Una forma de vitamina B3 contra el Parkinson

Terapia nutricional

Una forma de vitamina B3 podría ser eficaz contra el parkinson

La dosis altas de ribósido nicotinamida pueden servir para proteger y regenerar las neuronas implicadas en el desarrollo de la enfermedad neurodegenerativa.

Claudina Navarro

La enfermedad de Parkinson se considera un trastorno neurodegenerativo incurable. La medicación solo consigue, en el mejor de los casos, que su evolución sea más lenta, pero al precio de unos efectos secundarios importantes. La buena noticia es que una forma concreta de vitamina B3 se presenta como un posible tratamiento alternativo con mejores perspectivas.

Esta forma de vitamina B3, denominada ribósido de nicotinamida, aumenta el metabolismo energético en las células nerviosas y las protege frente a su destrucción, así lo documenta la Universidad de Tubinga (Alemania) en las conclusiones de un estudio dirigido por la doctora Michela Deleidi, investigadora del Instituto Hertie para la Investigación Clínica del Cerebro. El trabaj ha sido publicado en la revista Cell Reports.

El ribósido de nicotinamida protege las neuronas implicadas en el parkinson

En la enfermedad de Parkinson, que suele manifestarse a partir de los 60 años, se va deteriorando el control fino de los movimientos hasta que los afectados desarrollan fuertes temblores que agitan literalmente todo su cuerpo.

Síntomas típicos de la enfermedad son las manos temblorosas, la rigidez muscular y los movimientos ralentizados. Los investigadores calculan que en España pueden haber más de 300.000 afectados.

¿Por qué mueren las neuronas de la sustancia negra?

El parkinson implica una pérdida acelerada de neuronas pigmentadas que componen la llamada "sustancia negra". Según los estudios, estas células enfermas presentan alteraciones en la mitocondria, el orgánulo encargado de producir la energía necesaria para el funcionamiento celular. Al fallar la mitocondria, la célula muere.

No se sabía si el fallo de las mitocondrias es una causa o una de las consecuencias de la enfermedad. Para determinarlo, los investigadores analizaron células extraídas de la piel de pacientes con Parkinson. Las estimularon para convertirlas en células madre que luego se transformaron en neuronas. Estas células tenían un defecto en el llamado “Gen-GBA” y presentaron la alteración en la función de las mitocondrias y en la producción de energía.

Una vez establecida la relevancia del factor genético y que atacar el problema de las mitocondrias podría ser eficaz para tratar la enfermedad, los investigadores intentaron favorecer la creación de mitocondrias sanas en las células del cultivo.

Combate las alteraciones en las mitocondrias

En el proceso de formación de las mitocondrias juega un papel importante la coenzima nicotinamida adenina dinucleótido (NAD). Y para la formación de esta molécula es necesario el ribósido de nicotinamida.

Al alimentar las células con esta forma de vitamina B3, aumentó la concentración de NAD en las células y el balance energético en las neuronas mejoró de manera muy importante. Se formaron nuevas mitocondrias y la producción energética aumentó.

Para ver el efecto de la vitamina en un organismo vivo, a continuación los investigadores analizaron moscas con el defecto en el gen GBA. En las moscas, al igual que ocurre en los pacientes con Parkinson, las células ricas en dopamina murieron antes de tiempo y las moscas experimentaron problemas al andar y trepar.

Pero las moscas que fueron alimentadas con comida enriquecida con ribósido de nicotinamida mostraron una evolución positiva en comparación con el grupo de control: murieron muchas menos células nerviosas que en las no tratadas y su movilidad se conservó durante más tiempo.

Futura terapia eficaz y segura

Según los investigadores, la ingesta de ribósido de nicotinamida podría constituir un nuevo enfoque terapéutico frente al parkinson. Esta forma especial de vitamina B3 pone de nuevo en marcha el metabolismo energético en las células nerviosas afectadas y las protege frente a su muerte prematura. Hasta qué punto esta vitamina puede ayudar realmente a las personas con Parkinson es algo que debe confirmarse en próximas investigaciones.

Los estudios existentes han demostrado que se trata de un nutriente bien tolerado por personas sanas y que en estas también aumenta el metabolismo energético. El primer ensayo clínico con personas mostró que una dosis de 100 mg a 1g aumentaba la concentración de coenzima NAD de las células sanguíneas. El aumento máximo medio era aproximadamente de un 30% para una dosis de 100 mg y en torno a un 50% con dosis más elevadas.

También es eficaz para prevenir otras enfermedades

Por otra parte, otros trabajos indican que esta forma de vitamina B3, una sustancia que no resulta extraña al cuerpo, podría ser útil para prevenir o tratar enfermedades cardiovasculares, diabetes e incluso algunos tipos de cáncer.

El ribósido de nicotinamida se halla de manera natural en algunos alimentos, pero en cantidades muy inferiores a las que se utilizan en los estudios mencionados y en los suplementos comerciales. Por ejemplo, en un vaso de leche –la fuente alimentaria común más abundante– contiene en torno a 0,25 mg.

Otros alimentos con trazas del ribósido son la levadura de cerveza y la cerveza. Pero, por lo que se sabe hasta el momento, el consumo de estos alimentos no puede proporcionar la dosis de ribósido suficientes como para conseguir un efecto sobre las mitocondrias.

Etiquetas:  Claudina Navarro

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?