de valor (producción, almacenamiento, transformación, transporte, etc.) y acaban en las playas o en el mar a través de los arroyos o ríos.

Cadena de pellets
@GOODKARMAPROJECTS

De acuerdo con un estudio encargado por la Comisión Europea en 2018, se pierden hasta 160.000 toneladas de pellets de plástico cada año en todas las etapas de la cadena de producción y distribución de plásticos en la Unión Europea (UE).

  • Esto equivale a una pérdida de ocho billones de pellets al año, lo que representa 265.000 pellets por segundo.

De hecho, los pellets de plástico son ya la segunda fuente de microplásticos en los océanos y mares

.

Artículo relacionado

La playa de Tarragona, la más contaminada

En noviembre de 2021, Good Karma Projects y Surfrider Europe realizaron una limpieza en la playa de La Pineda de Tarragona en el marco del proyecto “The Great Nurdle Hunt”. Este proyecto de la organización escocesa Fidra, dedicada a la reducción de la contaminación por plásticos, consistía en realizar limpiezas en 6000 playas de 26 países de todo el mundo.

  • En el 92% de los países se encontraron pellets de plástico, lo que demuestra que la contaminación por pellets es un problema muy extendido.

La playa de Tarragona resultó ser la más contaminada de todas las analizadas con un total de 790.000 bolitas de plástico en un a área de 938 m2 en solo dos horas. Todo un récord, pues es la mayor cantidad de estos plásticos recogida en un periodo de tiempo tan corto.

Estos pellets llevan aquí 50 años fácilmente, desde que se instaló la industria en Tarragona”, asegura el co-fundador de Good Karma Projects.

La primera hipótesis que se había comentado, y que le iba muy bien a todo el mundo, es que estos pellets venían del mar, que se perdían en accidentes de barco o en el transporte marítimo”, explica.

Sin embargo, tras investigar la zona vieron que el polígono petroquímico de Tarragona está en una zona inundable y la mayoría de sus desagües acaban en los arroyos que finalmente van al mar.

Artículo relacionado

Hay que recordar que en Tarragona se encuentra el polígono petroquímico más grande del sur de Europa, aunque no solo los productores son los responsables del vertido de estos plásticos, también otras empresas más pequeñas que forman parte de la cadena de valor generan vertidos, desde los que los transportan hasta los que los transforman en todo tipo de productos plásticos.

  • También en Baleares se han encontrado grandes cantidades de estos microgránulos de plástico y, dado que ahí no hay industria, una teoría apunta a que en parte podrían proceder también de la costa de Tarragona.

Desde Good Karma Projects luchan por conseguir una mayor regulación que impida los vertidos en toda la cadena de los pellets de plástico y un control más estricto para que se cumplan las obligaciones.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?