"Todavía hay mucho estigma y vergüenza en torno a la salud de las mujeres"

Para muchas mujeres su propio cuerpo sigue siendo un gran desconocido. Tres expertas en salud femenina rompen tabúes al hablar sin tapujos de cómo funciona y qué necesita el cuerpo femenino.

Entrevista Biblia del cuerpo femenino

¿Eres mujer y sientes que no tienes los suficientes conocimientos de tu cuerpo? Tranquila, es más común de lo que piensas. Conocer el cuerpo femenino en todas sus etapas vitales, qué actividades físicas nos convienen más, cómo es nuestro ciclo menstrual y qué alimentación es mejor seguir, cómo ejercitar nuestro suelo pélvico o cosas tan básicas como encontrar el mejor sujetador que se adapte a nuestro pecho, es, en muchos casos, todo un misterio.

El nuevo libro La biblia del cuerpo femenino (editorial Cúpula) de la científica Emma Ross, la deportista de élite y entrenadora personal Baz Moffat y la doctora Bella Smith nos acompaña en este viaje por los distintos elementos de una vida sana y activa con información, contrastada con estudios científicos, para mejorar nuestro rendimiento y construir bienestar en todas las etapas de la vida de la mujer

¿Qué aporta cada una de las autoras en ‘La Biblia del cuerpo femenino?
Las tres compartimos la creencia de que debemos educar a las mujeres sobre la salud femenina y permitirles tomar decisiones adecuadas para ellas.

En particular, la Dra. Emma fue la fisióloga principal de los equipos olímpicos y paralímpicos de Gran Bretaña durante casi 10 años y realizó un trabajo pionero en la salud de las atletas femeninas, Baz compitió para el equipo británico de remo durante 4 años en 8 femenino, después de lo cual se convirtió en entrenadora de salud femenina especializada en salud pélvica; y la Dra. Bella Smith es médico de cabecera en el NHS [Servicio público se salud británico] y está especializada en la salud de la mujer y la menopausia.

Colectivamente cubrimos todas las etapas de la vida y los problemas con los que una niña o mujer puede necesitar apoyo para poder ser tan activa como quiera.

¿Por qué las mujeres sabemos tan poco de nuestro cuerpo?
La salud femenina está muy medicalizada, lo que significa que, en el mundo occidental, el único lugar al que puedes acudir y hacer preguntas es a un médico. Maestros, familia, amigos…es poco probable que tengan educación sobre la salud femenina, lo que genera una falta de conocimiento y confianza en este espacio, por lo que los temas que cubrimos están envueltos en secreto y vergüenza.

¿Qué es el The Well HQ y cómo nos puede ayudar a las mujeres?
El propósito de Well HQ es educar a las niñas, las mujeres y todos aquellos que trabajan con ellas en el deporte y en salud femenina. Lo hacemos traduciendo la evidencia y las historias que escuchamos todos los días en contenidos muy prácticos que se pueden usar de inmediato en el gimnasio, en el campo o en la piscina. Trabajamos con clubes y organizaciones deportivas para ayudarlos a crear espacios donde las niñas y las mujeres puedan prosperar.

Empecemos por el vocabulario: vagina, periodo, prolapso, menopausia… ¡Qué palabras tan importantes y cuánto nos avergonzamos de ellas! ¿Por qué?
Todavía hay mucho estigma y vergüenza en torno a la salud de las mujeres. Durante demasiado tiempo se han utilizado eufemismos para describir la anatomía femenina y nuestras condiciones de salud en algo de lo que avergonzarnos.

Nuestro objetivo es utilizar el lenguaje correcto para describir la anatomía femenina. Esto no solo es importante para nuestra propia salud, bienestar y comprensión, sino que también es importante para la educación de nuestros hijos. Los niños y las mujeres jóvenes necesitan “conocer su propia normalidad” para que se sientan cómodos al hablar de temas que les avergüencen, y puedan describir los síntomas a sus médicos y comunicarse cuando estén preocupados por su salud.

Por ejemplo, el ciclo menstrual. La mayoría de las mujeres tememos y desconocemos lo que supone en nuestro cuerpo. ¿Cómo podemos adaptarnos a él con la nutrición y las plantas medicinales? En vuestro libro decís que es un superpoder, ¿podéis especificar por qué?
El ciclo menstrual es el ritmo natural del cuerpo. No es sólo el período, es el flujo y reflujo de diferentes hormonas durante un ciclo de 4 semanas (en promedio), y un período regular es un signo de buena salud.

