Hogar más natural

Descubre las plantas que no necesitan que las riegues (y no son cactus)

Te mostramos cómo puedes cultivar tus propias plantas en agua y qué debes tener en cuenta en relación con la sostenibilidad ecológica.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Plantas de agua o "water plants" es el nombre de la nueva tendencia de plantas de interior. Como su nombre indica, las plantas de agua no necesitan tierra, y además son bonitas y muy fáciles de cuidar (¡no importa si te olvidas de regarlas!)

Además, debido a que no necesitan un suelo, son mucho menos susceptibles a los mosquitos, hongos y otras plagas de las plantas. Incluso los mohos no tienen ninguna posibilidad en un recipiente de agua.

Una pequeña desventaja que debes tener en cuenta es que las plantas de agua apenas crecen porque las condiciones en un recipiente de agua son menos propicias que en una maceta con tierra. Sin embargo, las plantas de interior se pueden mantener bien de esta manera durante varios años.

Artículo relacionado

Esquejes y suculentas

Cómo reproducir las plantas de interior

¿Qué tipos de plantas se pueden cultivar en agua?

Las plantas de interior más adecuadas para convertirse en plantas de agua son aquellas que pueden tolerar mucha humedad. Por otro lado, las plantas que prefieren un suelo más seco y que empiezan a pudrirse si hay encharcamiento no son obviamente adecuadas. Puedes cultivar en agua las siguientes plantas:

  • Ficus Benjamina
  • Monstera
  • Potus
  • Filodendro
  • Lirio de agua
  • Drácena
  • Ave del paraíso

Sin embargo, antes de salir a comprar nuevas plantas de interior, debes tener en cuenta las siguientes consideraciones.

¿Son las plantas de agua ambientalmente sostenibles?

Las plantas de agua no son más insostenibles para el medio ambiente que las plantas de interior que crecen en la tierra.

El dilema ecológico con las plantas de interior es que las habitaciones cerradas no ofrecen las condiciones ideales para las plantas autóctonas en Europa, pero sí las ofrecen para las plantas de interior clásicas que proceden de climas más cálidos.

Artículo relacionado

Hiedra en una caja colgada de la pared

9 plantas de interior que necesitan poca luz

Plantas como la monstera, el potus y compañía se importan desde países lejanos, lo que conlleva grandes emisiones de CO2, el gas que calienta el planeta.

Además, su cultivo implica cualquier cosa menos ahorro de energía, ya que las condiciones climáticas más favorables para ellas solo pueden lograrse a través de sistemas de iluminación, calefacción y riego artificiales.

Además, las plantas de interior de producción convencional a menudo están muy contaminadas con pesticidas químicos sintéticos.

Dado que las plantas de interior no están destinadas al consumo, apenas existen regulaciones para el uso de pesticidas.

Usar esquejes para desarrollar plantas de agua

Si es posible, es recomendable que cultives tus plantas de agua a partir de esquejes, ya sea de tus propias plantas de interior o de plantas de familiares y amigos.

Si quieres adquirir plantas nuevas para cuidarlas de esta manera, desafortunadamente, las plantas de interior certificadas ecológicamente siguen siendo raras. Es más probable que las encuentres en pequeñas floristerías que valoran la sostenibilidad ecológica.

Artículo relacionado

motivos-para-tener-plantas-en-casa

¿Plantas dentro de casa? Sí, por favor

Cómo cultivar y mantener plantas de agua

Para cultivar tus propias Water Plants necesitarás lo siguiente:

  • Recipientes de vidrio pesados ​​de medianos a grandes con una abertura ancha (lo suficientemente grande para que entren las raíces y lo suficientemente estrecha para sostener las plantas).
  • Plantas de interior de tu elección.
  • Agua del grifo, si no es muy dura (con mucha cal).

Así es como has de proceder:

  1. Si la planta de interior está en una maceta con tierra, solo debes sacarla una vez que la tierra esté relativamente seca. Retira con cuidado la tierra alrededor de las raíces y luego enjuágalas con agua fría.
  2. Luego coloca la planta en un recipiente de vidrio y llénalo con suficiente agua para cubrir solo las raíces. Es muy importante que el agua no toque la parte verde de la planta. Si el agua del grifo es muy dura, será mejor usar agua mineral.
  3. Coloca las plantas de agua en una zona parcialmente sombreada de la habitación. Demasiada radiación solar puede dañar las raíces. Además, la luz y el calor favorecen la formación de algas en el agua.
  4. Cambia el agua aproximadamente cada una o dos semanas o tan pronto como comience a enturbiarse. También debes limpiar a fondo el frasco de vidrio cada pocos meses para evitar la acumulación de algas.
  5. Agrega una gota de fertilizante ecológico al agua una vez al mes para proporcionar nutrientes a tus plantas.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?