Hidratante de labios natural

Suaves y sanos

Cuida y mima tus labios naturalmente

Es fácil que los productos que se aplican sobre los labios se acaben ingiriendo. Es vital elegir productos naturales, elaborados con sustancias inocuas.

E. Herraiz y J. M. Fernández

Cada mañana millones de mujeres emplean un lápiz o barra de labios con intención de dotarlos de luz, color y aumentar su sensualidad.

Los labios poseen, además, la piel más fina de todo el cuerpo y están muy expuestos al frío y al sol, por lo que deben cuidarse con mimo para mantenerlos sanos y bonitos. De lo que a menudo no se es consciente es de que, al aplicarse un producto para proteger o embellecer los labios, se pueden aportar a su vez sustancias nocivas para la salud.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Berkeley, en California, detectó plomo, cadmio, cromo, aluminio y hasta cinco metales más en una selección de 32 pintalabios y brillos para labios de uso corriente. Teniendo en cuenta que una persona que usa estos cosméticos habitualmente puede ingerir 24 mg de producto al día (o más si se lo aplica varias veces), el dato resulta preocupante.

Labios suaves y besables

Hidratación y nutrición

Labios suaves y besables

Otras sustancias detectadas en pintalabios son los ftalatos, que al igual que el plomo se consideran disruptores endocrinos. Algunas marcas ya indican en sus etiquetas que están libres de sustancias como los ftalatos.

Sin embargo, ciertos metales son difíciles de identificar. Salvo el aluminio, no se añaden específicamente a pintalabios y brillos, sino que están presentes en los pigmentos empleados en su fabricación, con lo que no figuran entre los ingredientes.

Por eso, utilizar cosmética natural permite asegurarse de que no se pone sobre los labios ese tipo de sustancias. Conviene tener en cuenta, además, que lo que se aplica sobre ellos no solo pue de ingerirse, sino que debido a la finura de la piel también puede ser absorbido.

Hidratar, nutrir y proteger los labios

Parte de la belleza de los labios radica en la sensibilidad que transmiten por su delicadeza y fina piel. Al ser una zona sin glándulas secretoras de sustancias que protejan la piel, es importante recurrir a productos que hidraten, nutran y actúen como barrera protectora.

En los protectores labiales naturales se emplean mantecas vegetales de base. La de cacao es tan popular que les ha dado el nombre, aunque hoy día se está sustituyendo por manteca de karité, más nutritiva.

Además se suelen añadir ceras vegetales (candelilla y carnauba), para aumentar el efecto barrera. También aceites nutritivos (como el de jojoba) y extractos cicatrizantes (caléndula), antioxidantes (bayas) o inmunoestimulantes (equinácea o propóleo, para prevenir el herpes) .

Todas estas sustancias hacen que sean mucho más que simples protectores.

Conviene evitar las vaselinas. Como otros derivados del petróleo, se limitan a crear una película que tapona la piel para que no pierda agua. Poseen un efecto rebote —cada vez se necesita más para lograr la misma sensación— y pueden contener aromas frutales y colorantes nocivos.

Para dar color a los labios, las barras labiales constan de una base oleosa a la que se añaden pigmentos.

En cosmética natural se suele usar una manteca vegetal con aceites como el de ricino o jojoba que se mezcla con pigmentos minerales naturales, libres de los metales que puede haber en los pigmentos de los pintalabios convencionales.

Etiquetas:  Belleza Cosméticos

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?