Entrevista a Alexandra Pope y Sjanie Hugo Wurlitzer

"Amar el ciclo menstrual es un sistema de autocuidado"

Sílvia Díez

Alexandra Pope y Sjanie Hugo Wurlitzer han publicado "Poder Indómito" donde nos desubren la fuerza que puede encerrar para las mujeres el ciclo menstrual. Poner consciencia en él nos conecta con nuestra esencia y ayuda a recorrer un bonito camino de autoconocimiento y auto-respeto.

Alexandra Pope y Sjanie Hugo Wurlitzer, además de escribir juntas Poder Indómito (Ed. Kaicron) han fundado “Red School”, una escuela en la que las mujeres aprenden a conocer en profundidad el ciclo menstrual, sus etapas, las fluctuaciones de energía que produce y la magia que encierra cuando se le acepta y mira con amor.

Cuando honramos esta esencia de la naturaleza femenina nuestra fuerza y coherencia interior es mayor, así como nuestra capacidad de sanarnos a distintos niveles. Según Alexandar Pope, cuando las mujeres logramos establecer una buena relación con nuestro ciclo menstrual experimentamos el bienestar.

"Respetar los ritmos que el ciclo menstrual es tan importante para la salud como respetar los ritmos circadianos", cuenta Alexandra.

Alexandra Pope y Sjanie Hugo Wurlitzer tienen claro que comprender el ciclo menstrual es esencial en la salud de la mujer: "Todos conocemos la importancia de dormir de noche cuando oscurece y de estar despiertos cuando amanece, y no al revés. Si amamos el ciclo menstrual, honramos el ritmo que éste marca sobre nuestro cuerpo en cada momento, aceptamos los momentos en que el ciclo menstrual nos llena de energía y aquellos en los que nos la arrebata", explica Alexandra.

–¿Por qué es tan importante amar el ciclo menstrual?
–Cuando una mujer toma conciencia de su ciclo menstrual y se conecta su sabiduría, entra en contacto con su cuerpo, con su sistema nervioso y con su energía. Y esto es tan importante para su salud como seguir los ritmos circadianos, porque estará sintonizando con los ritmos que marca su cuerpo, que es la base de la salud en todas sus dimensiones, la mental, la física y la espiritual. Por eso el ciclo menstrual es un sistema de autocuidado que nos encanta.

–¿Qué les dirían a las mujeres que odian tener la regla?
–Cuando tenemos la regla experimentamos una bajada de energía. Es todo lo contrario de lo que vivimos durante la primera mitad del ciclo, es decir en la pre-ovulación y en la ovulación, etapas del ciclo en las que la mujer siente un aumento de energía y de la motivación. En cambio, en la segunda mitad del ciclo menstrual la energía se contrae y nosotras también nos orientamos más hacia dentro, nos volvemos más retraídas. Lo que suele ocurrir es que muchas mujeres luchan contra esta segunda mitad del ciclo porque creen que deben ser las mismas siempre. Tienen la creencia de que deben rebosar energía y ser productivas de forma permanente y capaces de hacer cosas por los demás todo el tiempo.

Nuestra sociedad nos ha llevado a pensar que es nuestra obligación mantener esta uniformidad. Pero lo cierto es que no es posible ni tampoco es necesario. Precisamente esta disminución de energía que experimentamos en la segunda mitad del ciclo menstrual nos lleva a centrarnos en exclusivamente en nosotras, algo que es muy saludable.

–¿Cómo revertir esto?
–Se trata de honrar a nuestro cuerpo porque hacer, hacer y hacer es una receta para el agotamiento. Cuando practicas la conciencia del ciclo menstrual, conoces y controlas tu sistema nervioso y tu energía en todo momento. Y, al hacerlo, puede recuperarse antes de que se agote demasiado. De lo contrario el ciclo menstrual lo registra y se encargará de recordártelo.

"La naturaleza también vive momentos de productividad, en los que da frutos y florece, y otros en los que la tierra se vuelve serena."

Nosotras también necesitamos momentos de calma, momentos en los que parar. Y cuando amamos el ciclo menstrual, aprendemos a valorar estos ritmos distintos y dejamos de sentimos mal por experimentar menos energía. Porque justamente en estos momentos de menos motivación y de enlentecimiento se amplifican otros sentidos: aumenta la sensibilidad y la intuición. Tenemos acceso a un conocimiento más profundo y lúcido de nosotras mismas.

Gracias a este cambio de enfoque, la segunda mitad del ciclo puede ser un momento inmensamente creativo. Cuando aceptas tu ciclo menstrual, fluyes con estos cambios de energía. Aprendes a ser una súper mujer en la primera mitad del ciclo y en la segunda a ganar claridad sobre quién eres y quien no eres, una información que vale oro.

Artículo relacionado

Chica sentada tierra

Vive al ritmo de las hormonas femeninas

–Conectar con el ciclo menstrual nos permite conocernos mejor.
–El ciclo menstrual es como el cordón umbilical que te conecta con tu ˝yo” más profundo, con tu esencia. Te enseña a prestar atención a tus necesidades. En la primera mitad del ciclo gastas toda tu energía hacia el exterior, se la damos a los demás mientras que en la segunda mitad la desaceleración crea un espacio interno que nos permite percibir mejor cuáles son nuestros límites, saber qué nos pasa realmente nos pasa.

