opresion

Reduce gases

¿Te falta aire? 4 soluciones para la opresión en el pecho

No siempre el origen del dolor está donde nos duele. Los culpables de los pinchazos en el corazón y la sensación de opresión pueden ser los gases.

Pedro Ródenas

A veces notamos una opresión fuerte en el corazón, palpitaciones, pinchazos y como si nos faltara el aire, y no sabemos cuál puede ser su origen.

Estos síntomas acostumbran a corresponder al llamado "síndrome gastrocardíaco", unas molestias que parecen del corazón pero que tienen su origen en el aparato digestivo. Son síntomas bastante frecuentes, pero su interpretación no es tan conocida, ni siquiera por algunos médicos.

Reduce los gases y reducirás el dolor en el corazón

El diafragma es el músculo que separa el tórax, donde están los pulmones y el corazón, del abdomen, donde se encuentran estómago, intestino grueso e hígado.

Cuando se acumulan muchos gases en las vísceras huecas del tórax, como el estómago y el intestino, estas se desplazan y empujan el diafragma hacia arriba, comprimiendo la zona del corazón y disminuyendo el espacio de expansión de los pulmones.

La sensación de opresión del corazón y las palpitaciones o “pinchazos” están justificados por la presión sobre el corazón, los vasos sanguíneos y nervios que lo nutren e inervan; y la falta de aire, porque al haber menos espacio para los pulmones la inspiración no puede ser profunda.

Estos síntomas son más fuertes en el lado izquierdo, pues en el lado derecho está el hígado, una víscera densa que frena el empuje del intestino, que está abajo.

Se trata de una causa organicofuncional, no psicosomática, y no grave, aunque los síntomas asusten.

La solución es una buena digestión

El tratamiento está claro: debemos reducir y eliminar la aerofagia, los gases que se acumulan en el estómago y ascienden por el esófago provocando eructos, y el meteorismo, los gases que ocupan el intestino y se expulsan sonoramente por el ano.

Tomar plantas o preparados carminativos a base de manzanilla con hinojo, comino, anís verde o estrellado, te facilitarán la eliminación de los gases.

Pero hay que ir a la causa de ellos, los gases se producen por una digestión incompleta en la que los restos vegetales sin digerir fermentan y los de origen animal sufren un proceso de putrefacción.

Para evitar estas situaciones debes cambiar algunos hábitos alimentarios que te ayudarán a mejorar la digestión y reducir los gases que tantos problemas te dan:

  1. Mastica suficientemente y deja que la saliva actúe sobre los alimentos.
  2. No ingieras mucho líquido con las comidas, pues diluye los jugos gástricos y arrastra los alimentos al intestino delgado antes de finalizar su digestión estomacal.
  3. Reduce los alimentos flatulentos.
  4. Evita mascar chicle, chupar caramelos o hablar sin parar mientras comes: añade gases a los ya producidos internamente.

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?