En una iniciativa única hasta ahora, la UE podría prohibir de un plumazo la mayor parte de las 10.000 sustancias que caben en la categoría de los PFAS (compuestos perfluoroalquilados y polifluoroalquilados) por su peligro para la salud de las personas y del medio ambiente.  

PFAS: qué son

Los PFAS son una clase de sustancias químicas sintéticas utilizadas en envoltorios de alimentos, utensilios de cocina antiadherentes y otros productos.  Las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS) son compuestos químicos organofluorados que se fabrican sintéticamente se conocen comunmente como 'químicos para siempre', ya que son extraordinariamente persistentes, no se degradan, por lo que se acumulan y resultan dañinas durante muchos años.

Algunos PFAS pueden permanecer en el medio ambiente durante décadas o siglos.  Las autoridades estiman que, si no se hace nada al respecto, alrededor de 4,4 millones de toneladas de PFAS terminarán en el medio ambiente durante los próximos 30 años. Y no solo se acumulan en el medio ambiente. Los PFAS no nos son ajenos, pues se encuentran en los cuerpos de todas las personas. 

La industria utilizan los PFAS en infinidad de productos, desde botellas de plástico a chaquetas o fundas de sofá porque repelen la suciedad y el agua. El problema es que existe evidencia científica de que la exposición a PFAS puede tener efectos adversos para la salud humana.

PFAS: ¿cuándo se prohibirán?

Las consultas públicas de seis meses sobre la posible prohibición de los PFAS comenzaron el miércoles. "La consulta ofrece a todos los que tienen información sobre los PFAS la oportunidad de expresarse", explica la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas de la UE (ECHA), con sede en Helsinki.

La decisión la tomará en última instancia la Comisión Europea junto con los estados miembros de la UE.

Pasado el plazo, después del 25 de septiembre de 2023, la agencia evaluará la posible prohibición en base a la información disponible.

PFAS: efectos dañinos conocidos

Algunos PFAS ya están prohibidos porque se ha probado su peligrosidad manifiesta. Otros muchos se consideran entre moderada y altamente tóxicos, particularmente para el desarrollo infantil. El ácido perfluorooctanoico (PFOA) y el ácido perfluorooctanosulfónico (PFOS) son conocidos, se encuentran en muchos objetos cotidianos y pueden reducir la producción de anticuerpos que nos protegen de infecciones víricas y bacterianas.

Además, hay indicaciones claras de una conexión de los PFAS con niveles elevados de colesterol sérico. El  PFOA y el PFOS también están relacionados con el daño hepático y el

Sin embargo, no se sabe cómo la gran mayoría de otros PFAS afectan a las personas y al medio ambiente. Sin embargo, muchos expertos asumen que al menos una parte tiene propiedades dañinas. Si se espera hasta que se demuestre la toxicidad de cada sustancia individual, puede ser demasiado tarde. Después de todo, los PFAS se acumulan en el medio ambiente y son difíciles o imposibles de eliminar.

¿cómo llegan los PFAS al medio ambiente

Los PFAS contaminan el agua, el aire y la tierra al ser liberados por las chimeneas industriales, al lixiviarse de los envases a su contenido o al degradarse los materiales con que fabrican prendas de abrigo, sartenes, electrodomésticos, etc. Se encuentran, por tanto, en el aire y el polvo de nuestras propias casas.  Incluso los ingerimos con los alimentos, especialmente con el pescado, en cuya grasa se acumulan.  

Varios países de la UE quieren prohibir los PFAS

Los legisladores de la UE no quieren encontrarse con un problema habitual: se prohíbe una sustancia química y la industria la sustituye por otra igual o peor. Por eso, las autoridades de Alemania, los Países Bajos, Dinamarca, Noruega y Suecia quieren prohibir han propuesto prohibir casi por completo la producción, el uso y la comercialización de casi todos los PFAS. Pero en cualquier caso no será una prohibición inmediata para no colapsar la industria. En función de cada sustancia, la propuesta prevé períodos transitorios de hasta 13,5 años.

Críticas a la prohibición de los PFAS

La industria es muy crítica con la medida. Los representantes patronales dicen que una prohibición completa de los PFAS tendría un impacto significativo en toda la industria y su capacidad de innovar. Alegan que no es posible la sustitución de todos los PFAS. Estos se utilizan en tecnologías punteras como las celdas de combustible, los semiconductores o las baterías de iones de litio, así que muy probablemente los PFAS seguirán en nuestras vidas por muy dañinos que sean. El objetivo es reducir las emisiones totales de PFAS y prohibir las aplicaciones que se han demostrado más peligrosas.