"Nos ayuda a conocernos más íntimamente a nosotras mismas."

Cuando las mujeres descubren la conciencia del ciclo sienten haberse encontrado a ellas mismas, son más amables con ellas mismas, comprenden sus emociones, aceptan su vulnerabilidad y responden ante ellas de manera más cálida, la forma en la que se construye realmente construye la autoestima.

–¿Y qué podemos hacer si sentimos dolor menstrual?
–El simple hecho de prestar atención al ciclo menstrual y de honrarlo ayuda a mejorar las molestias, porque nos conecta sutilmente con nosotras mismas y eso nos llevará a tratarnos amablemente y a manejar mejor el estrés, la raíz de muchos problemas de salud. Es importante que la mujer que experimenta dolor cuando tiene la menstruación atienda a su estado de ánimo a medida que empieza a sangrar y también el lugar donde siente dolor en su cuerpo.

En los días previos a la regla es aún más importante manejar el estrés, empezar a ir más despacio y cuidarse para que, cuando llegue la regla el sistema esté tranquilo y relajado, es decir, preparado para recibirla. Nosotras proponemos acercarse a la menstruación como un espacio sagrado, en lugar de algo que tienes que soportar.

Artículo relacionado

entrevista paloma alma

"Una menstruación sana no debe doler"

–¿Cómo cultura no respetamos el ciclo menstrual?
–De hecho el dolor del ciclo menstrual ya es una señal de que, como cultura, no lo respetamos. No es que la mujer esté fallando es que toda nuestra educación niega el ciclo menstrual y no apoya a las mujeres para que puedan seguir los ritmos naturales que éste marca en su cuerpo, lo que es una incalculable fuente de estrés. Las mujeres necesitan seguridad para poder soltarse en esos momentos en los que se sienten diferente. Eso ya marcaría una diferencia para ellas ante el dolor, pero además está la alimentación.

El dolor corresponde a una inflamación y la mayoría de los alimentos que tomamos son inflamatorios para nuestro cuerpo. Gran parte de lo que las mujeres experimentan durante la menstruación se debe a que no encuentran el apoyo que necesitan en su entorno ni tampoco se las ha educado para valorar este momento del ciclo menstrual.

–¿Cómo ha afectado el patriarcado sobre nuestro poder y cómo nos ha herido o perjudicado?
–El mensaje que envía el patriarcado a la mujer es “no eres suficiente”. El patriarcado ha creado una herida en las mujeres que llegan a sentirse indignas y a sentir vergüenza de sí mismas. Sentimos vergüenza por ser sensibles, por nuestras emociones, por nuestra naturaleza cambiante… Esa es la razón por la que enseñamos esta práctica de poner conciencia en nuestro ciclo menstrual, con ello revindicamos la dignidad y el valor de la mujer.

Al practicar la conciencia del ciclo menstrual cada día reclamas el derecho de poder recorrer tu camino como mujer que eres. Te acercas a lo que significa la feminidad y descubres el enorme poder y capacidad que encierra tu forma de ser cíclica en lugar de tener una naturaleza lineal. La práctica de la conciencia del ciclo menstrual para nosotras es una forma de restablecer el valor de la mujer y el sentido del amor.

Razones para amar el ciclo menstrual

  • Porque es la razón por la que estás aquí. Un ciclo menstrual saludable es un cicle fértil, una señal de buena salud i que también optimizará la salut de cualquier hijo que tengas. El ciclo menstrual está conectado a todos los sistemas y órganos de tu cuero, de forma que cuando lo quieres, quieres todo tu ser.
  • Tu ciclo menstrual es una herramienta de diagnóstico. Como sistema sensible al estrés el ciclo menstrual proporciona comentarios constantemente sobre tu salud y bienestar. Observando y supervisando los cambios físicos y emocionales durante el mes menstrual y prestando atención a la cantidad, calidad y color de la sangre obtienes información sobre la salud.
  • Es un sistema de atención personal y de control del estrés número uno de la mujer. Cuando practicas la conciencia del ciclo menstrual, cooperando con el patron mensual energético y emocional, respetando los máximos y mínimos naturales, los tiempos de extroversión e introversión estás viviendo de manera sostenible.
  • Tu ciclo menstrual es un sistema de guía interior o como decía una mujer "tengo un oráculo aquí”. Efectivamente cuando te conectas con tu ciclo menstrual tienes una línea directa contigo misma y las múltiples facetas y capas de tu ser. Con el paso del tiempo, esta conexión crea un interior delicioso sabiendo quién eres y qué tienes que hacer.
  • La menstruación te calma con la hormona del “amor y la felicidad”, la oxitocina. Cuando empiezas a sangrar, si te permites parar y dejarte ir profundamente, podrás experimentar un glorioso lavado de oxitocina que calma y repara todo el sistema: cuerpo y alma.
  • La menstruación es un glorioso estado natural alterado de conciencia. Si este amor y la felicidad no fueran suficientes, también hay éxtasis, profundos sentimientos de pertenencia y unidad.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?