Cada día de esas 4 semanas las hormonas serán diferentes, y estas hormonas tienen efectos en casi todas las células de nuestro cuerpo. Lo que esto significa es que puede haber momentos en nuestro ciclo en los que nos sintamos más fuertes, más sociables y con más energía. También puede haber momentos de nuestro ciclo en los que dormimos mejor o nos sentimos más tranquilas; puede haber momentos en los que estemos más llorosas, enojadas o doloridas; y puede haber ciertos alimentos que desencadenan síntomas en determinados momentos, o ejercicio que ayude en otros.

"El ciclo menstrual es el ritmo natural del cuerpo."

Si podemos realizar un seguimiento de nuestro ciclo y comprender nuestro propio ritmo, nuestro propio flujo y reflujo hormonal individual, entonces podemos anticipar cómo nos vamos a sentir en diferentes momentos del mes e implementar alimentos, medicamentos o decisiones de estilo de vida para ayudar a controlar estos síntomas. Esto nos brinda una "resiliencia del ciclo menstrual" que nos permite rendir al máximo en todo momento, aprovechando nuestras hormonas para lograrlo. Esto es un superpoder increíble.

"Conocer bien nuestro ciclo es un superpoder increíble."

En el libro habláis de los anticonceptivos: ¿existe algún anticonceptivo sin efectos secundarios? ¿Cuáles serían los menos riesgos conllevan a largo plazo?
Hay muchos tipos de anticonceptivos, algunos con hormonas y otros sin ellas. Todos los medicamentos tienen pros y contras, riesgos y beneficios, y todos los medicamentos pueden tener efectos secundarios, algunos más que otros.

Cada individuo responderá de manera diferente al medicamento que se le administre, por lo que es importante que tenga una conversación profunda con su profesional de la salud. Algunos anticonceptivos hormonales se utilizan únicamente para prevenir el embarazo y otros se recetan para otras afecciones médicas.

Cada mujer debe observar el perfil de riesgo general y decidir qué le conviene más. Además, las necesidades y la tolerancia de la anticoncepción pueden cambiar a medida que las mujeres pasan por diferentes etapas de la vida, como el embarazo, el posparto y la perimenopausia, por lo que los pros y los contras siempre cambian.

Hablemos del gran olvidado: el suelo pélvico. ¿De qué es capaz el suelo pélvico y cómo podemos cuidarlo?
El suelo pélvico es una parte esencial del cuerpo de la mujer. ¡Su trabajo es mantenernos secas y firmes durante nuestra vida diaria, incluso cuando reímos, tosemos o gritamos! Si está haciendo un gran trabajo, ni siquiera lo notarás, pero muchas mujeres experimentan algún tipo de disfunción; las atletas, las mujeres pre/postnatales y las de mediana edad en particular tienen tasas de prevalencia más altas.

¿Cómo podemos cuidarlo? Podemos prestar atención a nuestros hábitos de vejiga e intestinos y asegurarnos de que vamos al baño lo suficiente o de que no, y lo más importante que debemos hacer son los ejercicios del suelo pélvico, todos los días, tengamos problemas o no.

Decís en vuestro libro que el 80% de las mujeres llevan el sujetador mal ajustado. ¿Cómo podríamos arreglarlo? ¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de comprar y ajustar un sujetador?
Hay muchos sujetadores deportivos excelentes en el mercado, pero el problema es que las mujeres no saben cómo conseguir el ajuste correcto o encontrar el estilo más apropiado para el tamaño de sus senos, la forma de su cuerpo y su actividad.

Hay 3 pasos que debemos seguir correctamente: conocer los diferentes estilos de sujetadores deportivos y la funcionalidad que ofrecen; luego elegir un estilo que funcione para ti y para el deporte que practiques, si, por ejemplo, haces spinning, recomendaremos un sujetador de compresión y una copa B; si vas a hacer una carrera de 10 km, entonces una copa D, y la encapsulación. Después hay que encontrar la talla: para eso solo necesitas una cinta métrica (y nuestro libro, claro). Y, finalmente, comprobar el ajuste de ese sujetador.

Es posible que hayas seleccionado la talla "correcta", pero como ocurre con toda la ropa, las tallas no siempre son las mismas en todas las marcas y tiendas, por lo que verificar que te quede bien usando la verificación de ajuste de 5 puntos significa que sabes que estarás cómoda y bien sujeta con tu sostén.

Ir sin sujetador: ¿sí o no?
Para hacer ejercicio, ¡sin duda no! Nuestro tejido mamario es, en realidad, solo una masa de grasa pegada en la parte frontal de nuestro cuerpo y retenida por nuestra piel, que a su vez es elástica, de modo que cuando nos movemos, nuestros senos también se mueven. Y cuanto mayor sea el tamaño de nuestros senos, mayor será el movimiento.

Este movimiento tiene una gran influencia en nuestro cuerpo: al principio puede resultar incómodo y/o doloroso, pero, sobre todo, altera nuestra biomecánica y nuestra respuesta fisiológica al ejercicio.

En resumen, una sujeción deficiente de los senos acorta la longitud de la zancada, hace que usemos más energía durante el ejercicio, hace que el ejercicio parezca más difícil y, en última instancia, tiene un impacto en el rendimiento.

sujetador

LECTURA RECOMENDADA

¿Es sano llevar sujetador?

Y llegamos al cerebro: ¿cómo funciona el cerebro de una mujer?
La opinión actual es que no existe un cerebro masculino o femenino. Nuestros cerebros son todos maravillosamente únicos y están esculpidos por nuestra genética y nuestra biología (esa es la parte de la naturaleza) y por nuestra educación, nuestras familias, nuestras culturas y nuestras experiencias (esa es la parte de la crianza).

Sin embargo, las investigaciones también muestran que, en promedio, los cerebros tienen algunas características relacionadas con el pensamiento y el comportamiento que se observan con mayor frecuencia en las mujeres que en los hombres.

Parte de esto se debe a una neurofisiología diferente, es decir, la forma en que la sangre fluye y las señales eléctricas se transmiten a través de nuestro cerebro, y parte, probablemente mucho, se debe a cómo hombres y mujeres se ven influenciados de manera diferente por la cultura, experiencias y normas sociales.

Cómo obtenemos confianza, cómo nos comunicamos, cómo solucionamos problemas, cómo lideramos, cómo procesamos las emociones… todas esas cosas son, muchas veces, diferentes en mujeres y hombres.

¿Por qué decís que nuestra gran P es el perfeccionismo? ¿Somos más perfeccionistas que los hombres?
El perfeccionismo es un sistema de creencias autodestructivo y adictivo que dice: "Soy lo que logro y qué tan bien lo logro". El perfeccionismo es el miedo a la vergüenza, el juicio y la culpa, y a decepcionar a los demás. Las investigaciones muestran que el perfeccionismo obstaculiza el éxito. De hecho, a menudo es el camino hacia la depresión, la ansiedad, la adicción y la parálisis de la vida.

Los estudios muestran que las mujeres tienen más probabilidades de exhibir tendencias perfeccionistas que los hombres y, curiosamente, el perfeccionismo está aumentando con el tiempo, y las generaciones recientes de jóvenes exigen más de sí mismas y de los demás.

No es que esforzarse por ser la mejor o mejorar sean malos rasgos, pero si se exageran, podemos caer en el reino del perfeccionismo, porque el perfeccionismo no se trata de logros saludables y crecimiento personal; es la creencia de que este próximo desafío, esta próxima carrera, esta próxima meta, puede definirnos.

El esfuerzo saludable se centra en uno mismo, en cómo puedo mejorar, mientras que el perfeccionismo se centra en los demás, en qué pensarán. 

"El perfeccionismo es el miedo a la vergüenza, el juicio y la culpa"

¿Cómo debe ser el sueño o la rutina de sueño de las mujeres? 
La rutina de sueño es una de las primeras cosas que les enseñamos a nuestros hijos cuando nacen, y el sueño es una de las primeras cosas que se pierden cuando estamos estresados, con dolor o mal. Todos sabemos que dormir es beneficioso y, sin embargo, muchas veces conciliar el sueño o permanecer dormido puede convertirse en un desafío. ¡Y cuanto menos dormimos, más nos preocupamos por no dormir y, por lo tanto, menos dormimos!

Los niños y las niñas duermen aproximadamente la misma cantidad de horas durante la niñez, hasta que llegan a la pubertad, y luego, una vez que las hormonas cambian, las mujeres pueden sufrir el doble de insomnio que los hombres. A medida que las hormonas cambian durante el ciclo menstrual, afectan en la temperatura corporal, en el suelo pélvico, en la hidratación, en los niveles de ansiedad que provocan pensamientos negativos…

"Las mujeres pueden sufrir el doble de insomnio que los hombres."

En promedio, las mujeres necesitan dormir entre 7 y 8 horas cada noche. No es raro despertarse una o dos veces durante la noche para orinar, y deberíamos despertarnos por la mañana sintiéndonos renovadas. El sueño es a menudo algo que puede causar mucho estrés, por lo que si la falta de sueño se convierte en un problema crónico, se recomienda ayuda y asesoramiento médico.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?